Comentario – Domingo IV de Pascua

El pasaje de san Juan referido al Buen Pastor es una hermosa alegoría con la que Jesús quiere describir su relación con nosotros, ovejas de su rebaño, miembros de su Iglesia o de su Cuerpo. Jesús se presenta a sí mismo como buen pastor. También se nos ofrece como amigo, como esposo, como maestro, como abogado, como juez, como señor, como salvador. Son las diferentes facetas –los antiguos griegos hablaban de epinoias– de su personalidad en relación con nosotros; o también cauces de nuestra unión con él.

El buen pastor, nos dice él mismo, da la vida por sus ovejas. Esto es lo que le distingue fundamentalmente del asalariado: su disposición para dar la vida por aquellos a quienes considera ovejas de su rebaño; algo que está indicando que le importan por sí mismas. Al asalariado, en cambio, las ovejas no le importan en cuanto tales: ni son suyas, ni las tiene como suyas; lo único que le importa es el salario que recibe por razón de su trabajo con las ovejas. Éstas, si le importan, es sólo indirectamente, en la medida en que por su medio obtiene una recompensa económica.

Luego si parecen importarle las ovejas es sólo en función del salario que recibe por sus tareas pastoriles. Pero si ve venir al lobo, las abandona y huye. No está dispuesto a arriesgar nada por ellas: ni vida, ni bienes, ni salud. La diferencia entre el buen pastor y el asalariado es realmente notable. Al buen pastor sí le importan las ovejas; le importan porque son suyas, y como suyas que son las conoce con ese conocimiento que surge de la relación personal. Cristo, buen pastor, nos conoce antes de que nosotros podamos conocerle a él. Su conocimiento posibilita y atrae nuestro conocimiento; gracias a este conocimiento recíproco podemos acogerle como nuestro pastor. De los desconocidos se huye; a los desconocidos se les teme; pero él no es un desconocido para los que le tienen como buen pastor.

Misión del pastor es, entre otras cosas, conducir a sus ovejas hacia lugares de pastos abundantes, donde tales ovejas puedan saciar su hambre y su sed de vida, advirtiendo quizá de la existencia de hiervas dañinas o de aguas contaminadas.

           También es función del pastor curar, vendar o proporcionar el remedio a las ovejas que han contraído alguna enfermedad o dolencia, fortalecer a las débiles o cargar con ellas sobre los hombros, consolar a las que sufren y, sobre todo, defenderlas de salteadores y raptores, de lobos y de ladrones: lobos que causan estrago y dispersan el rebaño; salteadores disfrazados de pastores que no buscan otra cosa que sus propios intereses, aunque eso suponga destrucción y dispersión. ¡Cuántos sucesos se esconden tras estas imágenes que hablan de lobos rapaces, salteadores, impostores disfrazados de pastores, estrago y dispersión del rebaño!

La historia de la Iglesia en muy reveladora en este sentido. Porque el ejercicio pastoral al que alude Jesús ha tenido lugar en el seno de la Iglesia a lo largo de su historia. En ella ha habido buenos pastores, siempre pendientes del cuidado de sus feligreses; pero también asalariados sin otro objetivo que procurarse un medio de vida o de lucro; y salteadores con apariencia de pastores que no hacen otra cosa que sembrar la discordia y la división.

¡Cuántos crupúsculos y facciones se han producido en la Iglesia desde los primeros tiempos de su existencia: los de Cefas, los de Pablo, los de Apolo! ¡Cuántos cismas que han resquebrajado la Iglesia originando verdaderas hemorragias en su interior hemos conocido a lo largo de su historia! ¡Cuántas confrontaciones doctrinales y herejías han sembrado de polémica la vida de la Iglesia desde sus primeros tiempos: docetismo, sabelianismo, arrianismo, apolinarismo, nestorianismo, monofisismo, pelagianismo, luteranismo, calvinismo!

No es extraño que Jesús manifieste su deseo de reunir a los ovejas dispersas de su rebaño, las que aún no están en su redil, las que estuvieron, pero lo han abandonado, todas aquéllas por las que él vino a este mundo para reunirlas en un solo rebañobajo un solo pastor, todas aquéllas por las que él se entregó a la muerte. La unidad del rebaño reclama la unicidad del pastor. De ella fueron muy conscientes los apóstoles que asumieron la labor pastoral en el seno de la Iglesia de Cristo. De lo contrario no hubieran dicho de él que era la piedra angular del edificio o el único en cuyo nombre podemos salvarnos o ser hechos hijos de Dios.

Pero el hecho de tener un solo pastor, no es óbice para que sean muchos los pastores que cuidan del rebaño de Cristo. La amplitud del rebaño –su extensión por el mundo y su prolongación en el tiempo- hacen necesaria la multiplicación de los pastores. Pero el rebaño de Cristo (la Iglesia) seguirá siendo único rebaño bajo un único pastor si se mantiene a la escucha de su (única) voz, reunido en torno a su palabra y a sus sacramentos, cohesionado por la fuerza de su Espíritu y por determinados signos visibles de unidad como el primado de Pedro, esperanzado, confiado en su promesa de vida eterna.

No obstante, las divisiones y las deserciones siguen siendo la gran amenaza y la realidad más amarga para el rebaño de Cristo. Tales divisiones y deserciones llevan siempre la marca de la culpa y del pecado. Cuando se produce una división siempre hay culpables. El principal es el que la provoca, pero tampoco están exentos de culpabilidad todos esos que no han hecho lo suficiente para evitarla; más aún, que también han puesto de su parte para que se origine: pastores que se han comportado como asalariados; pastores a quienes han importado poco o nada la salud de sus ovejas; pastores que no estaban dispuestos a arriesgar nada por el bien o la defensa de sus ovejas.

También las deserciones tienen como culpables inmediatos a los propios desertores, que se han dejado arrastrar, quizá con demasiada ingenuidad, por salteadores sin escrúpulos o por engañosas promesas de felicidad fuera de la cerca protectora de la Iglesia, que han despreciado los medios de santificación que se les ofrecía, que han bajado la guardia y han descuidado la vigilancia o se han dejado llevar por la indolencia. Pero no carecen de culpabilidad los que no han acudido en su ayuda o los que no se han preocupado de su situación ni les han mostrado amor suficiente para retenerlos: pastores que no han sabido trasladarles la paternidad del Dios al que debían hacer presente o el cuidado amoroso de Cristo, Buen Pastor.

