Amor

Amar es permanecer en la certeza de no-separación. No se trata, en primer lugar, de una emoción que puede oscilar ni de una exigencia que se pueda imponer. Es una certeza que se corresponde con la realidad de lo que es: no existe nada separado de nada.

Amar es permanecer de manera consciente en esa certeza y dejarnos vivir desde ella. Por tanto, el amor genuino nace de la comprensión de lo que somos.

El término “permanecer” me parece muy apropiado para expresar la actitud adecuada. Significa conectar y mantenerse en conexión con eso que somos en profundidad. Eso que somos está más allá del cuerpo -aunque lo experimentemos en él-, más allá de la mente -aunque luego podamos pensarlo y hablar de ello-, más allá de los sentimientos y emociones -aunque en ocasiones puedan aparecer con intensidad-…

La puerta que conduce a experimentar el amor que somos es el silencio de la mente. Gracias a él, reconocemos la “espaciosidad” silenciosa como presencia consciente, nuestra identidad más profunda que compartimos con todos los seres: somos uno con todo lo que es.

No eres el yo separado que tu mente piensa, y con el que has podido llegar a identificarte. Ese yo es una forma que aparece en la espaciosidad que eres, la forma o persona en que la consciencia que realmente eres se está desplegando temporalmente. Acogiendo el yo, permanece, más allá de él, en la consciencia que eres.

Esa consciencia constituye la “sustancia” última de todo lo real. Descansa en esa certeza silenciosa. No busques nada, permanece… El silencio te irá revelando el amor, la paz y -en palabras de Jesús- la alegría en plenitud.

En la medida en que te ejercites en permanecer, notarás los efectos que eso produce en tu vida cotidiana; notarás cómo el amor se hace cada vez más presente en tu existencia.

¿Cuido permanecer en conexión consciente con lo que realmente soy, gracias al silencio de la mente?

Enrique Martínez Lozano

II Vísperas – Domingo VI de Pascua

II VÍSPERAS

DOMINGO VI DE PASCUA

INVOCACIÓN INICIAL

V/. Dios mío, ven en mi auxilio
R/. Señor, date prisa en socorrerme.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén. Aleluya.

HIMNO

¿Qué ves en la noche,
dinos, centinela?

Dios como un almendro
con la flor despierta;
Dios que nunca duerme
busca quien no duerma,
y entre las diez vírgenes
sólo hay cinco en vela.

Gallos vigilantes
que la noche alertan.
Quien negó tres veces
otras tres confiesa,
y pregona el llando
lo que el miedo niega.

Muerto le bajaban
a la tumba nueva.
Nunca tan adentro
tuvo al sol la tierra.
Daba el monte gritos,
piedra contra piedra.

Vi los cielos nuevos
y la tierra nueva.
Cristo entre los vivos
y la muerte muerta.
Dios en las ciaturas,
¡y eran todas buenas! Amén.

SALMO 109: EL MESÍAS, REY Y SACERDOTE

Ant. Dios resucitó a Cristo de entre los muertos y lo sentó a su derecha en el cielo. Aleluya.

Oráculo del Señor a mi Señor:
«Siéntate a mi derecha,
y haré de tus enemigos
estrado de tus pies.»
Desde Sión extenderá el Señor
el poder de tu cetro:
somete en la batalla a tus enemigos.

«Eres príncipe desde el día de tu nacimiento,
entre esplendores sagrados;
yo mismo te engendré, como rocío,
antes de la aurora.»

El Señor lo ha jurado y no se arrepiente:
«Tú eres sacerdote eterno,
según el rito de Melquisedec.»

El Señor a tu derecha, el día de su ira,
quebrantará a los reyes.
En su camino beberá del torrente,
por eso levantará la cabeza.

Señor, mis ojos están vueltos a ti,
en ti me refugio, no me dejes indefenso;
guárdame del lazo que me han tendido,
de la trampa de los malhechores.

Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.

Ant. Dios resucitó a Cristo de entre los muertos y lo sentó a su derecha en el cielo. Aleluya.

SALMO 113B: HIMNO AL DIOS VERDADERO

Ant. Abandonasteis los ídolos y os volvisteis al Dios vivo. Aleluya.

