Comentario – Lunes V de Cuaresma

(Jn 8, 12-20)

Todo el evangelio de Juan usa mucho los simbolismos de la fiesta judía de las chozas. Un símbolo muy importante era el agua, otro era la luz. Porque durante la fiesta se encendían muchos candelabros en el templo. Por eso Jesús se presenta como luz del mundo y como luz de la vida.

Los fariseos, en cambio, se privan de la luz, porque rechazan la salvación que Dios les envía y “no conocen al Padre”. Ellos estaban tan aferrados a las costumbres y a las leyes, que ya no veían el amor del Padre. Dios era para ellos el que les daba las leyes para controlar la vida de la sociedad, ya no era el Padre que amaba y buscaba salvar al hombre, ya no era el que llamaba a una relación personal de amor y comunicaba esperanza y alegría al ser humano.

Por eso Jesús viene a traer la verdadera luz, viene a revelar la verdad, para que los hombres vuelvan a reconocer el verdadero rostro del Padre que “tanto amó al mundo que le envió a su propio Hijo”, el Padre amante que envió su propio Hijo al mundo no para condenarlo sino para salvarlo.

También nosotros podemos preguntarnos si verdaderamente vivimos en la luz, si nuestra vida está iluminada por ese amor del Padre que da esperanza y gozo en medio de las dificultades, o si en realidad estamos sumergidos en las tinieblas de la incredulidad, el rencor, la tristeza, el miedo. Puede sucedemos que nuestra vida no tenga defectos ni pecados graves, que estemos cumpliendo la ley de Dios y nos sintamos correctos y fíeles, pero que ya no sepamos mirar al Padre con ternura y adoración, porque ya no vivimos envueltos en su amor. Hoy podemos pedirle a Jesús que él sea nuestra luz, que ilumine nuestros ojos para que volvamos a reconocer con alegría el amor del Padre bueno y poderoso que sostiene nuestra vida.

(Hoy puede leerse también Jn 8, 1-11 si no se leyó el domingo. En ese caso, tomar el comentario del domingo, año C)

Oración:

Quiero poner toda mi vida bajo tu luz Señor, que no haya nada oculto ante ti, nada a oscuras. Con tu luz puedo descubrir mi verdadero camino y saber lo que más me conviene. No quiero confiar en mis luces sino en tu luz, Señor”.

 

VÍCTOR M. FERNÁNDEZ
El Evangelio de cada día