Adviento en nuestra vida

Adviento
es una multitud de caminos
de búsqueda y esperanza
para recorrerlos a ritmo ligero
siguiendo las huellas

de Abraham, nuestro padre en la fe,
de Jacob, enamorado, astuto y tenaz,
de Moisés, conocedor de desiertos

y guía de tu pueblo,
de Isaías, profeta y cantor
de un mundo nuevo,
de Jeremías, sensible a los signos
de los tiempos,
de Juan Bautista, el precusor humilde
y consciente,
de José, el enraizado y con la vida alterada,
de María, creyente y embarazada,

y con los ojos fijos en quien va a nacer
en cualquier lugar y circunstancia.

Adviento,
en nuestra vida e historia,
siempre es una aventura osada
que acontece en cualquier plaza,
calle y encrucijada,

o en el interior de nuestra casa,
o en nuestras propias entrañas.

Adviento
es tiempo y ocasión propicia
para preparar el camino:
igualar lo escabroso,
enderezar lo torcido,
rebajar lo pretencioso,
aventar el orgullo,
rellenar los agujeros negros,
despejar el horizonte,

señalar las fuentes de agua fresca,
no crear nieblas ni tormentas
sembrar verdad, justicia y amor

y tener el corazón con las puertas abiertas.

Te agradecemos, Señor,
la reiterada presencia del Adviento
en nuestra vida e historia.

En Él, gracias a tu Espíritu y Palabra,
y a nuestra humilde acogida,
despunta una nueva aurora.

Florentino Ulibarri

Anuncio publicitario