No a nosotros, Señor, no a nosotros,
sino a tu nombre da la gloria,
por tu bondad, por tu lealtad.
¿Por qué han de decir las naciones:
“Dónde está su Dios”?

Nuestro Dios está en el cielo,
lo que quiere lo hace.
Sus ídolos, en cambio, son plata y otro,
hechura de manos humanas:

Tienen boca, y no hablan;
tienen ojos, y no ven;
tienen orejas, y no oyen;
tienen nariz, y no huelen;

Tienen manos, y no tocan;
tienen pies, y no andan;
no tiene voz su garganta:
que sean igual los que los hacen,
cuantos confían en ellos.

Israel confía en el Señor:
él es su auxilio y su escudo.
La casa de Aarón confía en el Señor:
él es su auxilio y su escudo.
Los fieles del Señor confían en el Señor:
él es su auxilio y su escudo.

Que el Señor se acuerde de nostoros y nos bendiga,
bendiga a la casa de Israel,
bendita a la casa de Aarón;
bendiga a los fieles del Señor,
pequeños y grandes.

Que el Señor os acreciente,
a vosotros y a vuestros hijos;
benditos seáis del Señor,
que hizo el cielo y la tierra.
El cielo pertenece al Señor,
la tierra se la ha dado a los hombres.

Los muertos ya no alaban al Señor,
ni los que bajan al silencio.
Nosotros, sí, bendeciremos al Señor
ahora y por siempre.

Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.

Ant. Abandonasteis los ídolos y os volvisteis al Dios vivo. Aleluya.

CÁNTICO del APOCALIPSIS: LAS BODAS DEL CORDERO

Ant. Aleluya. La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios. Aleluya.

Aleluya.
La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios,
porque sus juicios son verdaderos y justos.
Aleluya.

Aleluya.
Alabad al Señor, sus siervos todos,
los que le teméis, pequeños y grandes.
Aleluya.

Aleluya.
Porque reina el Señor, nuestro Dios, dueño de todo,
alegrémonos y gocemos y démosle gracias
Aleluya.

Aleluya.
Llegó la boda del Cordero,
Su esposa se ha embellecido.
Aleluya.

Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos.

Ant. Aleluya. La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios. Aleluya.

LECTURA: Hb 10, 12-14

Cristo ofreció por los pecados, para siempre jamás, un solo sacrificio; está sentado a la derecha de Dios y espera el tiempo que falta hasta que sus enemigos sean puestos como estrado de sus pies. Con una sola ofrenda ha perfeccionado para siempre a los que van siendo consagrados.

RESPONSORIO BREVE

R/ Verdaderamente ha resucitado el Señor. Aleluya, aleluya.
V/ Verdaderamente ha resucitado el Señor. Aleluya, aleluya.

R/ Y se ha aparecido a Simón.
V/ Aleluya, aleluya.

R/ Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
V/ Verdaderamente ha resucitado el Señor. Aleluya, aleluya.

CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Aleluya.

Cántico de María. ALEGRÍA DEL ALMA EN EL SEÑOR Lc 1, 46-55

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

El hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de su misericordia
-como lo había prometido a nuestros padres-
en favor de Abraham y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Aleluya.

PRECES

Oremos a Dios Padre, que resucitó a su Hijo Jesucristo y lo exaltó a su derecha, y digámosle:

Guarda, Señor, a tu pueblo, por la gloria de Cristo.

Padre justo, que por la victoria de la cruz elevaste a Cristo sobre la tierra,
— atrae hacia él a todos los hombres.

Por tu Hijo glorificado, envía, Señor, sobre tu Iglesia el Espíritu Santo,
— a fin de que tu pueblo sea, en medio del mundo, signo de la unidad de los hombres.

A la nueva prole renacida del agua y del Espíritu Santo consérvala en la fe de su bautismo,
— para que alcance la vida eterna.

Por tu Hijo glorificado, ayuda, Señor, a los que sufren, da libertad a los presos, salud a los enfermos
— y la abundancia de tus bienes a todos los hombres.