 

JOSÉ RAMÓN DÍAZ SÁNCHEZ-CID
Dr. en Teología Patrística

II Vísperas – Domingo IV de Pascua

II VÍSPERAS

DOMINGO IV DE PASCUA

INVOCACIÓN INICIAL

V/. Dios mío, ven en mi auxilio
R/. Señor, date prisa en socorrerme.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén. Aleluya.

HIMNO

¿Qué ves en la noche,
dinos, centinela?

Dios como un almendro
con la flor despierta;
Dios que nunca duerme
busca quien no duerma,
y entre las diez vírgenes
sólo hay cinco en vela.

Gallos vigilantes
que la noche alertan.
Quien negó tres veces
otras tres confiesa,
y pregona el llanto
lo que el miedo niega.

Muerto le bajaban
a la tumba nueva.
Nunca tan adentro
tuvo al sol la tierra.
Daba el monte gritos,
piedra contra piedra.

Vi los cielos nuevos
y la tierra nueva.
Cristo entre los vivos
y la muerte muerta.
Dios en las criaturas,
¡y eran todas buenas! Amén.

SALMO 109: EL MESÍAS, REY Y SACERDOTE

Ant. Buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo, sentado a la derecha de Dios. Aleluya.

Oráculo del Señor a mi Señor:
«Siéntate a mi derecha,
y haré de tus enemigos
estrado de tus pies.»
Desde Sión extenderá el Señor
el poder de tu cetro:
somete en la batalla a tus enemigos.

«Eres príncipe desde el día de tu nacimiento,
entre esplendores sagrados;
yo mismo te engendré, como rocío,
antes de la aurora.»

El Señor lo ha jurado y no se arrepiente:
«Tú eres sacerdote eterno,
según el rito de Melquisedec.»

El Señor a tu derecha, el día de su ira,
quebrantará a los reyes.
En su camino beberá del torrente,
por eso levantará la cabeza.

Señor, mis ojos están vueltos a ti,
en ti me refugio, no me dejes indefenso;
guárdame del lazo que me han tendido,
de la trampa de los malhechores.

Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.

Ant. Buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo, sentado a la derecha de Dios. Aleluya.

SALMO 111: FELICIDAD DEL JUSTO

Ant. En las tinieblas brilla como una luz el que es justo. Aleluya.

Dichoso quien teme al Señor
y ama de corazón sus mandatos.
Su linaje será poderoso en la tierra,
la descendencia del justo será bendita.

En su casa habrá riquezas y abundancia,
su caridad es constante, sin falta.
En las tinieblas brilla como una luz
el que es justo, clemente y compasivo.

Dichoso el que se apiada y presta,
y administra rectamente sus asuntos.
El justo jamás vacilará,
su recuerdo será perpetuo.

No temerá las malas noticias,
su corazón está firme en el Señor.
Su corazón está seguro, sin temor,
hasta que vea derrotados a sus enemigos.

Reparte limosna a los pobres;
su caridad es constante, sin falta,
y alzará la frente con dignidad.

El malvado, al verlo, se irritará,
rechinará los dientes hasta consumirse.
La ambición del malvado fracasará.

Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.

Ant. En las tinieblas brilla como una luz el que es justo. Aleluya.

CÁNTICO del APOCALIPSIS: LAS BODAS DEL CORDERO

Ant. Aleluya. La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios. Aleluya.

Aleluya.
La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios,
porque sus juicios son verdaderos y justos.
Aleluya.

Aleluya.
Alabad al Señor, sus siervos todos,
los que le teméis, pequeños y grandes.
Aleluya.

Aleluya.
Porque reina el Señor, nuestro Dios, dueño de todo,
alegrémonos y gocemos y démosle gracias
Aleluya.

Aleluya.
Llegó la boda del Cordero,
Su esposa se ha embellecido.
Aleluya.

Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.

Ant. Aleluya. La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios. Aleluya.

LECTURA: Hb 10, 12-14

Cristo ofreció por los pecados, para siempre jamás, un solo sacrificio; está sentado a la derecha de Dios y espera el tiempo que falta hasta que sus enemigos sean puestos como estrado de sus pies. Con una sola ofrenda ha perfeccionado para siempre a los que van siendo consagrados.

RESPONSORIO BREVE

R/ Verdaderamente ha resucitado el Señor. Aleluya, aleluya.
V/ Verdaderamente ha resucitado el Señor. Aleluya, aleluya.

R/ Y se ha aparecido a Simón.
V/ Aleluya, aleluya.

R/ Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
V/ Verdaderamente ha resucitado el Señor. Aleluya, aleluya.

CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant. Tengo otras ovejas que no son de este redil; también a esas las tengo que traer, y escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño, un solo Pastor. Aleluya.

Cántico de María. ALEGRÍA DEL ALMA EN EL SEÑOR Lc 1, 46-55

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

El hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de su misericordia
-como lo había prometido a nuestros padres-
en favor de Abraham y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Tengo otras ovejas que no son de este redil; también a esas las tengo que traer, y escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño, un solo Pastor. Aleluya.

PRECES

Oremos a Dios Padre, que resucitó a su Hijo Jesucristo y lo exaltó a su derecha, y digámosle:

Guarda, Señor, a tu pueblo, por la gloria de Cristo.

Padre justo, que por la victoria de la cruz elevaste a Cristo sobre la tierra,
— atrae hacia él a todos los hombres.

Por tu Hijo glorificado, envía, Señor, sobre tu Iglesia el Espíritu Santo,
— a fin de que tu pueblo sea, en medio del mundo, signo de la unidad de los hombres.

A la nueva prole renacida del agua y del Espíritu Santo consérvala en la fe de su bautismo,
— para que alcance la vida eterna.

Por tu Hijo glorificado, ayuda, Señor, a los que sufren, da libertad a los presos, salud a los enfermos
— y la abundancia de tus bienes a todos los hombres.

Se pueden añadir algunas intenciones libres

A nuestros hermanos difuntos, a quienes mientras vivían en este mundo diste el cuerpo y la sangre de Cristo glorioso,
— concédeles la gloria de la resurrección en el último día.

Llenos de fe, invoquemos juntos al Padre común, repitiendo la oración que Jesús nos enseñó:
Padre nuestro…

ORACION

Dios todopoderoso y eterno, que has dado a tu Iglesia el gozo inmenso de la resurrección de Jesucristo, concédenos también la alegría eterna del reino de tus elegidos, para que así el débil rebaño de tu Hijo tenga parte en la admirable victoria de su Pastor. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

Amén.

CONCLUSIÓN

V/. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
R/. Amén.

¿Pastores?

