Tú eres perdón, Señor

Tú nos perdonas siempre,
contigo todo es fácil.

A nosotros, en cambio,
nos cuesta perdonar.
Decimos que olvidamos,
pero nuestra cabeza guarda,
y se nos escapa el reproche
en cualquier ocasión.

Ayúdanos, Señor, a perdonar
a tu manera,

sin guardar recuento
de ningún mal.

Regálanos tu amnesia, Señor,
esa que Tú tienes

y que olvida al momento
cualquier cosa que te hagan.

Danos un corazón blando
como el tuyo,

que perdona al instante
y no guarda rencor.

Danos palabras sabias
para corregir a los otros,
disculpa oportuna

y caricia tierna,
la discreción y la tolerancia
que necesitamos

para vivir unidos
y llevarnos mejor.
Eso es vivir tu Amor.

Mari Patxi Ayerra