Se pueden añadir algunas intenciones libres

A nuestros hermanos difuntos, a quienes mientras vivían en este mundo diste el cuerpo y la sangre de Cristo glorioso,
— concédeles la gloria de la resurrección en el último día.

Llenos de fe, invoquemos juntos al Padre común, repitiendo la oración que Jesús nos enseñó:
Padre nuestro…

ORACION

Concédenos, Dios todopoderoso, continuar celebrando con fervor estos días de alegría en honor de Cristo resucitado, y que los misterios que estamos recordando transformen nuestra vida y se manifiesten en nuestras obras. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

Amén.

CONCLUSIÓN

V/. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
R/. Amén.

Testigos de lo inédito

La fuente del hacer y el decir de Jesús es Dios mismo, su voluntad. De ahí brota su radical confianza y libertad. Por eso sus palabras son verdaderas y remiten a gestos y acciones liberadoras que son Buena Noticia para las personas más olvidadas y excluidas. Jesús es la ternura y la misericordia de Dios en acción. Creer en Él es reproducir sus obras, con la ayuda del Espíritu, que más que a imitar o repetir esquemas nos mueve a la creatividad y a la novedad del amor en cada contexto y situación. 

También como Felipe, nosotros y nosotras hoy, ante la densidad de la crisis que atravesamos anhelamos reconocer las huellas de Dios en la vida. El Evangelio vuelve a recordarnos que la fe cristiana no se vive en abstracto, sino que remite siempre a la carne, (1 Jn 4,2) a lo concreto, a lo histórico, en definitiva, al ejercicio del amor y su encarnación en gestos, obras y acciones. Un amor que incluye tres dimensiones: el amor a uno y a una misma con  y reconocimiento y la valoración de los propios dones y capacidades para el bien común, el amor interpersonal y el amor político, como nos señala el papa Francisco en Fratelli Tutti.

El evangelista ya en capítulos anteriores nos ha señalado que Dios es amor y por tanto que allá donde detectemos la presencia del amor podemos rastrear las huellas de Dios (Jn 4,12) porque La voluntad de Dios no es” jugar al escondite” con la humanidad, sino que el Dios de Jesús es un Dios accesible. Pero requiere una sensibilidad abierta y depurar nuestras imágenes sobre Él, hacernos conscientes de los ídolos en los que hemos ido deformándolo y que nos impiden descubrir el rostro del Dios vivo: el Abba de Jesús. 

El Abaa de Jesús no nos suple ni nos resuelve nada, pero nos acompaña y sostiene en todo. Un Dios que no actúa directamente en la historia, ni para causar el mal ni para evitarlo, que no es un dios mágico o milagrero, pero que nos asegura que si ponemos nuestra confianza en Él y nos dejamos configurar por su Palabra y la sensibilidad del Evangelio su Espíritu actuará en nosotros y nos hará fecundos y creativas en el amor. Seremos testigos de lo inédito.

Pepa Torres Pèrez, A.C.J.

Lo más humano de lo humano es el amor

El evangelio de hoy es continuación del que leímos el domingo pasado. Sigue explicando en qué consiste esa pertenencia del cristiano a la vid. Poniendo como modelo su unión con el Padre, va a concretar Jesús lo que constituye la esencia de su mensaje. Ya sin comparaciones, nos coloca ante el centro del mensaje: El AMOR. En el c. 13 ya nos había dado la consigna: un mandamiento nuevo os doy. Solo el amor nos hace humanos.

Juan pone en boca de Jesús la seña de identidad que debe distinguir a los cristianos. Es el mandamiento nuevo, por oposición al mandamiento antiguo, la Ley. Queda establecida la diferencia entre las dos alianzas. Jesús no manda amar a Dios ni amarle a él, sino amar como él ama. No se trata de una ley sino de una consecuencia de la Vida de Dios y que se ha manifestado en Jesús. Nuestro amor será “un amor que responde a su amor” (Jn 1,16). El amor que pide Jesús tiene que surgir de dentro, no imponerse desde fuera.