Para la gran mayoría de nuestros contemporáneos, al menos en nuestro ámbito noroccidental, la imagen del pastor resulta anacrónica, cuando no provoca, además, sarpullidos. En el primer caso, porque nos hallamos muy lejos de aquella cultura agrícola y ganadera en la que nació; en el segundo, porque nos chirrían las imágenes que se mueven en la clave de autoridad/sometimiento, y que arrastran, con frecuencia, una historia de dominación.

En concreto, la imagen del pastor evoca, por sí misma, la de la oveja y el rebaño. Y el contraste entre ambas hace aflorar en la conciencia de muchos la contraposición entre autoritarismo, por un lado, y sumisión y alienación (borreguismo), por otro.

A partir de la modernidad, la autonomía resulta un valor irrenunciable para el ser humano, que ha hecho suya la denuncia de Kant contra los “tutores” y su llamada a la “mayoría de edad”, expresada en el grito “Sapere aude” (atrévete a conocer por ti mismo).

Parece indudable que la imagen del “pastor” -como, en otros casos, la del “gurú” o del “maestro”- sirvió de pretexto para justificar abusos de diverso tipo, todos ellos basados en el poder que aquellas mismas imágenes otorgaban.

La experiencia y el mayor conocimiento de la condición humana nos han hecho ver que también los pastores, gurús y maestros tienen su zona de sombras. Y que el hecho de querer negarlas o disimularlas no logra sino convertirlas en más peligrosas.

Todos somos maestros y discípulos. Todos nos hallamos en un proceso de aprender. Podemos, sin duda, reconocer a personas que nos ayudan y que despiertan lo mejor de nosotros mismos. Pero no será porque se impongan y se empeñen en conducir nuestro camino, sino porque, siendo humildes y transparentes, nos remiten a nuestro propio “maestro interior”.

No necesitamos pastores, sino compañeros de camino, acompañantes lúcidos y humildes, compartiendo aquello que a cada cual se nos ha regalado experimentar.

¿Escucho y sigo a mi maestro interior?

Enrique Martínez Lozano

El buen pastor da la vida por las ovejas. Tú das tu vida por mí

En las democracias actuales, podría parecer que los líderes, jefes y dirigentes actúan en favor de los pueblos, pues no se imponen como si fueran imprescindibles para la comunidad sino que son elegidos. Mas el asunto es algo más complejo. A lo largo de la historia se constata que las actitudes de éstos, inspiradas casi siempre en la voluntad de poder y de dominio, se van alejando paulatinamente de los principios fundamentales del Bien Común general y la convivencia respetuosa. ¿No son éstos capaces de llegar a acuerdos y recuperar el diálogo social que benefician mayormente a las personas que viven y trabajan en un mismo país?       

También en la Iglesia se corre este riesgo, es decir, que los servidores se conviertan en gobernadores y que el trabajo pastoral se confunda con el ejercicio de un poder. Francisco insiste en que no se puede poner un beneficio particular o propio por encima del bien común, y la Doctrina Social nos recuerda sus dos pilares: la dignidad de la persona y el bien común. Pero, lamentablemente, no parece que vayamos por este camino. Ni en la sociedad civil ni en la Iglesia.

La actitud de Jesús en cuanto Pastor, nunca se acaba de aprender. El líder verdadero o el pastor bueno es el que sabe dejar de serlo en beneficio del pueblo. De hecho, da la vida por él, por los demás; no es buen pastor aquel que manipula o vive a costa del rebaño sembrando la división o el odio e incluso entrando en abierta confrontación con otros pastores  para conservar su liderazgo, sus votos. El verdadero dirigente ayuda a que la comunidad sea capaz de afrontar responsablemente su propio destino. Jesús, el Buen Pastor, alienta, exhorta y sostiene al ser humano para que se haga pastor de su propia vida, en solidaridad con los demás, con sus hermanos, e incluso con las “ovejas” de otros rediles.

La autoridad, pues, en la sociedad y en la Iglesia es un servicio comprometido, exigente, no exento de sinsabores y, llegado el caso, expuesto a dar la vida en defensa de la comunidad, de los hombres y mujeres que integran el pueblo de Dios, con sus luces y sus sombras. Jesús encarna el modelo ideal, único de Pastor. Hemos oído hasta la saciedad, que los pastores en la Iglesia son los sacerdotes y obispos y el resto del pueblo, ovejas, borregos. Nada más lejos de lo que nos quiere decir el texto evangélico. Todos somos ovejas del mismo y Único Pastor. Jesús da la vida, es decir, se arriesga, se ofrece él mismo y se implica, desde el inicio de su vida pública, en la liberación y el servicio a los demás, especialmente a los más vulnerables. Se desvive por todos y esa entrega, por amor, se manifiesta día a día.

El vínculo íntimo, profundo que se da entre Cristo resucitado, oculto, y la persona, objeto de su entrega y su amor incondicional, es el conocimiento mutuo que va haciéndose cada vez más perfecto e intenso en virtud del Espíritu que habita en cada ser humano. Y ese vínculo de amor no puede tener otro fin que el llegar a hacerse UNO como el Padre y el Hijo son UNO.

Los lobos, ladrones y oportunistas están al acecho de las almas-ovejas que, distraídas en enredos mentales o ídolos engañosos, no se prestan a escuchar la voz del Pastor, de la Verdad. Mas, llegada su hora, también éstas serán atraídas hacia el Amor, destino final de todas las almas-ovejas.

La división de los cristianos en rebaños diferentes y antagónicos se debe en parte a planteamientos interesados y egoístas por parte de algunos “pastores”. El verdadero centro del ecumenismo o, mejor, del panenteísmo será el compromiso decidido a favor del “rebaño”, como quiera que se llame. (“La creencia de que el Ser de Dios influye y penetra todo el universo, de tal modo que cada parte de éste existe en Él, pero este Ser es más que, y no se agota en, el universo“. Es un modelo de relación libre, recíproca: Dios en el mundo y el mundo en Dios, al tiempo que cada uno sigue siendo distinto. La relación es mutua, aunque las diferencias existen y son respetadas. La absoluta diferencia entre Creador y creatura queda envuelta y abrazada por Dios, que es todo en todo).    

La condición de Hijo/a de Dios es gratuitamente ofrecida a todo ser humano. Éste, a lo largo de su vida, buscará en su interior el camino que le conduce hacia Él.

Sin duda, todos hemos conocido y conocemos personas que se han des-vivido y han amado “hasta el extremo”, dándonos ejemplo y enseñándonos que, aun con las limitaciones humanas, es posible darse con generosidad, amar con gratuidad, actuar con valentía, defender lo débil, lo pequeño, lo vulnerable, lo perdido.

