Oración de los fieles – Domingo XXIX de Tiempo Ordinario

Este pueblo tuyo que camina hacia tu Reino para entrar en tu banquete eterno, presenta ante Tí las necesidades de esta vida cotidiana. Tú que tan bien las conoces, acompáñanos atendiendo lo que tus fieles te suplican:

ESCUCHA A TU PUEBLO, SEÑOR.

1. – Por la Iglesia: el Papa, los obispos, diáconos y demás personas que caminan hacia Ti, para que acudan en tu ayuda ante cualquier dificultad, sabiendo que sólo en Dios se encuentran verdes pastos y fuentes tranquilas. OREMOS

2. – Pidamos por todos aquellos que andan en sus negocios dando la espalda a Dios, para que convirtiéndose a la Luz encuentren a Cristo que es Camino, Verdad y Vida. OREMOS

3. – Por los que son llamados a la fiesta eterna del Señor, que nuestra plegaria sirva para reparar las faltas de su corazón y puedan compartir la mesa con Cristo. OREMOS

4. – Por la paz en nuestros países y en nuestro mundo, para que aquellos que tienen la solución en sus manos descubran en Cristo el camino para obtener la verdadera paz que El nos brinda. OREMOS

5. – Por los enfermos y aquellos que sufren algún mal del alma o del cuerpo, para que encuentren dentro del rebaño de Dios esas fuentes de tranquilidad y reposo. OREMOS

6.- Por todos los aquí reunidos para que veamos en cada Eucaristía un anticipo de la mesa que Dios nos tiene preparada, e invitemos continuamente a otros a esta mesa. OREMOS

Señor, atiende estas suplicas y repara nuestras fuerzas. Prepáranos para continuar el camino y haz que al final de nuestros días, participemos del banquete que Tú nos tienes preparado.

Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Amen.


Señor, sabemos que la salvación viene de Ti, por eso traemos a Tu presencia nuestras peticiones con la seguridad de que serán acogidas.

CONFIAMOS EN TU MISERICORDIA, SEÑOR.

1.- Por toda la Iglesia, para que su actitud y testimonio, muestren al mundo que el Espíritu Santo habita en nosotros. OREMOS

2.-Por todos los que trabajan por amor al Señor, especialmente los misioneros, para que acepten libremente su responsabilidad, sin esperar el éxito, ni la utilidad. OREMOS

3.- Para que sepamos vivir con serenidad y fortaleza la realidad de cada día, aunque nos parezca amarga, sin sentido, e incluso, a veces no seamos capaces de comprenderla. OREMOS

4.- Por todos los pueblos que en este momento sienten el dolor, la falta de alimentos, el sin sentido de la prueba; para que en lo más profundo de su ser sientan al Padre que los ama y a unos hermanos que les tienden la mano para ayudarles. OREMOS.

5.- Por todos nosotros, que traemos el corazón tan lleno de peticiones; que tengamos la seguridad de que el Espíritu del Señor está actuando para que se vean resueltos nuestros problemas. OREMOS

Aquí te traemos, Padre, nuestra oración, en medio de las tinieblas y el silencio, con la seguridad de que siempre somos escuchados, aunque no percibamos la respuesta que seríamos capaces de razonar. Lo hacemos todo en nombre de nuestro Señor Jesucristo, que contigo vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén.