Misa de la familia

DOMINGO III DE PASCUA

 

SALUDO

Dios Padre, que ha resucitado a Jesús, cl Señor, y su Espíritu quc es fuerza vital para cuantos creemos en Él, esté con todos nosotros.

ENTRADA

Nos reunimos como comunidad cristiana para celebrar la Eucaristía, presencia viva de Jesús resucitado, alimento permanente para cuantos queremos vivir siguiendo su camino. Los primeros discípulos lo descu­brieron vivo y actuante al partir el pan. Y nosotros deseamos apartar todo el temor que nos paraliza para, llenándonos de la Iuz pascual, reno­var la esperanza activa que nos haga testigos del amor de Dios, testigos de la Vida del resucitado, en nuestro mundo violento y gris.

Que la paz de Jesús resucitado sea nuestra paz; y que esta celcebración nos ayude a ser testigos de la paz que Jesús nos trae, la paz que nosotros solos no sabemos construir.

ACTO PENITENCIAL

Queremos vivir haciendo nuestra la Palabra de Dios, pero con frcecuencia nos dejamos llevar por otras “palabras”. Pidamos ahora perdón:

• Tú, que nos llamas a ser testigos del perdón y la reconciliación. SEÑOR, TEN PIEDAD.

• Tú, que asumes y perdonas nuestros pecados y limitaciones. CRISTO, TEN PIEDAD.

• Tú, que nos llevas del miedo a la confianza, a la esperanza sin fin. SENOR, TEN PIEDAD.

Oración: Llénanos de fe en Ti y danos, Señor, tu perdón. Por Jesu­cristo nuestro señor.

ORACIÓN COLECTA

Dios Padre nuestro, que en la resurrección de Jesús nos llenas de tu amor; haz que esta comunidad haga, del camino de la vida, una tarea para mostrarte como la Luz que necesitan todas las personas para vivir con esperanza, buscando el bien y la paz que todos necesitamos y queremos. Por nuestro Señor Jesucristo.

LECTURA NARRATIVA

El Libro de los Hechos es la experiencia de los primeros seguido­res de Jesús. Los hemos visto llenos de dudas y temor. Pero pronto pasa la duda y son capaces de expresar su vivencia; su anuncio de Jesús muerto y resucitado será lo que les hace crecer como comuni­dad y hace visible la Iglesia de la que formamos parte.

LECTURA APOSTÓLICA

Siempre estamos llamados a superarnos, a no apartarnos del Amor del Padre. Pero si nos apartamos no podemos hundirnos, pues sabemos que el mismo Jesús es nuestro intercesor, el que nos acom­paña hasta Dios. Con tan buena compañía se abre totalmente la ofer­ta de perdón.

LECTURA EVANGELICA

Jesús Resucitado se presenta en medio de sus amigos con el deseo de darles la paz, de llenarlos de esperanza para que lleven esa paz a todos en su nombre, esa Vida del resucitado. Y a todos nosotros nos llega el mismo mensaje de alegría: gracias a aquel grupo de los once, que anuncian la conversión y el perdón , también nosotros somos seguidores de Jesús.

ORACIÓN DE LOS FIELES

  A Jesús resucitado, nuestro pastor y nuestro guía, orémosle diciendo: JESÚS RESUCITADO, ESCÚCHANOS.

  1. Por la Iglesia, por todos los cristianos. Que sepamos descubrir a Jesús resucitado en medio de nosotros y demos testimonio gozoso de él a los que nos rodean. OREMOS:
  2. Por todos los fieles laicos y laicas. Que tomemos conciencia de nuestra condición de hijos e hijas de Dios por el bautismo y asumamos nuestra responsabilidad en la misión evangelizadora a la que nos llama Jesús resucitado. OREMOS:
  3. Por los migrantes y los refugiados. Que los gobernantes de las naciones lleguen a acuerdos para ayudarles y que encuentren acogida en los países más prósperos. OREMOS:
  4. Por nuestra sociedad. Que se fomente un auténtico diálogo social que nos ayude a encontrarnos y ayudarnos mutuamente desde el respeto y la aceptación. OREMOS:
  5. Por los que hoy estamos reunidos para celebrar la Eucaristía. Que este tiempo de Pascua nos llene de gozo del Espíritu Santo. OREMOS:

Escucha, Jesús resucitado, nuestra oración, y llena el mundo entero de tu amor. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor, estas ofrendas que te presentamos llenos de alegría por la resurrección de Jesús y haz que, convertidas en su cuerpo y su sangre, sean el alimento que nos fortalezca para anunciar la buena noticia a todas las gentes. Por Jesucristo.

PREFACIO

Señor, queremos que llegue de nuevo hasta ti nuestra gratitud por todo lo que somos y tenemos, pero mucho más en este tiempo de pascua en que con la luz de Jesús todo vuelve a la vida y se llena de fuerza.

Que la Iglesia se llene y viva por siempre de tu Amor; que sea un espacio de acogida y de entrega, constructora de la misma paz sin límites que nos llega del Resucitado, y que en la tarea de hacerla posi­ble y de extenderla en el mundo nunca nos falten el ánimo, ni la espe­ranza, ni el deseo de hacerlo cada vez mejor.

Permítenos unirnos a todas las personas que en el mundo entero celebran con su vida la Resurrección; con ellas queremos proclamar tu gloria, diciendo: Santo, Santo, Santo…

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Te damos gracias, Señor, por esta celebración que nos haca: renacer en la fe y en la esperanza; que tu Amor, que resucitó a Jesús, nos ayude a nosotros a vivir siendo testigos tuyos, valientes y entregados, en medio del mundo. Por Jesucristo.