Juan emplea la palabra “ágape”. Los primeros cristianos emplearon ocho palabras, para designar el amor: ágape, cáritas, philia, dilectio, eros, líbido, stergo, nomos. Ninguna de ellas excluye a las otras, pero solo el “ágape” expresa el amor sin mezcla alguna de interés personal. Sería el puro don de sí mismo, solo posible en Dios. Está haciendo referencia a Dios, es decir, al grado más elevado de don de sí mismo. No está hablando de amistad o de una “caridad”. Se trata de desplegar una cualidad exclusiva de Dios.

Dios demostró su amor a Jesús con el don de sí mismo. Jesús está en la misma dinámica con los suyos, es decir, les manifiesta su amor hasta el extremo. El amor de Dios es la realidad primera y fundante. Juan lo ha dejado bien claro en la segunda lectura: “En esto consiste el amor, no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó”. Descubrir esa realidad y vivirla es la principal tarea del que sigue a Jesús. Es ridículo seguir enseñando que Dios nos ama si somos buenos y nos rechaza si somos malos.

Hay una diferencia que tenemos que aclarar. Dios no es un ser que ama. Dios es el amor. En Él, el amor es su esencia, no una cualidad como en nosotros. Yo puedo amar o dejar de amar y seguiré siendo yo. Si Dios dejara de amar un solo instante, dejaría de existir. Dios manifiesta su amor a Jesús y a mí, pero no lo hace como nosotros. No podemos esperar de Dios “muestras puntuales de amor”, porque no puede dejar de demostrarlo un instante. Jesús sí puede manifestar el amor de Dios, amando como un ser humano.

Juan intenta trasmitirnos que, hablando con propiedad, Dios no puede ser amado. Él es el amor con el que yo amo, no el objeto de mi amor. Aquí está la razón por la que Jesús se olvida del primer mandamiento de la Ley: “amar a Dios sobre todas las cosas”. Juan comprendió perfectamente el problema, y deja muy claro que solo hay un mandamiento: amar a los demás, no de cualquier manera, sino como Jesús nos ha amado. Es decir, manifestar plenamente ese amor que es Dios, en nuestras relaciones con los demás.

No se puede imponer el amor por decreto. Todos los esfuerzos que hagamos por cumplir un “mandamiento” de amor están abocados al fracaso. El esfuerzo tiene que estar encaminado a descubrir a Dios que es amor dentro de nosotros. Todas las energías que empleamos en ajustarnos a una programación tienen que estar dirigidas a tomar conciencia de nuestro verdadero ser. Solo después de un conocimiento intuitivo de lo que Dios es en mí, podré descubrir los motivos del verdadero amor.

El amor del que nos habla el evangelio es mucho más que instinto o sentimiento. A veces tiene que superar sentimientos e ir más allá del instinto. Esto nos lleva a sentirnos incapaces de amar. Los sentimientos de rechazo a un terrorista pueden hacernos creer que nunca llegaré a amarle. El sentimiento es instintivo y anterior a la intervención de nuestra voluntad. El amor es más que sentimiento. La prueba de fuego del amor es el amor al enemigo. Si no llego hasta ese nivel, todos los demás amores son engañosos.

El amor no es sacrificio ni renuncia, sino elección gozosa. Esto que acaba de decirnos el evangelio no es fácil de comprender. Tampoco esa alegría de la que nos habla Jesús es un simple sentimiento pasajero; se trata de un estado permanente de plenitud y bienestar, por haber encontrado mi verdadero ser y descubrir que es inmutable. Una vez que has descubierto tu ser luminoso e indestructible, desaparece todo miedo, incluido el miedo a la muerte. Sin miedo no hay sufrimiento. Surgirá espontáneamente la alegría.

Solo cuando has descubierto que lo que realmente eres, no puedes perderlo, estás en condiciones de vivir para los demás sin límites. El verdadero amor es don total. Si hay un límite en mi entrega, aún no he alcanzado el amor evangélico. Dar la vida, por los amigos y por los enemigos, es la consecuencia lógica del verdadero amor. No se trata de dar la vida biológica muriendo, sino de poner todo lo que somos al servicio de los demás.

