Misa del domingo: misa con niños

1.- ACOGIDA

  Hermanos y hermanas:

Hoy, celebramos el domingo 2º de Pascua, llamado también de la Misericordia Divina. Nos reunimos la comunidad de los cristianos como hacían ya los Apóstoles. También hoy Jesús vivo y  Resucitado se hace presente entre nosotros, en medio de la comunidad, dándonos su paz y su Espíritu, para que prosigamos su misión. Celebremos, pues, con gozo esta eucaristía y dejemos que Cristo fortalezca nuestra fe.(Llevamos un cartel con el rótulo “Cristo VIVE, el domingo se encuentra con la comunidad”.  Se puede hacer la aspersión como purificación de nuestros pecados y recuerdo del bautismo).

 

2.- PETICIONES DE PERDÓN o ASPERSIÓN

La paz es un don de la Resurrección de Jesús, pero nuestros intereses raquíticos con frecuencia no la dejan crecer. Pidamos perdón:

+ Cuando nos vamos encerrando en nuestros pequeños grupos, sin dejar que nadie cuestione nuestro actuar. Señor, ten piedad.

+ Cuando decimos amar a Dios pero se nos olvida querer a los que viven a nuestro lado. Cristo, ten piedad.

+ Cuando hacemos de la Resurrección de Jesús sólo una idea difícil de comprender, en lugar de amor y de vida. Señor, ten piedad.

 

3.- MONICIÓN A LAS LECTURAS

Durante el tiempo de Pascua escuchamos en la primera lectura fragmentos del libro de los Hechos de los Apóstoles. Es el testimonio de la primera comunidad cristiana. Fijémonos hoy cual era el estilo de vida de aquella primera comunidad. También la primera carta de san Juan nos recuerda cómo hemos de vivir los que hemos nacido de nuevo por nuestra fe en Cristo resucitado. En el evangelio descubrimos a Jesús haciéndose presente en aquella comunidad reunida, llevándole la paz, el perdón y su Espíritu; es en la comunidad donde el incrédulo Tomás recupera la fe y confiesa “Señor mío y Dios mío”.

4.- PETICIONES

Unidos, sintiéndonos resucitados con Jesús, elevemos nuestra oración respondiendo como Tomás:  Señor mío y Dios mío.

• Aumenta la fe en la Iglesia, para que sea ejemplo de comunión y solidaridad, casa de acogida y misericordia.

• Aumenta nuestra fe en la resurrección del Señor, para que sintamos su presencia entre nosotros.

• Aumenta nuestra fe para que nos reunamos en comunidad cada domingo.

• Aumenta nuestra fe en Jesucristo para que seamos sus testigos.

• Aumenta nuestra fe en Jesucristo para que descubramos su presencia en los hermanos.

• Aumenta nuestra fe para que vivamos unidos en la fe y en el amor.

• Aumenta nuestra fe para que el Resucitado nos llene de su paz y alegría.

• Aumenta nuestra fe para que en las dificultades encontremos en la comunidad de los creyentes un testimonio atractivo e iluminador.

Escucha, Señor, nuestra oración. Por JNS.  

5.- OFRENDAS

  • UNAS PIÑAS O NUDOS DE RED: Con estas piñas simbolizamos a nuestra comunidad que se reúne todos los domingos en torno a Cristo resucitado. Aquí nos formamos, celebramos nuestra fe, compartimos nuestra vida viviendo la fraternidad y la solidaridad con todos.
  • FRASE “Si no lo veo no lo creo” y una vela encendida: Es en la comunidad donde Sto. Tomás se reencontró con Jesús y recuperó la fe. Que apoyándonos unos en los otros y con el testimonio de todos nos ayudemos unos a otros a creer más y mejor.
  • PAN Y EL VINO. Con el pan y el vino damos gracias a Dios porque cada domingo se presenta entre nosotros y se hace Cuerpo y Sangre en la consagración y nosotros confesamos agradecidos como Tomás: “Señor mío y Dios mío”.