Liturgia – Lunes V de Cuaresma

LUNES DE LA V SEMANA DE CUARESMA, feria

Misa de la feria (morado)

Misal: Antífonas y oraciones propias. Prefacio I Pasión del Señor.

Leccionario: Vol. II

  • Dan 13, 1-9. 15-17. 19-30. 33-62. Ahora tengo que morir, siendo inocente.
  • Sal 22. Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo, porque tú vas conmigo.
  • Jn 8, 1-11. El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra.

Antífona de entrada          Sal 55, 2
Misericordia, Dios mío, que me hostigan, me atacan y me acosan todo el día.

Monición de entrada y acto penitencial
Haciéndonos eco de la voz del salmista que dice “misericordia, Dios mío, que me hostigan, me atacan y me acosan todo el día”, nos abandonamos confiadamente en las manos del Señor, al comenzar la Eucaristía, le pedimos perdón por nuestros pecados.

  • Señor, ten misericordia de nosotros.
    — Porque hemos pecado contra Ti.
  • Muéstranos, Señor, tu misericordia.
    — Y danos tu salvación.

Oración colecta
OH, Dios, por tu gracia inefable
nos sentimos enriquecidos con toda bendición;
haz que pasemos de la corrupción del hombre viejo
a la novedad de vida,
de modo que nos preparemos para la gloria del reino celestial.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Oremos confiadamente, hermanos, a Dios nuestro Padre con espíritu agradecido por el don de nuestra salvación.

1.- Para que Cristo guíe a la Iglesia por el sendero justo, por el honor de su nombre. Roguemos al Señor.

2.- Para que Cristo, buen Pastor, suscite abundantes y santas vocaciones sacerdotales. Roguemos al Señor.

3.- Para que Cristo, Rey de las naciones, salve a los pueblos que sufren injustamente. Roguemos al Señor.

4.- Para que Cristo, que repara nuestras fuerzas, muestre su amor compasivo a los pecadores. Roguemos al Señor.

5.- Para que Cristo, que nos invita a vivir en la casa del Padre, nos haga caminar por sus veredas. Roguemos al Señor.

Dios todopoderoso y eterno, refugio en toda clase de peligro, a quien nos dirigimos en nuestra angustia; te pedimos con fe que mires compasivamente nuestra aflicción, líbranos de la pandemia que nos asola, concede descanso eterno a los que han muerto, consuela a los que lloran, sana a los enfermos, da paz a los moribundos, fuerza a los trabajadores sanitarios, sabiduría a nuestros gobernantes y valentía para llegar a todos con amor glorificando juntos a tu santo nombre. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
TE pedimos, Señor,
que, al disponemos a celebrar los santos misterios,
te presentemos, como fruto de la penitencia corporal,
una gozosa pureza de corazón.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I de la Pasión del Señor

Antífona de comunión           Jn 8, 10-11
Mujer, ¿ninguno te ha condenado? Ninguno, Señor. Tampoco yo te condeno. En adelante no peques más.

Oración después de la comunión
FORTALECIDOS con la gracia de tus sacramentos,
te pedimos, Señor,
ser purificados siempre por ellos de nuestros pecados,
y avanzar presurosos hacia ti en el seguimiento de Cristo.
Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Oración sobre el pueblo
LIBRA, Señor, de sus pecados al pueblo que te suplica,
para que, llevando una vida santa,
no se vea afligido por adversidad alguna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.