Decir hoy Resurrección, significa reconstruir entendimientos, superar desacuerdos, recuperar los sueños rotos, la utopía del ser cristiano, renovar las relaciones humanas, rescatar, a través de diferentes medios, las vidas en peligro, apostar por los crucificados de la historia.

“Creer en la resurrección es un compromiso liberador en el aquí y ahora, haciendo posible una nueva humanidad de justicia y equidad”. “Es, asimismo, liberación de todo tipo de esclavitudes interiores, rencores, xenofobias, supremacismos, odios, ataduras al pasado, miedos, pensamientos tóxicos, preocupación por cosas que no tienen sentido, obsesión por acumular dinero, prestigio y placeres”, como señala atinadamente, Fernando Bermúdez López.

Decir Buen Pastor es escuchar Su Voz, hacernos partícipes de su Presencia viva en medio de nosotros, sin hacer discriminaciones por razón de sexo, raza, etnia, género, estatus social, motivos religiosos, diferencias físicas, políticas, de edad, etc. (Hch 10,34  ss). En definitiva, es creer que así me conoce a mí, con mis sueños y mis desolaciones, con mis talentos y mis limitaciones. ¿Me dejo/nos dejamos cuidar por Él?

¡Shalom!

Mª Luisa Paret

Comentario – Domingo IV de Pascua

(Jn 10, 11-18)

Ahora Jesús se presenta como el buen pastor, y da dos motivos por los cuales él es el buen pastor: porque da la vida por sus ovejas (11-13), y porque las conoce íntimamente y se da a conocer, se une a ellas en una íntima comunión (14-16).

Es interesante advertir que este capítulo habla repetidamente de los falsos y malos pastores. De hecho, Jesús pronuncia este discurso en la fiesta de la dedicación del templo (v. 22), donde se recordaba también a las malas autoridades judías que, por sus intereses personales, habían provocado la profanación del templo (2 Mac 4, 7). Esas autoridades judías se habían convertido en un símbolo de los jefes que no saben cuidar a las ovejas, que traicionan a su pueblo. En la época de Jesús esos falsos pastores eran sobre todo algunos fariseos, a los que Jesús llamaba ciegos (9, 3941). Ellos pretendían defender la Ley de Dios, pero en realidad sólo querían cuidar su poder y usar a la gente al servicio de sus necesidades. Jesús en cambio es el buen pastor, él no tiene más interés que dar la vida por las ovejas; él no las mira como una masa que puede dominar para saciar su ego, sino que conoce a cada una en particular, la llama por su nombre, tiene intimidad con cada una de ellas, porque todas son importantes y sagradas para él.

Ningún ser humano podrá cuidarnos en todo sentido, en todo momento, en todo lo que nos toque vivir, ninguno puede llegar a nuestra vida interior para cuidarnos allí donde también se introducen tantas cosas que nos hacen daño. Por eso sólo Jesús puede ser el buen pastor de nuestras vidas siempre amenazadas. Y recordemos que la peor amenaza para nuestras vidas no viene de la inseguridad externa, de la violencia de las armas, sino de los rencores y envidias que nos dominan, de las tristezas, de los egoísmos, de los miedos, de los recuerdos que nos obsesionan, de los pensamientos vanos que nos atontan.

Oración:

“Señor Jesús, tú eres mi buen pastor; tú me miras con verdadero aprecio, me conoces personalmente y me tratas con respeto y delicadeza. Para ti soy realmente importante, y no me buscas por interés, por codicia o por vanidad. Gracias Señor”.

 

VÍCTOR M. FERNÁNDEZ
El Evangelio de cada día

Gaudium et Spes – Documentos Vaticano II

Ayuda que la Iglesia, a través de sus hijos,
procura prestar al dinamismo humano

43. El Concilio exhorta a los cristianos, ciudadanos de la ciudad temporal y de la ciudad eterna, a cumplir con fidelidad sus deberes temporales, guiados siempre por el espíritu evangélico. Se equivocan los cristianos que, pretextando que no tenemos aquí ciudad permanente, pues buscamos la futura, consideran que pueden descuidar las tareas temporales, sin darse cuanta que la propia fe es un motivo que les obliga al más perfecto cumplimiento de todas ellas según la vocación personal de cada uno. Pero no es menos grave el error de quienes, por el contrario, piensan que pueden entregarse totalmente del todo a la vida religiosa, pensando que ésta se reduce meramente a ciertos actos de culto y al cumplimiento de determinadas obligaciones morales. El divorcio entre la fe y la vida diaria de muchos debe ser considerado como uno de los más graves errores de nuestra época. Ya en el Antiguo Testamento los profetas reprendían con vehemencia semejante escándalo. Y en el Nuevo Testamento sobre todo, Jesucristo personalmente conminaba graves penas contra él. No se creen, por consiguiente, oposiciones artificiales entre las ocupaciones profesionales y sociales, por una parte, y la vida religiosa por otra. El cristiano que falta a sus obligaciones temporales, falta a sus deberes con el prójimo; falta, sobre todo, a sus obligaciones para con Dios y pone en peligro su eterna salvación. Siguiendo el ejemplo de Cristo, quien ejerció el artesanado, alégrense los cristianos de poder ejercer todas sus actividades temporales haciendo una síntesis vital del esfuerzo humano, familiar, profesional, científico o técnico, con los valores religiosos, bajo cuya altísima jerarquía todo coopera a la gloria de Dios.

Competen a los laicos propiamente, aunque no exclusivamente, las tareas y el dinamismo seculares. Cuando actúan, individual o colectivamente, como ciudadanos del mundo, no solamente deben cumplir las leyes propias de cada disciplina, sino que deben esforzarse por adquirir verdadera competencia en todos los campos. Gustosos colaboren con quienes buscan idénticos fines. Conscientes de las exigencias de la fe y vigorizados con sus energías, acometan sin vacilar, cuando sea necesario, nuevas iniciativas y llévenlas a buen término. A la conciencia bien formada del seglar toca lograr que la ley divina quede grabada en la ciudad terrena. De los sacerdotes, los laicos pueden esperar orientación e impulso espiritual,. Pero no piensen que sus pastores están siempre en condiciones de poderles dar inmediatamente solución concreta en todas las cuestiones, aun graves, que surjan. No es ésta su misión. Cumplen más bien los laicos su propia función con la luz de la sabiduría cristiana y con la observancia atenta de la doctrina del Magisterio.