Ya no os llamo siervos. No tiene ningún sentido hablar de siervo y de señor. Más que amigos, más que hermanos, identificados en el mismo ser de Dios, ya no hay lugar ni para el “yo” ni para lo “mío”. Comunicación total en el orden de ser. Jesús se lo acaba de demostrar poniéndose un delantal y lavándoles los pies. La eucaristía dice exactamente lo mismo: Yo soy pan que me parto y me reparto para que me coman. Yo soy sangre (vida) que se derrama por todos para comunicarles esa misma Vida. Jesús lo compartió todo.

Os he hablado de esto para que vuestra alegría llegue a plenitud. Es una idea que no siempre hemos tenido clara en nuestro cristianismo. Dios quiere que seamos felices con una felicidad plena y definitiva, no con la felicidad que puede dar la satisfacción de nuestros sentidos. La causa de esa alegría es saber que Dios comparte su mismo ser con nosotros. Nos decía un maestro de novicios: “Un santo triste es un triste santo”.

No me elegisteis vosotros a mí, os elegí yo a vosotros. Debemos recuperar esta vivencia. El amor de Dios es lo primero. Dios no nos ama como respuesta a lo que somos o hacemos, sino por lo que es Él. Dios ama a todos de la misma manera, porque no puede amar más a uno que a otro. De ahí el sentimiento de acción de gracias en las primeras comunidades cristianas. De ahí el nombre que dieron los primeros cristianos al  sacramento del amor. “Eucaristía” significa exactamente acción de gracias.

Cualquier relación con Dios, sin un amor manifestado en obras, será pura idolatría. La nueva comunidad no se caracterizará por doctrinas, ni ritos, ni normas morales. El único distintivo debe ser el amor manifestado. Jesús no funda un club cuyos miembros tienen que ajustarse a unos estatutos sino una comunidad que experimenta a Dios como amor y cada miembro lo imita, amando como Él. Esta oferta no la puede hacer la institución, por eso se muestra Jesús tan distante e independiente de todas ellas. Ninguna otra realidad puede sustituir lo esencial. Si esto falta no puede haber comunidad cristiana.

Meditación

Sin la experiencia de unidad con Dios
no podemos desplegar el verdadero amor.
El verdadero amor nos lleva al límite de lo humano.
No somos nosotros los que tenemos que amar.
Tiene que desaparecer el yo
para sentirme uno con todos.
Amar es deshacerme de todo lo que creo ser
para que solo quede en mí lo que hay de Dios.

Fray Marcos

Comentario – Domingo VI de Pascua

(Jn 15, 9-17)

Aquí se nos habla de la fecundidad que obtiene el hombre si permanece unido a Cristo. Pero no es una invitación a buscarlo con un interés utilitarista o vanidoso. Es una realidad de diálogo y de amor, y los frutos son una respuesta de amor.

De hecho, pocas veces Jesús declara su amor con tanta ternura como en este capítulo: “Como el Padre me amó, yo también los amé” (15, 9). El amor de Jesús hacia sus discípulos es inmenso, como el amor que el Padre le tiene a él, es una prolongación del amor divino que viene del Padre Dios; por lo tanto es plenitud total de amor, desbordante, inimaginable fuente de una alegría que colma el corazón.

El amor de Jesús además de ser grande, es íntimo, como el amor del amigo que quiere compartirlo todo con el amigo del alma: “A ustedes los llamé amigos, porque todo lo que oí a mi Padre se los comuniqué”.

Y lo que él nos exige para seguir regalándonos su intimidad y su amistad no son mandamientos duros ni cargas pesadas. Nos pide simplemente lo que puede hacernos felices, lo que nos conviene: que nos amemos. Ese es el fruto que él espera, esa es la fecundidad que produce su vida en nuestra vida.

Nos pide que no dejemos clausurado su amor en nuestra intimidad, que dejemos en libertad el dinamismo de su amor y lo compartamos con los demás sin ponernos límites, hasta el punto de dar la vida por los amigos: “No hay amor más grande que dar la vida por los amigos” (15, 13).

El origen de nuestra capacidad de amar está en su amor, que siempre tiene la iniciativa: “No me eligieron ustedes a mí, sino que yo los elegí a ustedes” (15, 16). El es el que nos llama, el que nos busca cuando lo ignoramos y lo olvidamos, el que toca nuestros corazones con su amor cuando sólo nos estamos contemplando a nosotros mismos, el que da el primer paso antes de que nosotros hagamos algo. Él siempre ama primero.

