Con ramos de olivo te aclamamos

Te aclamamos
queriendo unirnos a todos los que sufren.
A tantos enfermos
que no pueden con el dolor,
a tantas familias deshechas por la droga,
a todas las parejas rotas por el desamor
y la soledad, a tantos niños llenos de cosas
y necesitados de amor.
Te aclamamos pidiéndote nos ayudes
a acompañar la vida
de tantos inmigrantes llenos de nostalgia
e inseguridad,
de todos los deprimidos, desanimados
y sin ganas de vivir,
de los que no tienen valores
que merezcan la pena,
de los que tienen penas que nadie consuela,
de los que cumplen penas en cárceles
deshumanizadas…
Te aclamamos contentos
porque nos llenas de esperanza.
Por eso creemos que este mundo
tiene remedio,
que se puede dar la vida como Tú,
para crear vida,
que juntos contigo y con los otros,
somos una familia,
que poco a poco vamos haciendo tu Reino
y que nos juntaremos en tu abrazo
al final de los días.
Te aclamamos, te felicitamos y te admiramos,
por lo bien que nos explicaste
la mejor manera de vivir,
por cómo nos contaste quién es nuestro Dios padre y madre,
porque nos abriste caminos nuevos
y nos llenaste de ilusión,
porque, aunque las cosas te fueron difíciles, llegaste hasta el fin,
porque nos invitas a vivir a tu manera
y a contar con tu presencia.
Y porque sentimos que caminas la vida
a nuestro lado…

GRACIAS, JESÚS…
TU PASIÓN MERECIÓ LA PENA.

Mari Patxi Ayerra