Misa del domingo: misa con niños

FIESTA DEL BAUTISMO DEL SEÑOR

 

SALUDO

Dios nuestro Padre, que enviando su Espíritu sobre Jesús, el Señor, nos revela a su Hijo amado, esté con todos nosotros.

ENTRADA

Con la Fiesta del Bautismo del Señor terminan los días de la Navidad. Pero no es un simple «terminar», es más bien un seguir, un continuar, un hacer nuestro el Mensaje y la Vida de Jesús para poder extenderla y com­partirla.

Al comenzar su vida pública, Jesús acudió al río Jordán donde Juan bautizaba a todos aquellos que, esperando la llegada del Salvador, querí­an abandonar su vida de pecado. Jesús no tenía nada de qué pedir perdón, pero acudió al río de igual modo para dejarse bautizar. Se inicia la nueva andadura del Reino de Dios, porque Jesús es el Hijo de Dios, recibe la fuerza del Espíritu y su labor es empujada por el mismo Padre.

Bienvenidos a la Eucaristía.

ACTO PENITENCIAL

Con demasiada frecuencia nuestra vida cristiana se reduce a cumplir unas normas que ni crean ni dan vida. Pidamos perdón al Padre de todos.

– Tú, que nos tomas de la mano y nos haces partícipes de tu proyecto de vida. SEÑOR, TEN PIEDAD.

– Tú, que nos haces descubrir que no pueden separarse el amor a Dios y la entrega a los hermanos. CRISTO, TEN PIEDAD.

– Tú, que con la Fuerza del Espíritu nos animas a seguirte, a dar testi­monio de tu Amor. SEÑOR, TEN PIEDAD.

Danos, Señor, la gracia y el perdón que proceden de Ti. Por Jesucristo nuestro Señor.

ORACIÓN COLECTA

Dios y Padre nuestro, que avalas con tu Espíritu la misión de Jesús en el mundo; ayúdanos para que dejemos actuar en nosotros la gracia recibida en el Bautismo y que, como Jesús, seamos capaces de trabajar en la vida por tu Reino. Por nuestro Señor Jesucristo.

LECTURA PROFÉTICA

La lectura de Isaías nos habla de la figura del Siervo de Yavhé, que aparece siempre en la Escritura como el esperado en quien se cumplirán las promesas de Dios. Este Siervo no es un cualquiera, sino alguien que recibe la elección y el envío del mismo Señor, y de ahí que reciba tam­bién la fuerza del Espíritu.

LECTURA APOSTÓLICA

El apóstol busca en el siguiente texto la razón para que la vida cris­tiana tenga unas notas de identidad, para que vivamos con un talante, con un modo de actuar. Y la razón no es otra que haber nacido de Dios y, por ello, tenemos que amar a los hermanos y vivir en comunión.

LECTURA EVANGÉLICA

Juan anuncia la venida de alguien que está por encima de él, y no merece ni «desatarle la correa de las sandalias». Su superioridad radica en la importancia de la misión de uno y de otro: Juan prepara la venida, bau­tiza con agua; El que vendrá bautizara en Espíritu, mostrará el actuar de Dios, será Dios mismo.

ORACIÓN DE LOS FIELES

En esta festividad del Bautismo de Jesús, presentemos al Padre nuestras plegarias por las necesidades de la Iglesia y del mundo entero. Podemos responder: ESCÚCHANOS, PADRE.

1.- Por toda la Iglesia: por el papa Francisco, por los obispos, los presbíteros, los diáconos y por todo el pueblo de Dios. Que seamos conscientes del bautismo que hemos recibido y nos mantengamos fieles a Dios, firmes en la fe. OREMOS:

2.- Por todos aquellos que recibirán próximamente el bautismo, y por sus padres y padrinos. Que vivan siempre en la presencia de Dios en todas las circunstancias de su vida. OREMOS: 3. Por los pobres, los enfermos, los que sufren por cualquier motivo. Que sientan la fuerza renovadora de Dios en sus vidas y puedan salir de esta situación dolorosa. OREMOS:

3.- Por todos los que tienen responsabilidades en la sociedad y en la vida pública. Que trabajen siempre con honradez, mirando siempre y por encima de todo el bien común. OREMOS.

4.- Por todos nosotros, reunidos para celebrar el memorial del Señor, muerto y resucitado. Que no nos cansemos nunca de trabajar con alegría para construir el Reino de Dios. OREMOS:

Escucha, Padre, la oración de tu pueblo, y envíanos tu Espíritu Santo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Padre, los dones que te presentamos en este día en que celebramos la manifestación de tu predilección por tu Hijo Jesucris­to y haz que, al convertirse en su Carne y su Sangre, por obra del Espíritu, sean para nosotros fuente de vida. Por Jesucristo

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Te damos gracias, Señor, por esta Eucaristía que hemos celebra­do en el día del Bautismo de Jesús, y te rogamos que nos ayudes para que vivamos nuestro Bautismo con alegría y con entrega, trabajando por hacer posible tu reino de vida y felicidad. Por Jesucristo.

BENDICIÓN FINAL

– Muéstranos tu favor, Señor, para que vivamos libres de todo mal y confiando en tu amparo de Padre nos entreguemos a tu servicio. Amén.

– Para que cumpliendo en todo tu voluntad podamos hacer crecer el bien entre todos los hombres. Amén.

-Y que tu misericordia nos acompañe en la tarea de mostrar en la vida los dones de tu Amor. Amén.

– Y la bendición de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y siempre nos acompañe. Amén.