Oración:

“Coloca en mi corazón Señor, ese ideal supremo de dar la vida, de reproducir en mi existencia tu suprema entrega de amor. Te doy gracias Señor por el tesoro de tu amistad y te pido que destruyas todas las resistencias que pongo a ese amor inmenso”.

 

VÍCTOR M. FERNÁNDEZ
El Evangelio de cada día

Gaudium et Spes – Documentos Vaticano II

Sección 2.- Algunos principios para la sana promoción de la cultura

La fe y la cultura

57. Los cristianos, en marcha hacia la ciudad celeste, deben buscar y gustar las cosas de arriba, lo cual en nada disminuye, antes por el contrario, aumenta, la importancia de la misión que les incumbe de trabajar con todos los hombres en la edificación de un mundo más humano. En realidad, el misterio de la fe cristiana ofrece a los cristianos valiosos estímulos y ayudas para cumplir con más intensidad su misión y, sobre todo, para descubrir el sentido pleno de esa actividad que sitúa a la cultura en el puesto eminente que le corresponde en la entera vocación del hombre.

El hombre, en efecto, cuando con el trabajo de sus manos o con ayuda de los recursos técnicos cultiva la tierra para que produzca frutos y llegue a ser morada digna de toda la familia humana y cuando conscientemente asume su parte en la vida de los grupos sociales, cumple personalmente el plan mismo de Dios, manifestado a la humanidad al comienzo de los tiempos, de someter la tierra y perfeccionar la creación, y al mismo tiempo se perfecciona a sí mismo; más aún, obedece al gran mandamiento de Cristo de entregarse al servicio de los hermanos.

Además, el hombre, cuando se entrega a las diferentes disciplinas de la filosofía, la historia, las matemáticas y las ciencias naturales y se dedica a las artes, puede contribuir sobremanera a que la familia humana se eleve a los conceptos más altos de la verdad, el bien y la belleza y al juicio del valor universal, y así sea iluminada mejor por la maravillosa Sabiduría, que desde siempre estaba con Dios disponiendo todas las cosas con El, jugando en el orbe de la tierra y encontrando sus delicias en estar entre los hijos de los hombres.

Con todo lo cual es espíritu humano, más libre de la esclavitud de las cosas, puede ser elevado con mayor facilidad al culto mismo y a la contemplación del Creador. Más todavía, con el impulso de la gracia se dispone a reconocer al Verbo de Dios, que antes de hacerse carne para salvarlo todo y recapitular todo en El, estaba en el mundo como luz verdadera que ilumina a todo hombre (Io 1,9).

Es cierto que el progreso actual de las ciencias y de la técnica, las cuales, debido a su método, no pueden penetrar hasta las íntimas esencias de las cosas, puede favorecer cierto fenomenismo y agnosticismo cuando el método de investigación usado por estas disciplinas se considera sin razón como la regla suprema para hallar toda la verdad. Es más, hay el peligro de que el hombre, confiado con exceso en los inventos actuales, crea que se basta a sí mismo y deje de buscar ya cosas más altas.

Sin embargo, estas lamentables consecuencias no son efectos necesarios de la cultura contemporánea ni deben hacernos caer en la tentación de no reconocer los valores positivos de ésta. Entre tales valores se cuentan: el estudio de las ciencias y la exacta fidelidad a la verdad en las investigaciones científicas, la necesidad de trabajar conjuntamente en equipos técnicos, el sentido de la solidaridad internacional, la conciencia cada vez más intensa de la responsabilidad de los peritos para la ayuda y la protección de los hombres, la voluntad de lograr condiciones de vida más aceptables para todos, singularmente para los que padecen privación de responsabilidad o indigencia cultural. Todo lo cual puede aportar alguna preparación para recibir el mensaje del Evangelio, la cual puede ser informada con la caridad divina por Aquel que vino a salvar el mundo.

