1Pe 3, 18-22 (2ª lectura Domingo I de Cuaresma)

La victoria de Jesucristo

La segunda lectura presenta la acción redentora de Cristo en lo que se presiente una teología de la confesión primitiva del “murió por nuestros pecados” (cf 1Cor 15,3; Rom 6,10; Heb 9,26-28 o Ef 2,18). Esta muerte, sin embargo, no se debe interpretar en la lógica de una necesidad divina, como se hizo en la Edad Media, sino de “pro-existencia”, de entrega a la humanidad sin condiciones. Por eso, “murió por nuestros pecados”, debemos entenderlo en el sentido de que murió “a causa de nuestros pecados”, es decir, el pecado del mundo que nos aleja de la misericordia y salvación de Dios.

También se hace mención de los días de Noé y se explica como una cierta continuidad con la primera lectura de hoy. Esta carta de Pedro, sea quien sea su autor, pone de manifiesto el ámbito de la existencia cristiana en un mundo adverso, o en un mundo sin fe y sin esperanza. El cristiano, pues, debe saber responder con valentía y vigor al reto de un mundo sin horizontes éticos, incluso debe estar dispuesto a dar su vida por causa de la justicia. Es verdad que en el escrito se percibe un voluntarismo fuerte, un “deber” insustituible; pero deberíamos subrayar también la dimensión “vocacional” cristiana. El hecho del bautismo, y de ahí quizá la conexión con Noé, no puede quedar en un rito sin compromiso, sino que ser bautizados en Cristo significa llevar una vida como la suya: la opción de estar entregado a los demás.