Setenta veces siete

Jesús, Tú no eras persona de números,
pero el setenta veces siete,
nos lo dejaste bien claro.
Es la medida de tu Amor,
es la grandeza de tu corazón,
es la invitación a sanarnos por dentro,
a dejarnos de palabrerías, de frases hechas,
de disculpas sin olvidar y concretar perdones.

Hoy quiero darte las gracias porque, seguro,
que me has perdonado más
de setenta veces siete.
Hoy quiero pedir perdón a los de alrededor,
por mis más de setenta veces siete errores.
Hoy vuelvo a coger la oportunidad que me das
de empezar de nuevo,
como en infinitas ocasiones.

Gracias, Jesús, porque tu Amor es incontable.
Gracias, porque tu perdón es interminable.
Gracias, porque tu corazón es inagotable.
Gracias, porque tu ilusión conmigo es inacabable.

Señor, dame un corazón que olvide,
tantas veces como Tú,
que tienda la mano disculpada,
tantas veces como Tú,
que vuelva a creer en el género humano,
tantas veces como Tú
y que me limpie de resentimientos y memorias
tantas veces como Tú.

Señor, más de setenta veces siete,
quiero seguirte,
otras tantas, quiero entusiasmarme
con tu estilo,
las mismas, deseo entretejer mi vida
con la tuya
e igual número de veces te agradezco
que insistas en llamarme.

Mari Patxi Ayerra

Anuncio publicitario