Lectio Divina – Domingo VI de Pascua

INTRODUCCIÓN

El amor no es un atributo de Dios sino Dios mismo. Dios es amor (1Jn. 4,8). El poder, la sabiduría, la justicia, están al servicio del amor. Cuando en el cristianismo nos salimos de esta esfera del amor y buscamos otros caminos, al margen del amor, lo que hacemos es fabricarnos ídolos.  Si Dios es amor y nosotros estamos hechos a “imagen y semejanza de Dios”, cuando vivimos en el amor nos realizamos plenamente como personas; y cuando no vivimos en el amor nos vamos destruyendo poco a poco.

TEXTOS BÍBLICOS

1ª Lectura: Hech. 10, 25-26. 34-35. 44-48.    2ª Lectura: 1Jn. 4,7-10

EVANGELIO

Juan 15. 9-17

Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud.Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. 14Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto permanezca. De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo dé. Esto os mando: que os améis unos a otros. 

REFLEXIÓN

El tema de este Domingo no es uno más, un tema de un Domingo ordinario. Es el verdadero tema de los cristianos. El problema actual no está en el materialismo que nos invade, el enfriamiento en el terreno religioso, o el secularismo que deja nuestras Iglesias vacías. El escándalo de la Iglesia está en aquello que el Papa San Juan XXIII advertía: «A dos mil años de distancia, el mandamiento nuevo de Jesús sobre el amor, lo tenemos los cristianos todavía sin estrenar”.  ¿Cómo es el mandamiento nuevo de Jesús? Lo vamos a descubrir en los textos de este Domingo.

1.- “Éste es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado”.

La esencia de nuestra religión cristiana no consiste en que es una religión de amor. Lo esencial es que nos tenemos que amar “como Jesús nos ha amado”. “Como el Padre me ha amado a mí así os he amado yo”. Estamos llamados a amarnos con el mismo amor que el Padre ha amado a Jesús. No se trata de darnos un mero amor humano, se trata de recibir un amor que viene del Padre. Este amor ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo (Ro.5,5). Es lo que expresa la primera lectura de hoy cuando nos dice: «Cayó el Espíritu Santo sobre aquellos que escuchaban su Palabra”. Constantemente se nos dice que hay que pasar “de una Iglesia de cristiandad a una Iglesia comunitaria”.  Que las pequeñas comunidades son el futuro de la Iglesia. Esto es verdad. Pero hay que preguntar: ¿No jugamos los cristianos muchas veces a hacer comunidades? ¿Pensamos que esta tarea la podemos hacer nosotros con nuestras propias fuerzas? Sólo podemos hablar de grupos de Jesús si vivimos el amor tal y como Él lo vivió. Por eso nos advierte la segunda lectura: “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino que Él nos amó primero”. Ser cristiano no consiste sólo en amar sino en dejarse amar por Dios, experimentar el amor que Dios nos tiene.

2.- Esto os mando.

Jesús, en otras cosas, aconseja. Y de hecho hablamos de “consejos evangélicos”. Pero cuando se trata del amor, no aconseja, sino que manda. En griego tiene más fuerza: “ésta es vuestra obligación” (entolé). Nos preguntamos: ¿Cómo se puede obligar el amor? Nosotros no tenemos obligación de ser cristianos. Nos podemos borrar del libro de bautismos cuando queramos. Pero, si aceptamos ser cristianos, ya no somos libres para el amor. Lo dice muy bien San Juan: “El que no ama, está muerto” (1Jn. 3,14). No es posible encontrar a un cristiano sin amor, como no es posible encontrar a una persona viva sin pulso. El amor es el soplo, la respiración, la vida del cristiano. Lo decía muy bien San Agustín a los cristianos que iban a la Misa: “Todos vosotros habéis hecho la señal de la cruz, habéis escuchado la palabra de Dios, habéis comulgado, habéis cantado aleluya; pero si no os amáis, no sois cristianos”.

3.- Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros y vuestra alegría llegue a plenitud.

