Misa de la comunidad

DOMINGO VI DE PASCUA

SALUDO

Que Dios Padre bueno, que acoge a todas las personas, nos muestra su Rostro en Jesús y nos ayuda con su Espíritu, esté con nosotros.

ENTRADA

De nuevo nos reunimos para celebrar la Eucaristía. Y si nos hemos apartado del Buen Pastor y de la Vid verdadera, vuelve con fuerza la Pala­bra del Padre que nos sigue animando para vivir con esperanza y para que proclamemos su gloria, su grandeza, una grandeza que no esta en los tem­plos, ni en las grandes reflexiones sino en la vida humana, para todos y con dignidad. Dios es Amor, un Amor que se hace realidad, se hace his­toria y entrega en Jesús, sin reservas de ningún tipo, hasta dar la vida. Una Vida que ni siquiera la muerte nos ha podido arrebatar.

Deseando hacer nuestro el mandato de Jesús  amaros unos a otros-. comenzamos nuestra Eucaristía.

ACTO PENITENCIAL

Dios Padre acepta al que lo tome y practica la justicia, nos dice cl apóstol; pidamos su gracia y su perdón:

  • Tú, que no haces distinciones porque a todos nos quieres por igual. SEÑOR, TEN PIEDAD.
  • Tú, que nos revelas el rostro amoroso del Padre. CRISTO, TEN PIE­DAD.
  • Tú, que alientas cl deseo humano de vivir en tu amor. SEÑOR, TEN PIEDAD.

Oración: Concédenos, Señor, rechazar cl atractivo del mal y la violencia, y ser artífices del bien y la fraternidad. Por Jesucristo nuestro Señor.

ORACIÓN COLECTA

Dios Padre nuestro, que nos has elegido por amor y nos das a conocer tu rostro en Jesús Resucitado; míranos con bondad y haznos capaces de responder a tu amor con el nuestro, y a tu entrega con nuestro esfuerzo para que tu Reino esté cada día más presente entre nosotros. Por nuestro Señor Jesucristo.

LECTURA NARRATIVA

En este texto que vamos a escuchar veremos la conversión do Corne­lio, que es una figura que nos habla de cómo el cristianismo rompe mol­des y fronteras y se va abriendo al mundo de los gentiles; el Espíritu hace posible el crecimiento de la Comunidad.

LECTURA APOSTÓLICA

El amor consiste en que Dios nos ha amado primero y nos da su vida por medio de Jesús. Todo lo que hagamos es sólo respuesta a la invitación de Dios: amaros unos a otros. Esta llamada de Dios a las personas forma parte central del mensaje cristiano que, con nuestro estilo de vida, tene­mos que hacer creíble en medio del mundo.

LECTURA EVANGÉLICA

Estamos llamados a vivir y a permanecer en cl amor; por eso Dios nos hace sus hijos y nos destina a dar fruto abundante; el mundo nos necesita para que el amor del Padre Ilegue a todas las personas; la prueba de que permanecemos unidos a Jesús son los frutos: no es posible vivir con Jcsús y quc esa unidad no se traduzca en amor y justicia

ORACIÓN DE LOS FIELES

A Jesús resucitado, vida y esperanza de la humanidad entera, orémosle diciendo:  

1.- Por la Iglesia, por todos los que la formamos. Para que experimentemos cada día que Dios es amor y demos testimonio de Él con nuestra vida. OREMOS:

2.- Por todos los cristianos que viven en países donde son perseguidos. Para que el Señor resucitado les dé fuerza para mantenerse fieles en la fe. OREMOS:

3.- Por los enfermos. Para que encuentren fortaleza y consuelo en Dios y en los que están a su lado. OREMOS:

4.- Por los que cuidan a los enfermos, en casa o en los hospitales. Para que lo hagan con mucho cariño y sepan transmitir paz y confianza. OREMOS:

5.- Por los agricultores, en la proximidad de la fiesta de su patrono, san Isidro. Para que puedan vivir dignamente de su trabajo y sea más reconocida su función social. OREMOS:

6.- Por nosotros. Para que cumplamos la misión que nos ha confiado el Señor de ir por todo el mundo dando testimonio del Evangelio, y que esta misión dé fruto. OREMOS:

Escucha, Señor Jesús, nuestra oración, y danos tu Espíritu Santo. Tú, que vives y reinas por los siglos.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Con el pan y el vino traemos al altar, Señor, los esfuerzos de las personas buenas por crear paz y fraternidad; acoge estos dones que de Ti mismo hemos recibido y haz que, santificados por tu Espíritu, sean para nosotros comida y bebida de salvación. Por Jesucristo.

PREFACIO

Te damos gracias y te bendecimos, Señor, con nuestra vida que se desvía con las dificultades, pero que nos gustaría orientar una y otra vez hacia Ti. Con la luz de la pascua nos sentimos renovados y felices, abier­tos para asumir la tarca de ser luz en medio de la oscuridad del mundo, participando de modo activo en la tarea de hacer que cese el sufrimiento de las personas.

Tú, Señor. nos haces comprender que la Iglesia está destinada a dar testimonio de la resurrección de Jesús, y que este testimonio sólo cs real cuando llevamos el Evangelio a la vida diaria.

Unidos a quienes te glorifican con su vida, te decimos: Santo, Santo. Santo…

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIóN

Te damos gracias, Dios del amor, por esta celebración que nos ha unido, y te rogamos que sigas haciéndote presente en nuestra vida, pues andamos necesitados de un Padre que nos acoja, nos anime y nos dé la esperanza que haga posible la verdad y la justicia. Por Jesu­cristo.

BENDICIÓN FINAL

  • Que nos bendiga Dios Padre en esta pascua, y que su amor fiel nos guarde de todo mal, Amén.
  • Dios Padre, que nos ha salvado por la Resurrección de Jesús, nos enri­quezca con la nueva vida. Amén.
  • Y a nosotros, que hemos celebrado con gozo la fiesta de pascua, Dios Padre nos conceda alegrarnos con la pascua eterna. Amén.
  • Y la bendición de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y siempre nos acompañe. Amén.