Comentario al evangelio – Lunes IV de Cuaresma

Vivimos una situación especial. Llevamos ya un año muy difícil. La pandemia del coronavirus nos ha recordado que los honores y los títulos no son garantía contra la enfermedad y la muerte. Tanto presidentes de gobierno como personas sencillas han enfermado. Y todos, en esos momentos de debilidad, cerca de la muerte, se han acercado a Dios a pedir salud.

Estábamos acostumbrados a lo de siempre. Nos costaba aceptar algo nuevo. Nos parecía que no podía haber nada distinto. No veíamos a nuestro alrededor no hay profetas. Lo que nos decían los cercanos no nos conmueve. Muchas veces necesitamos que venga algo (una pandemia) o alguien de fuera (en unos ejercicios espirituales, en unas charlas de Cuaresma, en un retiro de fin de semana) para que las mismas palabras nos suenen de forma diferente. Eso les pasó a los vecinos de Jesús.

Pero siempre hay alguien que es capaz de ver más allá. Es un personaje importante, que quizá hubiera oído lo del primer milagro de Jesús, y acude con fe. Quiere un milagro. Sabemos que no solo de milagros vive la fe, pero que la fe hace milagros. El que la sigue, la consigue. Qué no hará un padre por sus hijos. Y se produce el segundo milagro de Jesús.

Toda la familia creyó en Jesús. ¿Somos nosotros testigos de Jesús en nuestras casas?

Algo bueno habrá hecho en nuestra vida el buen Dios. ¿Por qué se le puede dar las gracias?

¿Hay alguna dificultad seria en nuestra vida? ¿Confías en Dios para manejar esa situación que no puedes controlar ni resolver por tus propios medios?

“Un cielo nuevo y una tierra nueva”. Muchas veces nos gustaría que todo fuera diferente. Cambiar nuestra situación, poder empezar de cero y olvidar lo anterior. Y que los demás olvidaran también nuestras debilidades. La promesa de la primera lectura es clara. En algún momento, si somos fieles, “ya no se oirá ni llanto ni gemido”.

Alejandro Carbajo, C.M.F.