Liturgia – Jueves XXX de Tiempo Ordinario

JUEVES DE LA XXX SEMANA DE TIEMPO ORDINARIO, feria

Misa de la feria (verde)

Misal: Cualquier formulario permitido. Prefacio común

Leccionario: Vol. III-par.

  • Ef 6, 10-20. Tomad las armas de Dios para poder manteneros firmes.
  • Sal 143. ¡Bendito el Señor, mi alcázar!
  • Lc 13, 31-35. No cabe que un profeta muera fuera de Jerusalén.

Antífona de entrada          Cf. Sal 27, 8-9
El Señor es fuerza para su pueblo, apoyo y salvación para su Ungido. Salva a tu pueblo, Señor, y bendice tu heredad, sé su pastor por siempre.

Monición de entrada y acto penitencial
Hoy vamos a pedir la Eucaristía de un modo muy especial por las vocaciones sacerdotales. Es una gran necesidad de la Iglesia, y de un modo especial, de nuestra Iglesia particular, que necesita muchos sacerdotes para llevar a cabo la nueva evangelización de nuestro pueblo. Dispongámonos, por tanto, al comenzar estos sagrados misterios, a recibir el amor de Dios abriendo nuestros corazones para que los renueve, reconociendo con humildad que somos pecadores.

• Tú que nos llamas a seguirte. Señor, ten piedad.
• Tú que nunca abandonas a tu rebaño. Cristo, ten piedad.
• Tú que estás presente en tu Iglesia. Señor, ten piedad.

Oración colecta
OH Dios,
que quisiste dar pastores a tu pueblo,
derrama sobre tu Iglesia el Espíritu de piedad y fortaleza,
que suscite dignos ministros de tu altar
y los haga testigos valientes y humildes de tu Evangelio.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Oremos, queridos hermanos, con toda confianza a Dios nuestro Señor, que quiere reunirnos a todos bajo su mano.

1.- Para que el Señor haga que el trabajo de los misioneros dé fruto abundante. Roguemos al Señor.

2.- Para que el Señor suscite vocaciones al Sacerdocio y a la Vida Consagrada. Roguemos al Señor.

3.- Para que guíe y sostenga el trabajo de los que rigen los destinos del mundo. Roguemos al Señor.

4.- Para que todos los hombres de buena voluntad se sientan acompañados por el amor de Dios.  Roguemos al Señor.

5.- Para que todos y cada uno de nosotros seamos testigos del amor de Dios. Roguemos al Señor.

Atiende, Padre, la plegaria confiada de tu pueblo, y concédenos vivir de tal manera que nunca rechacemos la oferta de salvación que nos has hecho en tu Hijo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
ACEPTA, Señor,
este sacrificio de reconciliación y alabanza
y concédenos que, purificados por su eficacia,
te ofrezcamos el obsequio agradable de nuestro corazón.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión          Cf. Sal 144, 15
Los ojos de todos te están aguardando, Señor; tú les das la comida a su tiempo.

Oración después de la comunión
SEÑOR,
alimentados con el pan de la mesa celestial te pedimos que,
por este sacramento de amor,
germinen las semillas que esparces generosamente en el campo de tu Iglesia,
de manera que sean cada vez más numerosos
los que elijan el camino de servirte en los hermanos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.