Liturgia – Viernes III de Cuaresma

VIERNES DE LA III SEMANA DE CUARESMA, feria

Misa de la feria (morado)

Misal: Antífonas y oraciones propias. Prefacio Cuaresma.

Leccionario: Vol. II

  • Os 14, 2-10. No llamaremos ya “nuestro Dios” a la obra de nuestras manos.
  • Sal 80. Yo soy el Señor, Dios tuyo; escucha mi voz.
  • Mc 12, 28b-34. El Señor, nuestro Dios, es el único Señor, y lo amarás.

Antífona de entrada          Sal 86, 8.10
No tienes igual entre los dioses, Señor: grande eres tú y haces maravillas, tú eres el único Dios.

Monición de entrada y acto penitencial
Hermanos, comencemos la celebración de la Eucaristía proclamando que el Señor no tiene igual, que es grande y hace maravillas; y ya que es el único Dios, acudamos a Él pidiéndole que nos purifique de nuestros pecados.

  • Señor, ten misericordia de nosotros.
    — Porque hemos pecado contra Ti.
  • Muéstranos, Señor, tu misericordia.
    — Y danos tu salvación.

Oración colecta
INFUNDE bondadosamente, Señor,
tu gracia en nuestros corazones,
para que sepamos apartarnos de los errores humanos
y secundar las inspiraciones
que, por tu generosidad, nos vienen del cielo.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Oremos confiadamente, hermanos, al Señor nuestro Dios, que es el único Dios, a quien hemos de amar con todo el corazón y con toda el alma.

1.- Para que todos los que formamos la Iglesia tengamos un corazón que haga todo por amor de Dios. Roguemos al Señor.

2.- Para que las familias cristianas vivan en el amor, la armonía y la paz con Dios y en cada uno de sus miembros, y sean sementero de vocaciones sacerdotales y religiosas. Roguemos al Señor.

3.- Para que entre todas las naciones del mundo se esfuercen por construir un mundo en paz, progreso, justicia y bienestar. Roguemos al Señor.

4.- Para que Dios auxilie con su gracia a los que sufren, y sus hermanos les ayuden con amor y disponibilidad. Roguemos al Señor.

5.- Para que nuestro amor ilumine la vida de los que nos rodean y sea un canto de alabanza al Dios Creador, roguemos al Señor.

Dios todopoderoso y eterno, refugio en toda clase de peligro, a quien nos dirigimos en nuestra angustia; te pedimos con fe que mires compasivamente nuestra aflicción, líbranos de la pandemia que nos asola, concede descanso eterno a los que han muerto, consuela a los que lloran, sana a los enfermos, da paz a los moribundos, fuerza a los trabajadores sanitarios, sabiduría a nuestros gobernantes y valentía para llegar a todos con amor glorificando juntos tu santo nombre. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
MIRA Señor, con bondad
los dones que te dedicamos,
para que sean gratos a tus ojos
y nos alcancen siempre la salvación.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio de Cuaresma

Antífona de comunión          Cfr. Mc 12, 33
Amar a Dios con todo el corazón, y al prójimo como a uno mismo, vale más que todos los sacrificios.

Oración después de la comunión
LA acción de tu poder, Señor,
penetre nuestros cuerpos y almas,
para que poseamos en la plenitud de la salvación
lo que en esta participación hemos recibido.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración sobre el pueblo
SEÑOR, mira a los fieles
que imploran tu misericordia,
para que puedan difundir por todas partes
los dones de tu amor
quienes han puesto en ti su confianza.
Por Jesucristo, nuestro Señor.