Les abriste el entendimiento

Abre nuestro entendimiento, Señor,
para comprender lo que la vida nos vaya trayendo,
para entender al hermano,
para buscar soluciones justas para todos,
para que inventemos un tierra nueva,
para que sigamos tus caminos.

Abre nuestro entendimiento al quejido del hermano,
al reparto injusto de los bienes,
a las diferencias que dejamos que nos alejen,
a las coincidencias que nos unan y potencien,
al dolor y soledad de tanta gente
que vive a nuestro lado y no oímos.

Abre nuestro entendimiento a la misericordia,
que es la solución a nuestros desencuentros,
que puede ayudarnos a perdonar y perdonarnos,
que nos ablandará el corazón de piedra,
que nos sintonizará con los que sufren,
que nos llenará de paz, sosiego y armonía.

Abre nuestro entendimiento al diferente,
al que políticamente es opuesto a nosotros,
al que sigue otra religión y le pone otro nombre,
al que tiene otras costumbres y otra cultura,
al que viene de otra tierra y otra forma de vida
al que tenemos al lado y no comprendemos ni aceptamos.

Abre nuestro entendimiento a tu palabra,
para que sea el alimento de nuestro corazón,
para que nos contagie tu manera de amar,
para que nos purifique de teorías y normas,
para que llene de contenido nuestros ritos
y para que sigamos tu camino de verdad y de vida.

Mari Patxi Ayerra