Para la catequesis – Domingo XXV de Tiempo Ordinario

XXV Domingo de Tiempo Ordinario
20 de septiembre 2020

Isaías 55, 6-9; Salmo 144; Fil 20-24.7; Mateo 20, 1-16

Los Últimos Serán los Primeros

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos esta parábola: “El Reino de los cielos es semejante a un propietario que, al amanecer, salió a contratar trabajadores para su viña. Después de quedar con ellos en pagarles un denario por día, los mandó a su viña. Salió otra vez a media mañana, vio a unos que estaban ociosos en la plaza y les dijo: ‘Vayan también ustedes a mi viña y les pagaré lo que sea justo’. Salió de nuevo a medio día y a media tarde e hizo lo mismo. Por último, salió también al caer la tarde y encontró todavía a otros que estaban en la plaza y les dijo: ‘¿Por qué han estado aquí todo el día sin trabajar?’ Ellos le respondieron: ‘Porque nadie nos ha contratado’. Él les dijo: ‘Vayan también ustedes a mi viña’. Al atardecer, el dueño de la viña dijo a su administrador: ‘Llama a los trabajadores y págales su jornal, comenzando por los últimos hasta que llegues a los primeros’. Se acercaron, pues, los que habían llegado al caer la tarde y recibieron un denario cada uno. Cuando les llegó su turno a los primeros, creyeron que recibirían más; pero también ellos recibieron un denario cada uno. Al recibirlo, comenzaron a reclamarle al propietario, diciéndole: ‘Esos que llegaron al último sólo trabajaron una hora, y sin embargo, les pagas lo mismo que a nosotros, que soportamos el peso del día y del calor’. Pero él respondió a uno de ellos: ‘Amigo, yo no te hago ninguna injusticia. ¿Acaso no quedamos en que te pagaría un denario? Toma, pues, lo tuyo y vete. Yo quiero darle al que llegó al último lo mismo que a ti. ¿Qué no puedo hacer con lo mío lo que yo quiero? ¿O vas atenerme rencor porque yo soy bueno?’ De igual manera, los últimos serán los primeros, y los primeros, los últimos’’.

Reflexión

Jesús nos enseña con una parábola como es el Reino de los Cielos, la comunidad que ama y sigue a Jesús. Jesús quiere que sus seguidores deseen lo mejor para sus hermanos siempre, poniendo la felicidad de ellos antes de los suyos. ¿Quién es el propietario? Dios. ¿Quienes son los trabajadores? Los seguidores de Jesús. ¿Por qué se enojan algunos trabajadores? Los que llegaron al final del día recibieron el mismo pago que ellos que trabajaron todo el día. ¿Qué les responde Jesus? Ellos acordaron trabajar por un denario y eso recibieron asi que no hube injusticia. Como propietario, el puede hacer con su dinero lo que quiera. ¿Qué significa el pago en el Reino de Dios? Dios premia con la paz en nuestro corazon y con la vida eterna a los que aman y siguien a Jesús ayudando a construir su Reino. Para seguir a Jesús hay que amar al prójimo y desear su salvación. Nos debemos de alegrar cuando un pecador se convierte y sigue a Jesús y no juzgarlo. ¿Qué significa «los últimos serán los primeros, y los primeros, los últimos»? Los que tratan de servir a Jesús y a su prójimo serán grandes en el Reino de los Cielos. ¿Cómo podemos servir a Jesús y al prójimo? Compartir.
page9image17757504

Actividad

En la siguiente página, colorear y sigue el camino de cada uno hasta el mayordomo y llenar la grilla vacía con la silaba que contiene cada uno. En la otra página, colorear como uno puede amar al prójimo y así ayudar a construir el Reino de los Cielos. Escribir que van a hacer esta semana para amar y servir más al prójimo.

Oración

Jesús, ayúdame a amar como Tú amas y a servir como Tú sirves para ayudar a construir el Reino de los Cielos. Amen