Recursos – Ofertorio Domingo XXX de Tiempo Ordinario

PRESENTACIÓN DE UNAS MANOS VACÍAS

(Un adulto de la comunidad se acerca al presbiterio y hace el gesto de poner las manos como un cuenco, a continuación, dice:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Mira, Señor, estas manos vacías que te presento; son el signo de mi persona, y de mi situación y actitud personales. Están vacías porque no he hecho nada que merezca la pena. Si algo de bueno hay en mi hacer, te lo debo a Ti que obras en mí maravillas. Pero están también vacías porque esperan ser llenadas por Ti y tu amor. Así, me ofrezco hoy, Señor, y nos ofrecemos todos y todas a Ti. Danos, sin embargo, fuerzas para que, una vez que nos hayas regalado tu amor, nosotros y nosotras seamos capaces de darlo y multiplicarlo entre los demás. No permitas que se endurezca nuestro corazón. Haznos sensibles a las muchas dificultades y problemas que viven los hombres y las mujeres de hoy. Y no dejes que nos escondamos a la hora de amar a los otros y cambiar las condiciones del mundo y de la sociedad, tras la disculpa blasfema de que tenemos las manos vacías y nada podemos hacer.

PRESENTACIÓN DE NUESTRAS RENUNCIAS

(Hoy haremos una multiofrenda de los principales obstáculos que nos frenan al seguimiento radical de Jesucristo. Cada persona hace la presentación de un elemento. Sólo al final de esta especie de procesión, una persona hará la ofrenda de todas ellas. Podrían ser las siguientes: 1. Unas monedas. 2. Una joya. 3. Un resumen de la Bolsa publicado por un periódico. 4. Un teléfono móvil)

PRESENTACIÓN

* El dinero: Yo te traigo, Señor, esas monedas, símbolo de nuestras luchas diarias, económicas, laborales y sindicales, que llenan nuestras vidas y nuestros corazones, y no sólo los individuales sino también los de nuestras familias, de la obsesión por ganar más y consumir más.

* El afán de poseer: al ofrecerte esta joya, Señor, yo te entrego nuestro afán insaciable de poseer. Es como la droga del corazón del hombre, que le hace vivir insatisfecho siempre con lo que tiene e intranquilo por no perder lo acumulado.

* El afán de producir: con ese resumen publicado por un periódico de los movimientos de la Bolsa, lo que yo te traigo, Señor, es el desasosiego por producir y rentabilizar las producciones. Mueve no sólo a las personas e instituciones, sino también a las naciones, que viven mirándose sólo al reflejo de esos movimientos y ocupados sólo de la economía y no de los hombres y de las mujeres, de su realización, felicidad y progreso.

* El afán de poder: no he encontrado otro símbolo mejor, Señor, que este teléfono móvil, una de las principales armas que tienen los ejecutivos actuales. Con él te ofrezco el afán de dominio y de poder sobre los otros, auténtico termómetro del triunfador actual, aunque para su realización no les importen ni los medios ni los fines para dominar a los otros.

(Concluida la presentación, se acerca otro miembro de la comunidad y hace la ofrenda, diciendo:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, te hemos presentado unas monedas, una joya, un resumen de los movimientos de la Bolsa y un teléfono móvil; son símbolos, y muy actuales, de nuestras dependencias y obstáculos para nuestro seguimiento de Jesucristo. Nos atan de tal manera el corazón, que ponen en entredicho el señorío de tu Hijo sobre nosotros y nosotras. Por eso, hoy te queremos decir que estamos dispuestos y dispuestas, individual y comunitariamente, a prescindir de ellos o, si quieres, a utilizarlos, porque son meros medios, para poner de manifiesto nuestro amor a Ti y nuestro amor, solidaridad y servicio a las personas..

PRESENTACIÓN DE UN RECIPIENTE LLENO DE SAL

(Esta ofrenda la puede hacer un o una militante de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo, y lo hago en nombre personal, de todos y todas los y las militantes y de la propia comunidad, este recipiente lleno de sal, como símbolo de nuestra presencia evangelizadora y transformadora del mundo. Al igual que tantos y tantas testigos, a lo largo de los tiempos, han evangelizado a los distintos pueblos, nosotros y nosotras queremos ser presencia misionera en este mundo, a pesar de las muchas dificultades con las que nos encontramos. Danos, sin embargo, tu gracia, porque sin ella nuestra sal se vuelve insípida.

PRESENTACIÓN DE LAS VELAS

(Dos jóvenes de la comunidad llevan las velas que, situadas sobre la mesa del altar, van a iluminar a la comunidad. Uno de ellos o una de ellas es quien hace la ofrenda)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, nosotros y nosotras te hemos traído estas dos velas que van a iluminar nuestra asamblea, como el símbolo de la fe que profesamos cada uno de nosotros y de nosotras en tu Hijo Jesucristo. Tú mismo has encendido esa fe en cada uno de nosotros y de nosotras como don de tu Espíritu y como un regalo que nos has dado generosamente. Nosotros y nosotras, hoy, además de agradecértela, queremos empeñar nuestra palabra y compromiso, pues, por la fe en Jesucristo, reconocemos que nuestras personas y nuestras vidas tienen un sentido nuevo, y lo queremos también ofrecerlo a los y a las demás.

PRESENTACIÓN DEL GRUPO DE CATEQUESIS

(Conviene que haya una representación amplia de la actividad catequética, sea de niños y niñas, de adolescentes o de jóvenes. Sería bueno “algo” (hoja impresa, cartel grande para colocar en el templo…) que recoja el proyecto catequético de este curso. Una persona, en nombre de todos, presenta:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Dios y Padre nuestro: presentamos ante Ti y ante tu Comunidad el grupo de CATEQUISTAS. Nosotros y nosotras sabemos, Padre, que compartimos con Jesús mismo la MISIÓN de anunciar la Buena Noticia de tu Reino. Nos sentimos orgullosos y orgullosas de esta tarea. Pero Tú, Padre, sabes cuán difícil es hoy en día transmitir esos valores a nuestros niños y niñas, adolescentes y jóvenes. De ahí que, además de ofrecerte nuestro esfuerzo y entrega, te pidamos que nos des un pedazo del Espíritu de Jesús para que, cada día más, lo hagamos como Él mismo lo hacía. Te lo pedimos.

Anuncio publicitario