Muchas veces sucederá que la propia concepción cristiana de la vida les inclinará en ciertos casos a elegir una determinada solución. Pero podrá suceder, como sucede frecuentemente y con todo derecho, que otros fieles, guiados por una no menor sinceridad, juzguen del mismo asunto de distinta manera. En estos casos de soluciones divergentes aun al margen de la intención de ambas partes, muchos tienen fácilmente a vincular su solución con el mensaje evangélico. Entiendan todos que en tales casos a nadie le está permitido reivindicar en exclusiva a favor de su parecer la autoridad de la Iglesia. Procuren siempre hacerse luz mutuamente con un diálogo sincero, guardando la mutua caridad y la solicitud primordial pro el bien común.

Los laicos, que desempeñan parte activa en toda la vida de la Iglesia, no solamente están obligados a cristianizar el mundo, sino que además su vocación se extiende a ser testigos de Cristo en todo momento en medio de la sociedad humana.

Los Obispos, que han recibido la misión de gobernar a la Iglesia de Dios, prediquen, juntamente con sus sacerdotes, el mensaje de Cristo, de tal manera que toda la actividad temporal de los fieles quede como inundada por la luz del Evangelio. Recuerden todos los pastores, además, que son ellos los que con su trato y su trabajo pastoral diario exponen al mundo el rostro de la Iglesia, que es el que sirve a los hombres para juzgar la verdadera eficacia del mensaje cristiano. Con su vida y con sus palabras, ayudados por los religiosos y por sus fieles, demuestren que la Iglesia, aun por su sola presencia, portadora de todos sus dones, es fuente inagotable de las virtudes de que tan necesitado anda el mundo de hoy. Capacítense con insistente afán para participar en el diálogo que hay que entablar con el mundo y con los hombres de cualquier opinión. Tengan sobre todo muy en el corazón las palabras del Concilio: “Como el mundo entero tiende cada día más a la unidad civil, económica y social, conviene tanto más que los sacerdotes, uniendo sus esfuerzos y cuidados bajo la guía de los Obispos y del Sumo Pontífice, eviten toda causa de dispersión, para que todo el género humano venga a la unidad de la familia de Dios”.

Aunque la Iglesia, pro la virtud del Espíritu Santo, se ha mantenido como esposa fiel de su Señor y nunca ha cesado de ser signo de salvación en el mundo, sabe, sin embargo, muy bien que no siempre, a lo largo de su prolongada historia, fueron todos sus miembros, clérigos o laicos, fieles al espíritu de Dios. Sabe también la Iglesia que aún hoy día es mucha la distancia que se da entre el mensaje que ella anuncia y la fragilidad humana de los mensajeros a quienes está confiado el Evangelio. Dejando a un lado el juicio de la historia sobre estas deficiencias, debemos, sin embargo, tener conciencia de ellas y combatirlas con máxima energía para que no dañen a la difusión del Evangelio. De igual manera comprende la Iglesia cuánto le queda aún por madurar, por su experiencia de siglos, en la relación que debe mantener con el mundo. Dirigida por el Espíritu Santo, la Iglesia, como madre, no cesa de “exhortar a sus hijos a la purificación y a la renovación para que brille con mayor claridad la señal de Cristo en el rostro de la Iglesia”.

Lectio Divina – Domingo IV de Pascua

INTRODUCCIÓN

“En tiempo de Jesús, los pastores tenían mala fama. El oficio de pastor estaba en las listas de “oficios despreciados”. Porque tenían fama de tramposos y ladrones (J. Jeremías). El contraste es Jesús, que considera a las ovejas como algo tan suyo que por ellas se deja la vida. Es más, también siente como suyas las “otras ovejas” que llenan el ancho mundo” (P. Castillo).

TEXTOS BÍBLICOS

1ª Lectura: Hech. 3,13-15.17-19     –     2ª Lectura: 1Jn. 2,1-5

EVANGELIO

Jn. 10,11-18

«Yo soy el buen Pastor. El buen pastor da la vida por las ovejas; el asalariado, que no es pastor ni dueño de las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; y el lobo hace estragos y las dispersa; y es que a un asalariado no le importan las ovejas. Yo soy el buen Pastor, que conozco a las mías y las mías me conocen, igual que el Padre me conoce y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas. Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil; también a ésas las tengo que traer, y escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño, un solo Pastor. Por esto me ama el Padre, porque yo entrego mi vida para poder recuperarla. Nadie me la quita, sino que yo la entrego libremente. Tengo poder para entregarla y tengo poder para recuperarla: este mandato he recibido de mi Padre.»

REFLEXIÓN

Tal vez la mejor explicación al evangelio de hoy sea el salmo 23: El Señor es mi Pastor. De él se ha dicho: “Es el ruiseñor de los salmos: pequeño y con un plumaje ordinario; que canta tímidamente en la sombra, pero su canto ha llenado el mundo entero con una preciosa melodía; más bella no se puede concebir. Bendito el día en que nació este salmo, pues ha calmado él solo, más dolor que toda la filosofía del mundo” (H.W. Becher). En realidad nos habla de Yavé bajo dos imágenes: Dios como Pastor y Dios como Anfitrión. Dos imágenes que recorren la experiencia del Pueblo. El Señor guía al pueblo por el desierto como un rebaño, dándole agua, comida y reposo.  (Vida nómada). Al llegar a la tierra prometida (vida sedentaria) le recibe como Anfitrión en su tierra.  Veamos la primera parte. Especiales sensaciones que despierta:

1.– NADA ME FALTA. Sensación de plenitud

Frente a nuestras constantes experiencias de que, en esta vida, todo se nos queda corto, nada nos llena, nada nos satisface, la experiencia del salmista es que Dios le llena del todo. Es lo que sentía Teresa de Jesús: SOLO DIOS BASTA. Y esta frase en Teresa no quiere decir que se pasa todo el día rezando y no le interesan ya las demás cosas. Su vida concreta lo desmiente.  Quiere decir: que cuando Dios no está en nuestra vida, todo suena a vacío; en cambio cuando está, todo se llena de sentido.

2.– EN VERDES TRADERAS ME HACE RECOSTAR. Sensación de bienestar.

Sabemos por experiencia que un campo de hierba verde relaja nuestra vista. Y nada más gratificante que descansar en la hierba después de una caminata en un día de bochorno. La tierra, la madre tierra, me acoge, me abraza, me acaricia. Y esa tierra maternal es Dios para el salmista. Entonces, ¿qué es orar? Descansar en Dios.  Y ¿dónde descansa mejor un niño? En los brazos de su mamá. Lo decía muy bien San Agustín: «Nos has hecho, Señor, para Ti y nuestro corazón va de tumbo en tumbo mientras no descansa en Ti”.

