El privilegio del hombre es poder amar (Amor)

El gran privilegio del hombre es poder amar, trascendiendo así lo efímero y lo transitorio. Puede amar a las otras criaturas, decir un tú y un yo llenos de sentido. Y puede amar a Dios, que nos abre las puertas del cielo […] (J. Escrivá de Balaguer, Es Cristo que pasa, 48).

El amor reviste de gran dignidad al hombre (Santo Tomás, Sobre la caridad, 1. c., 207).