Santoral 5 de noviembre

BEATA FRANCISCA DE AMBOISE, religiosa († 1485)

Luis de Amboise, vizconde de Thouars caso con María de Rieux de la nobleza bretona el 1426, y el 9 de mayo de 1427 nacía su primera hija Francisca.

Francia estaba en guerra desde hacia mucho tiempo con Inglaterra y Luis tomo parte en estas guerras enrolándose de parte de Juana de Arco. Cuanto todavía era una niña pequeñita—cuatro años—ya la casan, o mejor, hacen el contrato matrimonial entre Francisca y Pedro de Bretaña. Eran costumbres de la época.

La pequeña Francisca vive en casa del duque Juan V para que reciba una esmerada educación principesca. Mientras Pedro, su futuro esposo, sigue su formación bajo la dirección de su preceptor Juan de Treal, ella, Francisca, es entregada a los cuidados de la duquesa Juana de Francia, mujer de una profunda piedad. Francisca aprende a leer y escribir. También los otros menesteres propios de las damas de su rango. Cuentan anécdotas encantadoras de esta niña: Un día prorrumpe en sollozos porque, por ser ella muy niña, no puede comulgar como hacen los demás.

Otro día al ir a dormir pide a su camarera que lleve sus zapatos a la iglesia porque allí ha visto la estatua de San Francisco que estaba descalzo y se va a enfriar durante la noche.

Francisca no olvida que cuando cumpla quince años se celebrara su matrimonio. Ella llego virgen a el y durante toda su vida permaneció también virgen, como lo testifico su esposo poco antes de morir, que habían vivido siempre “como hermanos”.

Francisca influyo mucho en el gobierno del ducado de su esposo y también en las modas femeninas de toda Francia, que las hizo mas modestas y sencillas, mas recatadas y puras. El duque Pedro cae gravemente enfermo de una rara enfermedad. Quieren curarle unos hechiceros, pero el lo rechaza diciendo: “Prefiero morir con Dios a vivir con la ayuda del diablo” .

Francisca queda viuda y le esperaban años muy difíciles, ya que todos se cebarían contra ella. Pedro había dejado en testamento que, a su muerte, su esposa “pudiera mas de intento vacar y entender en oraciones y otras devociones y buenas obras”. Quizá ya presentía que este era el camino que su buena esposa seguiría después de su partida a la eternidad.

El General de los Carmelitas, Juan Soreth, el año 1552 ha conseguido del Papa Nicolás V que apruebe a las Religiosas Carmelitas y les conceda las mismas gracias que gozan las religiosas de otras ordenes. Así lo hace el Papa por medio de la Bula Cum Nulla. Ella, Francisca, será la primera Monja carmelita que llegue al honor de los altares. Queremos decir, la mas antigua de las mujeres que vivió propiamente siendo monja carmelita, ya que otras mujeres vivieron el espíritu del Carmelo, pero no estaba legislado todavía en sentido canónico. Luego bien podemos decir que Francisca de Amboise es la Madre y Fundadora del Carmelo femenino que ahora esta extendido por todo el mundo.

Por sus desvelos se fundo el convento de Bondon, bajo la advocación de las Tres Marías. Ella en adelante quiere solo ser “la humilde sierva de Jesucristo”, pero la elegirán Priora y fundara otros Monasterios. En todas partes llamara la atención por su rigurosa observancia, por su gran humildad y por su total entrega al servicio de todas las Hermanas, sobre todo, de las mas enfermas y ancianas. Escribió un precioso tratadito que titulo Exhortaciones Espirituales. Son como una especie de Regla y normas de vida para mejor vivir la vida en el claustro. Vida de entrega al Señor y a las Hermanas. Al morir dijo a sus hijas: “Adiós, hijas queridas, yo me voy a experimentar lo que es amar a Dios sobre todas las cosas”. Era el 5 de noviembre de 1485.

 

Otros Santos de hoy: Zacarías, Isabel, Eusebio, Timoteo, Silvano.

Justo y Rafael Mª López-Melús