Para la catequesis – Domingo II de Adviento

II Domingo de Adviento
6 de diciembre 2020

Isaías 40, 1-5. 9-11; Salmo 84; 2 Pedro 3, 8-14; Marcos 1, 1-8

Preparen el camino del Señor

Éste es el principio del Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios. En el libro del profeta Isaías está escrito:

He aquí que yo envío a mi mensajero delante de ti, a preparar tu camino. Voz del que clama en el desierto:“Preparen el camino del Señor, enderecen sus senderos”. En cumplimiento de esto, apareció en el desierto Juan el Bautista predicando un bautismo de arrepentimiento, para el perdón de los pecados. A él acudían de toda la comarca de Judea y muchos habitantes de Jerusalén; reconocían sus pecados y él los bautizaba en el Jordán. Juan usaba un vestido de pelo de camello, ceñido con un cinturón de cuero y sealimentaba de saltamontes y miel silvestre. Proclamaba: “Ya viene detrás de mí uno que es más poderoso que yo, uno ante quien no merezco ni siquiera inclinarme para desatarle la correa de sus sandalias. Yo los he bautizado a ustedes con agua, pero él los bautizará con el Espíritu Santo”.

Reflexión

¿Quién era San Juan El Bautista? (El primo de Jesús, hijo de Santa Isabel y San Zacarías; protagonista en la Visitación)

¿Por qué vestía con pelo de camello y se alimentaba de saltamontes y miel? (No le importaba las apariencias; dedicaba toda su vida a acercarse a Dios orando y haciendo sacrificio porque Dios le había dado una misión especial.)

¿Cuál era su misión? (Él fue profeta o mensajero de Dios anunciando a Su Pueblo que se preparen para la venida del Salvador.) ¿Cómo dice que se preparen? (Confiesen sus pecados y bautícense) Cuando confesamos sinceramente nuestros pecados a Dios, Él nos perdona y limpia nuestro corazón para recibir a Jesús nuestro Rey con amor. ¿Por qué dice que él bautiza con agua, pero vendrá otro que bautizará con el fuego del Espíritu Santo? (El bautizo de él es solo simbólico de la conversión, pero el bautizo del Salvador, de Dios mismo, tiene el poder de perdonar nuestros pecados y darnos Vida Eterna.) Adviento es un tiempo de preparación para recibir a Jesús espiritualmente en nuestro corazón el día de Navidad. En la misa el sacerdote usa el color morado representando el sacrificio que se hace en preparación. ¿Cómo podemos preparar nuestro corazón para que sea un lugar digno de Nuestro Rey? Orar más; ayudar más en la casa, en el colegio, o en la comunidad; dejar de pelear y reconciliarnos; dejar de pecar; hacer pequeños sacrificios como no comer dulce o jugar un juego.

Actividad

En la siguiente página colorear la corona de adviento y hablar de los símbolos. Cortar rectángulos abajo y pegar debajo de los símbolos que describen. En la otra página hacer una corona de ayudar escribiendo en el centro 3 cosas que prometen hacer diariamente para ayudar al prójimo durante Adviento. (oración, oficios, donaciones, sacrificios…)

Oración

Señor, dame la gracia del arrepentimiento de mis pecados y el deseo de querer solo agradarte y amarte. Ayúdame a preparar mi corazón este Adviento para que sea un lugar digno para el Niño Jesús. Amen.