3.– AUNQUE PASE POR CAÑADAS OSCURAS NADA TEMO. Sensación de seguridad.

Hay en el rebaño un momento de inquietud. Las ovejas, al llegar la noche, les llega el miedo y el azoramiento.  Pierden el sentido de orientación y no saben dónde están. ¿Quién les quita el miedo? El golpe seco del cayado del Pastor. !Ahí está! Estamos en los domingos de Pascua.  ¿Quién será capaz de quitar nuestros miedos en esta situación de pandemia? ¿Y cuando tengamos que atravesar esa “cañada oscura de la muerte”?  Es el Buen Pastor que dando un golpe seco a la muerte, va delante de nosotros a prepararnos sitio.  Porque donde Él está, quiere que estemos también nosotros (Jn. 14,1-3). 

4.– PORQUE TÚ VAS CONMIGO.

         Es muy interesante este quiebro literario del salmista. Hasta ahora siempre ha hablado en tercera persona: en forma narrativa: Me conduce, me hace recostar… Y, de repente, pasa a la segunda persona en forma exclamativa: ¡Tú vas conmigo! Es una exclamación jubilosa. Ese Dios sobre el que ha ido reflexionando, ahora lo siente vivo, cercano, íntimo. Una cosa es hablar de Dios y otra sentirlo dentro, gustarlo, saborearlo, disfrutarlo. Hay que saber pasar de la tercera persona a la segunda.

PREGUNTAS

1.– Cuando hablo de Dios, ¿De qué Dios estoy hablando?  ¿Del Dios aprendido en libros o del Dios experimentado en la vida?  

2.– Creo en Cristo Resucitado. ¿Y todavía sigo teniendo miedo a la muerte?

3.- ¿Soy agua para tanta gente sedienta? ¿Soy seguridad para tanta gente insegura? ¿Soy alegría para tanta gente triste?  Y si no soy eso ¿qué soy?

ESTE EVANGELIO, EN VERSO, SUENA ASI

¡Cómo nos gusta rezarte
con el salmo de alabanza:
“El Señor es mi Pastor
y con Él nada me falta”!
Eres, Señor, Buen Pastor
y con amor nos regalas
praderas de hierba fresca
con el Pan de tu Palabra.
Eres, Señor, Buen Pastor
y nuestras fuerzas reparas
en las fuentes de agua viva
que brotan de tus entrañas.
Eres, Señor, Buen Pastor.
Con el sol cada mañana
nos llamas por nuestro nombre
y seguimos tu llamada.
Eres, Señor, Buen Pastor.
En las oscuras cañadas
nos libras de los peligros,
con tu cayado y tu vara.
Eres, Señor, Buen Pastor.
Tú siempre nos acompañas.
Das la vida por nosotros.
A Ti, Señor, Buen Pastor,
con gozo te damos gracias.
Por muchos años sin término
viviremos en tu casa.

(Estos versos los compuso José Javier Pérez Benedí)

ORACIÓN EN TIEMPO DE LA PANDEMIA.

Señor Resucitado: Mora en cada uno de nuestros corazones, en cada enfermo del hospital, en todo el personal médico, en los sacerdotes, religiosos y religiosas dedicados a la pastoral de la salud, en los gobernantes de las naciones y líderes cívicos, en la familia que está en casa, en nuestros abuelos, en la gente encarcelada, afligida, oprimida y maltratada, en personas que hoy no tienen un pan para comer, en aquellos que han perdido un ser querido a causa del coronavirus u otra enfermedad. Que Cristo Resucitado nos traiga esperanza, nos fortalezca la fe, nos llene de amor y unidad, y nos conceda su paz. Amén

Jesús el único pastor que nos debe guiar a todos

Este texto está enmarcado en un contexto más amplio de polémica entre Jesús y los fariseos, después de la curación del ciego de nacimiento. Quien no entra por la puerta, es ladrón y bandido. Quien no es dueño de las ovejas, sino asalariado, no está dispuesto a dar la vida por ellas. No se trata de una propuesta anodina sino de una denuncia en toda regla. Todo poder que no se pone al servicio del pueblo es contrario a Dios. Hemos abandonado los relatos pascuales, pero no nos salimos del tema pascual, la Vida.

No es verosímil que Jesús se declarara pastor de nadie. Este evangelio se escribió setenta años después de morir Jesús y nos cuenta no lo que dijo sino lo que aquellos cristianos pensaban de Jesús. Ellos sí se sentían dirigidos por Jesús e intentaban seguir sus directrices. En el AT el título se aplicaba a Dios o a los dirigentes. En tiempo de Jesús, el pastor era, casi siempre, el dueño de un pequeño número de ovejas, a las que cuidaba como si fueran miembros de la familia, incluso, cobijándolas bajo el mismo techo, llamándolas por su nombre propio. De ellas dependía el sustento de la familia.

El pastor modelo está en contraposición con el mercenario. El pastor, que es dueño de las ovejas, actúa por amor y no le importa arriesgar su propia persona para defenderlas de cualquier peligro. El mercenario actúa por dinero, las ovejas le traen sin cuidado. En (4 Esd 5,18) dice: “No nos abandones como pastor a su rebaño en poder de lobos dañinos”. La figura del lobo está en paralelo con la del ladrón y bandido, que arrebata y dispersa. Precisamente lo contrario de lo que hace Jesús, reunir las ovejas dispersas (Jn 11,52)

La imagen del pastor fue muy utilizada en el AT. Se aplicó a los dirigentes, muchas veces para llamar la atención de que no cumplían con su deber. Se aplicó al mismo Dios que, cansado de los malos pastores, terminaría por apacentar Él mismo a su rebaño. La única idea original de Jn es la de dar la vida por las ovejas. Seguramente es una interpretación de la vida y muerte de Jesús como servicio a los hombres. No se trata de un discurso de Jesús, sino de una manera de trasmitir lo que aquellos cristianos pensaban sobre él.

Yo soy el buen pastor. No se trata de resaltar el carácter de bondad o dulzura. La traducción oficial devalúa la expresión. “Bueno” en griego, sería agathos. Kalos significa bello, ideal, excelente, único en su género. Denota perfección suma. No se dice solo de las personas (el vino en la boda de Caná, Jn 2,10). Pastores “buenos” puede haber muchos. Pastor ideal solo puede haber uno. El tomar el evangelio que acabamos de oír como excusa para hablar de los obispos y de los sacerdotes no tiene ni pies ni cabeza. La tarea de los dirigentes no tiene nada que ver con lo que nos quiere decir el evangelio.

