Notas para fijarnos en el Evangelio

• Las mujeres habían sido presentadas poco antes, en el drama de la pasión, diciendo, justamente al producirse la muerte de Jesús, que miraban desde lejos (Mc 15,40). De ellas se dice que. cuando Jesús estaba en Galilea, lo seguían para atenderlo (Mc 15,41), pero no habían aparecido antes en el relato —sí que lo menciona el evangelista Lucas, por ejemplo (Lc 8,2- 3)—. Y se nos dice que ellas se fijaban en el lugar donde ponían el cadáver de Jesús (Mc 15,47).

• “Pasado el sábado” (1) se refiere a después de la puesta del sol, momento en el que el reposo sabático se ha terminado y se reanudaban las actividades ordinarias. Por ello las mujeres pueden hacer una tarea que no habían podido hacer antes:“comprar” (1) lo necesario para ir el día después a realizar las unciones del cadáver. En la tarde del viernes no habían tenido tiempo de hacerlo porque empezaba el reposo del sábado.

• “El primer día de la semana” (2) se llamará más tarde “domingo”.

• El evangelista nos hace prestar atención a la “piedra” (3-4) como preocupación de las mujeres, diciendo que “era muy grande” (4). Es un modo de decir que algo extraordinario ha pasado en el hecho inesperado de que ya “estaba corrida (4).

• “Un joven vestido de blanco” (5): el color blanco es habitual en las manifestaciones de Dios o de sus mensajeros. Se esta diciendo, con este signo, que lo que ha sucedido es obra de Dios.

• “Se asustaron” (5): la reacción descrita con esta palabra es la típica ante una manifestación de Dios (Mc 6,50; 9,6). A dicha reacción le responde a menudo el “no os asustéis” o “no temáis” (Mc 6,50; 16,6). El miedo de las mujeres prosigue en el versículo 8, recortado en el texto litúrgico y último del primitivo final del Evangelio de Marcos (un final que dejaba el Evangelio abierto a la experiencia personal de cada oyente).

• La expresión “Jesús el Nazareno, el crucificado” (6) resume la identidad y la historia humana de Jesús.

• “Ha resucitado” (6): si vamos al sentido del verbo griego, tenemos que decir; “ha sido resucitado”, haciendo referencia a la acción de Dios, el que da la vida al justo, al pobre.

• Los discípulos “verán” al resucitado “en Galilea” (7) y empezarán a anunciar el evangelio. Jesús también había empezado allí (Mc 1,14-10).