Liturgia – Viernes V de Tiempo Ordinario

VIERNES DE LA V SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO, feria

Misa de la feria (verde)

Misal: cualquier formulario permitido. Prefacio común.

Leccionario: Vol. III-impar

  • Gén 3, 1-8. Seréis como Dios en el conocimiento del bien y del mal.
  • Sal 31. Dichoso el que está absuelto de su culpa.
  • Mc 7, 31-37. Hace oír a los sordos y hablar a los mudos.

Antífona de entrada Cf. Sal 32, 11. 19
Los proyectos del Corazón del Señor subsisten de edad en edad, para librar sus vidas de la muerte y reanimarlos en tiempo de hambre.

Monición de entrada y acto penitencial
Hoy, día del ayuno voluntario, vamos a tener muy presentes en la celebración de la Misa a todos nuestros hermanos que en cualquier parte del mundo padecen el azote del hambre y de la miseria; y reconociendo que somos pecadores, comencemos la Eucaristía pidiendo perdón a Dios por todos nuestros pecados.

• Tú que nos invitas a partir el pan con el hambriento. Señor, ten piedad.
• Tú que nos pides que demos de beber al que tiene sed. Cristo, ten piedad.
• Tú que quieres que vistamos al que vemos desnudo. Señor, ten piedad.

Oración colecta
OH Dios,
que no hiciste la muerte y alimentas a toda criatura;
aleja, compasivo, el hambre de tus hijos,
para que nuestros corazones
puedan servirte con alegría y diligencia.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Presentemos confiadamente nuestras oraciones a Dios Padre de todos, que está siempre atento a la voz de los que le suplican.

1.- Para que la Iglesia sea siempre más comunidad de fe, de oración y de caridad. Roguemos al Señor.

2.- Para que nuestra diócesis cuente siempre con los sacerdotes necesarios para la evangelización. Roguemos al Señor.

3.- Para que los que padecen hambre y subdesarrollo, reciban la ayuda necesaria para salir de su situación y llevar una vida digna. Roguemos al Señor.

4.- Para que Dios conceda salud a los enfermos, consuelo a los tristes, esperanza y paz a todo el mundo. Roguemos al Señor.

5.- Para que el Señor abra nuestros oídos a la escucha de su palabra y nuestros labios para proclamar la fe. Roguemos al Señor.

Oh Dios, cuyo Hijo Jesús pasó por el mundo haciendo el bien, atiende nuestra oración, que sólo en Ti confía, y cura todas las enfermedades de nuestra alma. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
OH, Dios, Padre de toda misericordia,
que, por el gran amor con que nos amaste,
nos has dado con inefable bondad a tu Unigénito,
haz que, en perfecta unión con él,
te ofrezcamos un homenaje digno de ti.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión          Jn 7, 37-38
Dice el Señor: el que tenga sed, que venga a mí y beba El que cree en mí, de sus entrañas manarán ríos de agua viva.

Oración después de la comunión
DESPUÉS de recibir de tu mano generosa
el alimento del cielo, te pedimos, Señor,
que nos dé esperanza y fortaleza para el trabajo,
para que podamos atender eficazmente a nuestras necesidades
y a las de nuestros hermanos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.