Misa del domingo: misa con niños

Domingo II de Cuaresma

 

SALUDO

Dios Padre, que manifiesta su Amor en Jesucristo, cl Señor, y la fuer­za del Espíritu, nos den ánimo para seguirle en la vida y estén con todos nosotros.

ENTRADA

Celebramos la Eucaristía queriendo llenarnos de ánimo y de esperan­za para seguir a Jesús por cl camino de su pasión y muerte, hasta la Resu­rrección. Y a todos nos ofrece llenarnos de confianza y de fe, pues aun­que en ocasiones no entendamos lo que Dios quiere de nosotros, al final siempre está la Luz. Ejemplos de esto tencmos muchos en la Escritura; hoy veremos la fe de Abraham puesta a prueba hasta el límite, que reci­bió la bendición de Dios y vio multiplicada su descendencia.

Sin prepotencias, sin falso orgullo, pero llenos de gratitud, hemos de hacer nuestra la intuición de Pablo: «Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros?». Esto ha de llevarnos a vivir sin ningún miedo, porque nada puede apartarnos del amor de Dios.

Que esta celebración, hermanos, nos haga crecer en la aventura de la fe y en el testimonio en favor de una vida y de un mundo mejor. Bienve­nidos.

ACTO PENITENCIAL

La falta de fe, los pequeños intereses, el desánimo, nos apartan con frecuencia de Dios. Pidamos perdón al Señor:

– Cuando reducimos la fe a cumplir unos preceptos que no transforman nada. SEÑOR, TEN PIEDAD.

– Cuando la práctica de la fe nos separa de los problemas y de la vida diaria. CRISTO, TEN PIEDAD.

– Cuando nos creemos superiores, mejores y más cumplidores que los demás. SEÑOR, TEN PIEDAD.

Danos, Señor, el perdón que necesitamos para caminar en tu luz. Por Jesucristo nuestro Señor.

ORACION COLECTA

Dios y Padre nuestro, que en Jesús nos llenas de ánimo y fortale­za para trabajar por el Reino; ayúdanos a caminar con Jesús y a esforzarnos en la tarea de mostrar tu rostro a las personas, de modo que, conociéndote a Ti, su vida se llene de esperanza y de alegría. Por nuestro Señor Jesucristo.

LECTURA APOSTOLICA

Los cristianos estamos llamados a vivir como personas de esperanza, en medio de un mundo gris y violento. Estamos llamados a ser luz y sal de la tierra. Y la razón de buscar en todo lo positivo nace de la certeza de que Dios está con nosotros

LECTURA NARRATIVA

Dios le pide a Abraham un sacrificio para nosotros incomprensible: sacrificar a su hijo, a quien amaba. Abraham es el hombre de la fe y la confianza ciega en un Dios extraño, incomprensible e imprevisible. La fe en su Dios hace posible la promesa anunciada: “te bendeciré, multiplica­ré tu descendencia”.

LECTURA EVANGELICA

Marcos nos narra la transfiguración de Jesús en presencia de sus ami­gos, que contemplaron a Jesús en su grandeza, presentado como el Hijo amado del Padre, a quien es preciso escuchar. Pero contemplar esta gran­deza no supone quedarse anclados, en lo alto del monte, en la seguridad  que pretendía Pcdro, sino que hay que bajar al llano, a la vida diaria.

ORACION DE LOS FIELES

 En Jesús, en su cruz, está nuestra vida y la de la humanidad entera. Con nuestra mirada puesta en él, oremos cantando: KYRIE, ELEISON.

1.- Por la Iglesia, por todos los que la formamos. Que vivamos con fe y sinceridad este tiempo de conversión. OREMOS:

2.- Por todos aquellos que en el próximo tiempo de Pascua recibirán el bautismo, la confirmación o la primera comunión. Que vivan cada día con mayor profundidad su adhesión a Jesucristo. OREMOS:

3.- Por los inmigrantes y los refugiados que viven entre nosotros. Para que puedan encontrar la vida digna que todo ser humano merece. OREMOS:

4.- Por todas las personas que se abren a una conversión ecológica integral. Que recuperen la armonia con la creación y que su cambio de estilo de vida les acerque al Creador. OREMOS:

5.- Por… OREMOS:

6.- Por nosotros. Que nos preparemos de verdad para poder celebrar con mucha alegría la Pascua del Señor. OREMOS:

Escucha, Señor, nuestras oraciones, y derrama sobre el mundo entero tu amor y tu perdón. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

 

 ORACION SOBRE LAS OFRENDAS

Acoge en tu bondad, Padre nuestro, estos dones que ahora trae­mos al altar; son dones sencillos pero necesarios para la vida que de Ti hemos recibido. Haz que, transformados en Cuerpo y Sangre de Jesús, sean alimento de nuestra vida cristiana. Por Jesucristo.

PREFACIO

Necesario es en verdad, Señor, reconocerte como el Dios Padre del amor y la misericordia, que no dudas en entregarnos en cada momento aquello que nos es más necesario. Eres un Padre que no quieres que ande­mos cabizbajos o dormidos, sino que asumamos el riesgo de la fe y la entrega. Una entrega salvadora, como la de Jesús, en favor de las perso­nas más humildes; una entrega que nos hace salir de la seguridad, del con­formismo, y que nos hace bajar de ‘la montaña al llano, allí donde se jue­gan los destinos de las personas y donde, desde el cariño y el respeto, hemos de poner a prueba la fe que decimos profesar.

Permítenos ahora unirnos a todas las personas que viven su fe como algo comprometido; con ellos te glorificamos diciendo: Santo, Santo, Santo…

ORACION DESPUES DE LA COMUNION

La celebración nos ha unido, Señor, en la fe y en la esperanza; que la Eucaristía sea la fuerza de nuestra vida cristiana, el ánimo renova­do y el compromiso para vivir entregados a los hermanos que se encuentran solos y abandonados. Por Jesucristo.