Comentario – Viernes I de Adviento

(Mt 9, 27-31)

“Que se haga según la fe de ustedes”. Eso significa que de alguna manera lo que nosotros dentro coopera con la obra del Señor. Es interesante advertir este modo como Jesús hace sus prodigios y reconocer su gran delicadeza con el ser humano. Jesús no quiere despertar admiración, e incluso pide secreto, porque no quiere ayudar al hombre de tal manera que el hombre sea sólo un admirador completamente pasivo, inútil, un simple espectador miserable e incapaz.

Es cierto que sólo con su poder divino es posible el prodigio, pero él requiere que el hombre al menos ofrezca su confianza, una confianza que va creciendo por la acción de la gracia y la docilidad del hombre a su impulso.

Jesús nos hace notar con claridad que él valora esas disposiciones humanas cuando pregunta: “¿Creen que puedo hacerlo?”, y cuando sostiene que el prodigio se hará “según la medida de esa fe”.

Esto nos ayuda a explicarnos porqué muchas veces pedimos a Dios cosas que no conseguimos. Por eso quizá deberíamos comenzar siempre nuestra oración pidiendo al Señor que aumente nuestra fe.

Esta fe que nos abre a la acción de Jesús no es en primer lugar la aceptación de las verdades de fe, no es ante todo un conocimiento de la doctrina de la Iglesia ni una capacidad intelectual; se trata sobre todo de la confianza en u amor y en su poder. Pero también es verdad que no se trata de una confianza ciega o irracional, como cuando alguien se confía en cualquiera, con tal que lo ayuden de alguna manera. La fe cristiana es más bien la que expresan estas palabras: “Yo sé en quién he puesto mi confianza” (2Tim 1, 12).

Oración:

“Señor, creo en tu poder y en tu amor, pero aumenta mi fe. Mi confianza es débil, porque muchas veces pongo mi apoyo sólo en los podres naturales y humanos; pero me estás invitando a confiar sobre todo en tu fuerza. Pongo mi vida en tus manos, te presento mis enfermedades físicas y los males de mi corazón. Médico Divino”.

 

VÍCTOR M. FERNÁNDEZ
El Evangelio de cada día

Anuncio publicitario