El buen pastor se entrega él mismo por las ovejas. La vida (psukhên) se identifica con la persona. En griego existen tres palabras para designar vida: “bios”, “zoê” y “psukhê”. No significan lo mismo, y por eso pueden causar confusión. Psukhên significa persona, es decir, capacidad de sentimientos y afectos. “Tithesin” no significa dar, sino poner, o mejor, exponer, arriesgar. Como pastor excelente, Jesús pone su persona al servicio de los demás durante toda la vida. Jesús se desvive por los demás.

Desvivirse: Mostrar incesante y vivo interés, solicitud o amor por una persona (DRAE). Es exactamente lo que quiere decir aquí Juan de Jesús. La entrega de la vida física es la manifestación extrema de su continua entrega durante toda su vida. Quien no ama hasta dar la vida no es auténtico pastor. El máximo don de sí es la comunica­ción plena de lo que él es. No se trata de que, por su muerte, se nos conceda algo venido de fuera. Se trata de que su Vida, puesta al servicio de todos, prende y se desarrolla en nosotros.

Conozco a las mías y las mías me conocen. No se trata de un conocimiento a través de los sentidos o de la razón. En el AT el conocimiento y el amor van siempre juntos. Ese conocimiento mutuo es una relación íntima, por la participa­ción del Espíritu. Esta reciprocidad nos lanza a años luz de la simple imagen de oveja y pastor. Este mutuo conocimiento-a­mor lo compara con el que existe entre Jesús y el Padre. La comunidad de Jesús no es una filiación externa, sino una experiencia-vivencia de amor.

Tengo otras ovejas que no son de este atrio. Sitúa Juan su evangelio en el amplio contexto de la creación. De ahí deduce la visión universalista de la misión de Jesús. Los supuestos privilegios del pueblo de Israel desaparecen. Ya en el prólogo habla de la “luz que ilumina a todo hombre”. Nada que ver con creernos elegidos o pensar en un Dios propiedad exclusiva nuestra. Todas las religiones han caído en esa trampa; la nuestra ha sido la más exagerada en esa reivindicación de una exclusividad de Dios.

Un solo rebaño, un solo pastor. La ausencia de conjunción “y” o preposición “con” entre los dos términos, indica que la relación entre Jesús y el rebaño no es de yuxtaposición ni de compañía. Jesús, como fuente de Vida, es el aglutinante que constituye la comunidad como tal. No puede ser encerrada en institución alguna. Su base es la naturaleza del hombre acabado por el Espíritu que da cohesión interior. Jesús no ha creado un corral donde meter sus ovejas; todos los hombres forman parte de su rebaño.

El dar Vida empalma con el tiempo de Pascua, porque la experiencia pascual es que Jesús les comunica Vida. Nosotros tenemos la posibilidad de hacer nuestra esa Vida. Se trata de la misma Vida de Dios. “El Padre que vive me ha enviado y yo vivo por el Padre; del mismo modo el que me come vivirá por mí”. El que me come, quiere decir el que me hace suyo, el que se identifica con mi manera de ser, de pensar, de actuar, de vivir. Si Jesús es pan de Vida, no es porque lo comemos sino porque nos dejarnos comer.

En la medida que cada uno de nosotros hayamos hecho nuestra esa Vida, estaremos dispuestos a desvivirnos por los demás. El salir de sí mismo e ir a los demás para potenciar sus Vidas no depende de las circunstancias; es un movimiento que tiene su origen en esa misma Vida. El amor que nos pidió Jesús está reñido con cualquier clase de acepción de personas. No estamos acostumbrados a tener este detalle en cuenta, y así creemos que es amor lo que no es más que recíproco interés o simpatía visceral.

Meditación-contemplación

“Yo doy mi vida por las ovejas”.
No se trata de dar la vida muriendo,
sino de poner toda tu vida al servicio de los demás.
Solo lo que se da, se gana.
Todo lo que se guarda, se pierde.

Fray Marcos

Pasado, presente y futuro

En los domingos anteriores se han recordado diversas apariciones de Jesús resucitado. A partir de este domingo, y hasta la Ascensión, las lecturas del evangelio, tomadas siempre del evangelio de Juan, se centrarán en diversos aspectos de la relación entre Jesús y el cristiano: buen pastor, vid y sarmientos, mandamiento nuevo, oración sacerdotal.

No es fácil encontrar una relación entre las tres lecturas de hoy porque se usan imágenes muy distintas: Piedra angular para hablar de Jesús (1ª lectura); Padre e hijos para hablar de Dios y nosotros (2ª lectura); pastor y rebaño, para hablar de Jesús y nosotros (evangelio). Buscando una relación entre ellas la vería en el ritmo del tiempo (pasado, presente y futuro) de Jesús y de nosotros.

Pasado y presente de Jesús (Hechos 4,8-12)

El domingo pasado leímos parte del discurso pronunciado por Pedro después de la curación de un paralítico, atribuida a Jesús, condenado a muerte por las autoridades pero resucitado por Dios. Los sacerdotes, el comisario del templo y los saduceos se irritan al escuchar sus palabras, y al día siguiente los convocan ante el Consejo y los interrogan.

En la respuesta de Pedro hay que recordar que, para un judío, el nombre equivale a la persona. El nombre de Jesús es Jesús. En estas pocas palabras se resume su pasado y su presente. El pasado ofrece una imagen de Jesús totalmente pasiva: no se recuerda su predicación ni sus milagros. Solo se cuenta lo que hicieron con él las autoridades judías y Dios. Las autoridades lo rechazaron y crucificaron; Dios los resucitó y convirtió en piedra angular. De esto se deduce su situación presente: él es quien ha curado al paralítico y el único que puede salvarnos a todos nosotros.

Presente y futuro del cristiano (1 Juan 3, 1-2)

La 1ª lectura hablaba del pasado y el presente de Jesús. Esta 2ª habla de nuestro presente y nuestro futuro. El presente: somos hijos de Dios. El futuro: seremos semejantes a Dios. Cuando nace un niño siempre se buscan parecidos con el padre, la madre y otros miembros de la familia. Para el autor de la carta, nuestra semejanza con Dios no es algo que se perciba ya desde ahora; se manifestará en el futuro, cuando veamos a Dios cara a cara. Pero eso no impide que seamos ya realmente hijos de Dios. Lástima que esto no se valore. Si fuéramos hijos de un deportista famoso o de un cantante de moda, todos querrían hacerse una foto con nosotros.

