Misa del domingo: misa con niños

DOMINGO IV DE PASCUA

1.- ACOGIDA

Hermanos y hermanas:

Este cuarto domingo de pascua, el evangelio nos presenta a Jesús como el Buen Pastor, como el único guía seguro que nos va abriendo el camino. Él nos conoce a cada uno, nos llama por nuestro nombre y nos ama uno a uno, incluso en los momentos más difíciles o dolorosos de la vida. Jesús ha dado su vida por nosotros y la sigue dando cada domingo hecha pan crujiente, fresco, que nos hace fuertes en la eucaristía. En este domingo anterior al mes de de mayo, mes de la Virgen, pedimos a la Divina Pastora y a nuestros pastorcitos que nos preparen para la novena, y que cuiden de todos nosotros.

 (En el panel colocamos un dibujo del buen Pastor. Dibujamos una oveja graciosa y le damos una copia a cada niño donde escribirán su nombre. Al final podemos regalarle una ovejita a cada niño que hacemos o compramos. La ofrecemos en le ofertorio).

En el nombre… -Que la gracia de nuestro Señor Jesucristo, nuestro pastor, camino y vida, esté con todos vosotros.

 

2.- PETICIONES DE PERDÓN o ASPERSIÓN

Pidamos perdón al Señor:                                                                                                              

• A ti que eres el Buen Pastor y has dado tu vida por todos nosotros, te pedimos: Señor, ten piedad.

• A ti que eres el Pastor y guardián de nuestras vidas, te rogamos: Cristo, ten piedad.

• A ti que cargaste con nuestros pecados y has curado nuestras heridas, te décimos: Señor, ten piedad.

(En vez del momento de perdón se puede realizar la aspersión):

Comencemos la celebración recordando nuestro bautismo, aquel momento en que entramos a formar parte de la comunidad de los seguidores de Jesús (Aspersión con un canto bautismal).

-Que Dios todopoderoso nos purifique del pecado y, por la celebración de esta Eucaristía, nos haga dignos de participar en el banquete de su Reino. Amén.

 

3.- MONICIÓN A LAS LECTURAS

En la primera lectura escucharemos el testimonio de  Pedro y los apóstoles tras la Resurrección de Jesús, un acontecimiento que transformó su vida llenándoles de fe y alegría y por ello invitan a todos a unirse a la nueva comunidad. La Carta de S. Juan es una invitación a seguir a Jesús en concreto, con hechos, no sólo con buenas palabras. En el evangelio Jesús nos dice que vamos por la vida siguiendo a Jesús que es nuestro Pastor y guía, el Camino, la Verdad y la Vida.

4.- CREDO O RENOVACIÓN DE LAS PROMESAS BAUTISMALES:

  • Renunciáis al pecado para vivir verdaderamente como hijos de Dios?. Sí renuncio.
  • Renunciáis a todas las obras del mal en vuestra vida. Sí renuncio.
  • Renunciáis a vivir pensando solo en vosotros mismos, olvidándoos de los demás y de Dios?. Sí renuncio.
  • ¿Creéis en DIOS PADRE cuya palabra liberadora sostiene la vida de las personas y su trabajo creador. Porque Él es la Vida?.  Sí Creo
  • ¿Creéis en su HIJO presente entre nosotros que caminábamos en tinieblas y nacido entre los más pobres para manifestar el amor a Dios. Porque El es el Señor?
  • ¿Creéis en el ESPÍRITU SANTO que nos ha hecho renacer a la vida de Dios y que nos llena de fuerza y valor en nuestras luchas por seguir a Jesús. Porque El es el Amor?
  • ¿Creéis en la IGLESIA, puesta al servicio de los hombres para que todos reciban la plenitud de Dios. Porque ella es mensajera de Buena Noticia?
  • ¿Creéis en la VIDA ETERNA de todos los testigos del amor de Dios en el mundo. Porque  esa es nuestra Esperanza?

Esta es nuestra fe, la fe de la Iglesia, la que se proclamó en nuestro bautismo y que ahora hemos renovado.

5.- PETICIONES

      Necesitamos que el Pastor Bueno nos atraiga hacia él, nos haga escuchar su voz y nos de su vida. Por eso le pedimos:

Buen Pastor, acompáñanos y guíanos. /Madre del buen pastor, ruega por nosotros.

1.- Para que nuestras parroquias sean comunidades vivas, unidas, abiertas y acogedoras, que se sienta la presencia de Jesús. Oremos.

2.- Para que los pastores de la Iglesia y los catequistas vivan su fe con ilusión y anuncien con la Buena Noticia de Jesús.Oremos.

3.- Para que conozcamos mejor a Jesucristo, nuestro Pastor, escuchemos su voz y le sigamos dócilmente. Oremos.

4.- Por las madres, los sacerdotes, los educadores, profesores y catequistas: para que imitemos al buen Pastor con nuestra tarea callada pero imprescindible para el desarrollo de la persona y la integración en la sociedad. Oremos.

5.- Por los que celebramos la eucaristía para que vivamos siendo luz, acogida y perdón. Oremos.

6.- Por los chicos y chicas que se prepara para el sacramento de la confirmación, la fuerza del Espíritu, para que siempre sean testigos de Jesús y se alimenten cada domingo con el Pan de la Eucaristía. Oremos.

En ti, Señor, ponemos nuestra confianza. Guíanos, cúranos, llénanos de tu alegría. Por JCNS.

6.- OFRENDAS (escoger)

-LA CRUZ DEL BUEN PASTOR: El Papa Francisco usa una cruz con el buen pastor y las ovejas. El Espíritu, simbolizado en la paloma, nos regala los dones y carismas que nos complementan y nos unen. El rebaño es el pueblo de Dios que sigue a Cristo en su caminar. Cristo, es el buen Pastor, que da la vida y recoge a la oveja extraviada. Señor, sé nuestro pastor, danos tu Espíritu.

-UN ROSTRO DE JESÚS BUEN PASTOR: Jesús Pastor que da la vida que cuida y guía es modelo para nuestros pastores. Hoy damos gracias a Dios por nuestro sacerdote y por todas aquellas personas responsables de tantas tareas pastorales que realizamos en nuestra comunidad parroquia.

-UNAS OVEJITAS (cada niño ofrece una ovejita con su nombre): Ofrecemos estas ovejas de papel que expresan nuestro deseo de seguir a Jesús siempre y de forma un gran rebaño, una gran familia en torno a él.

-ZURRÓN CON UNA BIBLIA: También te presentamos este zurrón con una Biblia. La Palabra de Dios es la fuerza del buen pastor y de todos los consagrados al Señor. Con esta ofrenda queremos entregarte, Señor, la vida de tantas personas que día a día viven y se entregan por ti.

-PAN Y VINO: Cada domingo Cristo se hace Pan sabroso y caliente que alimenta nuestra vida que fortalece nuestra fe y nos une a él y a los hermanos y hermanas.