Hacerlo todo por amor (Amor)

Este breve mandato se te ha dado de una vez para siempre: Ama y haz lo que quieras; si te callas, calla por amor; si hablas, habla por amor; si corriges, corrige por amor; si perdonas, perdona por amor; ten la raíz del amor en el fondo de tu corazón: de esta raíz solamente puede salir lo que es bueno (SAN AGUSTÍN, Comentario a la 1ª Epístola de S. Juan, 7).

¡Todo por Amor! Este es el camino de la santidad, de la felicidad. Afronta con este punto de mira tus tareas intelectuales, las ocupaciones más altas del espíritu y las cosas más a ras de tierra, esas que necesariamente hemos de cumplir todos, y vivirás alegre y con paz (SAN JOSEMARÍA ESCRIVÁ, Forja, n. 725).