Pasado y futuro de Jesús (Juan 10, 11-18)

La imagen del pastor era frecuente en el Antiguo Oriente para referirse al rey: simbolizaba la relación correcta con sus súbditos, que no debía ser despótica sino preocupada por su bienestar. Jesús se la aplica, pero llegando a un extremo que no se da entre los pastores: da la vida por sus ovejas. Es cierto que un pastor, a diferencia del asalariado, está dispuesto a luchar con el lobo para defender al rebaño. Pero no es normal que esté dispuesto a morir por sus ovejas. A tanto no llega. Jesús, en cambio, ve así su misión: dar la vida por ellas. No lo hace por obligación, forzado, sino libremente. Sabiendo que esa vida que entrega la podrá recuperar. Y esto tampoco puede hacerlo un pastor normal y corriente. Aunque el evangelio hable de Jesús como «el buen pastor» debería haber dicho: bueno y excepcional.

Este pasaje concede también especial importancia al futuro de Jesús: a su labor con respecto a otras ovejas, a las que debe buscar para que haya un solo rebaño y un solo pastor. Es una referencia a las comunidades cristianas que se irían formando en países paganos, y a todos nosotros.

Relacionando las tres lecturas, Jesús, buen pastor, nos ha salvado y nos ha conseguido el ser hijos de Dios. A nosotros nos corresponde escuchar su voz y agradecerle el don que nos ha hecho.

José Luis Sicre

Que quede bien claro

Una tentación que tenemos es “ponernos medallas”, es decir, atribuirnos hechos, acciones, palabras… que no son nuestras ni nos corresponden, pero que nos hacen quedar bien ante los demás. Esto es algo que hacemos pero que, a la vez, nos provoca rechazo cuando otros se atribuyen méritos que son nuestros. Por eso en ocasiones queremos que quede bien claro lo que nosotros hemos hecho o dicho, para que no haya lugar a dudas o confusiones.

En la 1ª lectura hemos escuchado unas palabras de Pedro. Antes del pasaje que hemos leído, Pedro había curado a un cojo de nacimiento y las autoridades lo interrogan. Pedro, desde su posición preeminente en la comunidad cristiana, podría haberse atribuido el mérito de la curación para llamar la atención de la gente y mostrarse como alguien con poder, pero su respuesta va en otra dirección: quede bien claro a todos vosotros y a todo Israel que ha sido el Nombre de Jesucristo el Nazareno.

Al curar al cojo de nacimiento, Pedro le había dicho: No tengo plata ni oro, pero te doy lo que tengo: en nombre de Jesucristo Nazareno, levántate y anda. Pedro es muy consciente de sus limitaciones, de las tres veces que negó a Jesús, de cómo se entristeció cuando Jesús, ya resucitado, le preguntó por tercera vez si lo amaba, y de su respuesta humilde: Señor, tú conoces todo, tú sabes que te quiero. Por eso ahora no va a atribuirse méritos que no le corresponden y quiere que quede bien claro que quien ha curado al cojo de nacimiento es el nombre de Jesucristo Nazareno, a quien Dios resucitó de entre los muertos.

La actitud de Pedro es una lección para todos nosotros, en este cuarto domingo de Pascua, en el que Jesús se nos muestra como el Buen Pastor. No pensemos que ser “pastores” corresponde sólo a obispos, presbíteros y personas de especial consagración, porque todos los bautizados, que somos y formamos la Iglesia, estamos llamados a ser “pastores”. Todos tenemos cerca a alguien que necesita nuestra atención y cuidado, nuestro testimonio, y cada día se nos presentan oportunidades para ejercer ese pastoreo, pero ninguno de nosotros puede decir de sí mismo: Yo soy el Buen Pastor.

Y es cierto que entre los miembros de la Iglesia hay ejemplos admirables de entrega a los demás, pero en lo más cotidiano a veces no cuidamos que quede bien claro que el Pastor es Jesús, no nosotros, y que lo que hacemos, lo hacemos en su Nombre, no por nuestros méritos personales. No se trata de ir pregonándolo constantemente; primero está el testimonio personal, como escribió el Papa Francisco: “la comunidad evangelizadora se mete con obras y gestos en la vida cotidiana de los demás, achica distancias, se abaja hasta la humillación si es necesario, y asume la vida humana, tocando la carne sufriente de Cristo en el pueblo. Los evangelizadores tienen así «olor a oveja» y éstas escuchan su voz”. (Evangelii gaudium 24)

Pero, para que quede bien claro Quien es el Pastor, hemos de estar dispuestos a manifestarlo con normalidad y valentía, como Pedro, cuando alguien nos pregunte la razón de nuestro actuar, porque “la Buena Nueva proclamada por el testimonio de vida deberá ser pues, tarde o temprano, proclamada por la palabra de vida. No hay evangelización verdadera, mientras no se anuncie el nombre, la doctrina, la vida, las promesas, el reino, el misterio de Jesús de Nazaret Hijo de Dios”. (Pablo VI, Evangelii nuntiandi 22).

¿En alguna ocasión me he atribuido hechos, acciones… para quedar bien ante los demás? ¿Alguien se ha atribuido alguna acción mía? ¿Cómo me sentí? ¿Mi actuar cotidiano deja bien claro que mi vida está guiada por Jesucristo? ¿En alguna ocasión he hablado explícitamente de Él?

Todos los que somos y formamos la Iglesia estamos llamados a ser pastores, a atender y cuidar a otros, pero no es suficiente “ser buenas personas” y quedar nosotros bien ante los demás: debemos procurar que quede bien claro que Cristo es el Buen Pastor y que Él es la razón de nuestro actuar.

La actitud de Pedro que hoy hemos contemplado es una llamada para que cuidemos tanto el testimonio que damos de Jesús Resucitado como el modo en que lo damos, para no “ponernos medallas” y que quede bien claro que Él es el centro, el Buen Pastor, y “que no es lo mismo haber conocido a Jesús que no conocerlo, no es lo mismo caminar con Él que caminar a tientas, no es lo mismo poder escucharlo que ignorar su Palabra, no es lo mismo poder contemplarlo, adorarlo, descansar en Él, que no poder hacerlo. No es lo mismo tratar de construir el mundo con su Evangelio que hacerlo sólo con la propia razón. Sabemos bien que la vida con Él se vuelve mucho más plena y que con Él es más fácil encontrarle un sentido a todo”. (Evangelii gaudium 266).