Liturgia. Témporas de acción de gracias y de petición

LUNES. TÉMPORAS DE ACCIÓN DE GRACIAS Y DE PETICIÓN, memoria obligatoria

Misa de la memoria (blanco)

Misal: Antífonas y oraciones propias, Prefacio común IV.

Leccionario: Vol. IV

  • Dt 8, 7-18. Dios te da la fuerza para adquirir esa riqueza.
  • Salmo: 1Crón 29, 10-12. Tú eres Señor del universo.
  • 2Cor 5, 17-21. Os pedimos que os reconciliéis con Dios.
  • Mt 7, 7-11. Todo el que pide recibe.

Antífona de entrada          Ef 5, 19-20
Cantad y tocad con toda el alma para el Señor, dad siempre gracias a Dios Padre por todo, en nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Monición de entrada y acto penitencial
En estos primeros días de octubre, después del verano, la celebración de la Eucaristía tiene un carácter particular, pues celebramos las témporas de acción de gracias y de petición; en las que dedicamos unos días de un modo especial a dar gracias a Dios por todos sus dones, a pedirle ayuda para nosotros y para todos los hombres, y a ponernos ante Él, reconociendo que estamos necesitados de su gracia y de su perdón.

Hoy, en este día de Acción de gracias nuestro agradecimiento a Dios Padre, de quien procede todo don, por todos los beneficios que hemos recibido. Es la acción de gracias de la Iglesia, que recoge en su plegaria los sentimientos de toda la humanidad.

Y al comenzar los sagrados misterios, abrámonos en unos momentos de silencio al amor de Dios que se nos comunica a pesar de nuestras miserias, y pidámosle perdón por nuestros pecados.

• Tú, que eres la gracia que nos renueva. Señor, ten piedad.
• Tú, que eres la verdad que nos ilumina. Cristo, ten piedad.
• Tú, que eres la vida nueva que nos libera. Señor, ten piedad.

Oración colecta
SEÑOR Dios, Padre lleno de amor,
que diste a nuestros padres de Israel
una tierra buena y fértil,
para que en ella encontraran descanso y bienestar,
y con el mismo amor
nos das a nosotros fuerza para dominar la creación
y sacar de ella nuestro progreso y nuestro sustento,
al darte gracias por todas tus maravillas,
te pedimos que tu luz nos haga descubrir siempre
que has sido tú, y no nuestro poder,
quien nos ha dado fuerza
para crear las riquezas de la tierra.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Reconociendo los múltiples dones que recibimos de Dios, que es fuente y origen de todo bien, y sabiendo que Él es nuestro Padre, dirijámosle nuestras súplicas con el deseo de darle gracias, porque Él siempre nos escucha.

1.- Para que el Señor infunda en todos sus fieles un conocimiento cada día más pleno y una participación cada vez más consciente y viva en la acción de gracias que celebramos en la Eucaristía. Roguemos al Señor.

2.- Para que quienes se preparan para los sacramentos del Orden y del Matrimonio y a la profesión religiosa, aviven su deseo de amar hasta las últimas consecuencias la misión que el Señor les quiere encomendar, y siempre hay quienes quieran seguir el mismo camino. Roguemos al Señor.

3.- Para que todos los hombres descubran los signos innumerables del amor de Dios en el gobierno del mundo y reconozcan en ellos la mano bondadosa del creador que los concede. Roguemos al Señor.

4.- Para que el Señor derrame sobre los que sufren los dones que su vida necesita y su corazón desea, de manera que puedan dar gracias con nosotros por los favores recibidos. Roguemos al Señor.

5.- Para que el Señor, que nos ha concedido los deseos de nuestro corazón, nos conceda también, al final de nuestra carrera terrenal, los dones preciosos de su reino eterno. Roguemos al Señor.

Dios nuestro, lleno de bondad y rico en misericordia, que nos has concedido abundantemente los bienes que deseábamos, escucha nuestra oración y continúa protegiendo con tu ayuda a los que has alegrado con tus dones. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
TE ofrecemos, Señor, este sacrificio de alabanza
en acción de gracias por los dones que nos has dado,
concédenos ofrecer, para gloria de tu nombre,
lo que hemos recibido sin merecerlo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio: puede utilizarse el prefacio común IV.

Antífona de comunión           Cf. Sal 64, 12. 6
Coronas el año con tus bienes, Señor, y serás la esperanza del confín de la tierra.

Oración después de la comunión
SEÑOR, tú que nos has hecho participar
en la mesa de la unidad y del amor,
danos tu fuerza para que, con nuestra actividad,
cooperemos en la construcción de la ciudad terrena
y trabajemos con fe para la llegada de tu reino.
Por Jesucristo. nuestro Señor.

Anuncio publicitario