Jesús quiere que vivamos alegres, que seamos plenamente felices. Por eso, el que nos da su amor, nos da también su gozo. No quiere que seamos felices al estilo humano. No se trata de placer sino de felicidad. Ahora bien, si por definición, “el gozo es la posesión del amor”, sin amor no podemos ser felices y sin el amor de Jesús, no podemos disfrutar de la felicidad de Jesús, la que realiza plenamente a las personas. Si Jesús es exigente en el amor es porque no se conforma con que seamos felices a medias sino del todo. Y esta felicidad comienza ya en esta vida, pero no acaba aquí, sino que nos acompañará para siempre. “Quiero que donde yo estoy estéis también vosotros” (Jn.14,3). El que quiere que vivamos de su amor, quiere que participemos de su propio cielo, de su propia felicidad.

PREGUNTAS

1.- ¿Tengo experiencia de haber amado con un amor gratuito, desinteresado, siendo feliz viendo feliz al otro?

2.- ¿He caído en la cuenta de la grandeza, belleza y también exigencia del ser cristiano? Todo esto, ¿A qué me compromete?

ESTE EVANGELIO, EN VERSO, SUENA ASÍ:

Señor, sentimos gran gozo,
desbordamos de entusiasmo,
al escuchar que nos amas,
como el Padre a Ti te ha amado.
Tú eres el Hijo y el amor
del Padre en Ti se ha entrañado.
Su amor se vistió de carne
en tu cuerpo enamorado.
Al vivir entre nosotros
como uno más, como hermano,
nos amaste hasta el extremo
de morir crucificado.
Tu “testamento”, Señor,
contiene un solo mandato:
Que con amor nos fundemos
en un encendido abrazo.
No es el culto ni la Ley,
ni el miedo a un Dios soberano.
Es el amor el que salva
y define a los cristianos.
Danos, Señor, un amor
que no se quede en los labios.
Un amor fuerte que pase
del corazón a las manos.
Que el amor sea, Señor,
el aire que respiramos.
En nuestra vida, el amor
es siempre el mejor regalo.

(Compuso estos versos José Javier Pérez Benedí)

ORACIÓN EN TIEMPO DE LA PANDEMIA

Señor Resucitado: Mora en cada uno de nuestros corazones, en cada enfermo del hospital, en todo el personal médico, en los sacerdotes, religiosos y religiosas dedicados a la pastoral de la salud, en los gobernantes de las naciones y líderes cívicos, en la familia que está en casa, en nuestros abuelos, en la gente encarcelada, afligida, oprimida y maltratada, en personas que hoy no tienen un pan para comer, en aquellos que han perdido un ser querido a causa del coronavirus u otra enfermedad. Que Cristo Resucitado nos traiga esperanza, nos fortalezca la fe, nos llene de amor y unidad, y nos conceda su paz. Amén.

Dios nos ha amado. Amémonos unos a otros

La 2ª lectura y el evangelio están estrechamente relacionados. «Amémonos unos a otros», comienza el texto de la carta de san Juan. Y el evangelio insiste dos veces: «Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros»; «Esto os mando: que os améis unos a otros». Este precepto se basa en el amor que Dios nos ha manifestado de dos formas complementarias: enviando su Espíritu y enviando a su Hijo.

Un Padre que da el Espíritu sin distinguir entre judíos y paganos (1ª lectura)

La lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles recoge parte de un importantísimo episodio de la iglesia primitiva. Hasta entonces, los discípulos de Jesús se han visto a sí mismos con un grupo dentro del judaísmo, sin especial relación con los paganos. No se les pasa por la cabeza hacer apostolado entre ellos, mucho menos entrar en sus casas si no se han convertido al judaísmo y se han circuncidado. Los consideran impuros.

En este contexto, se cuenta que Pedro tuvo una visión: ve bajar del cielo un mantel repleto de toda clase de animales impuros (cerdo, conejo, cigalas, etc.) y escucha una voz que le ordena: mata y come. Pedro se niega en redondo. «Nunca he probado un alimento profano o impuro». Y la voz del cielo le responde: «Lo que Dios declara puro tú no lo tengas por impuro».

Termina la visión. Pedro se siente desconcertado, y mientras piensa en su posible sentido, llaman a la puerta de la casa tres hombres enviados por un pagano, el capitán Cornelio, para pedirle que vaya a visitarlo. Pedro comprende entonces el sentido de la visión: no puede considerar impuro a un pagano interesado en conocer el evangelio. Al día siguiente se pone en camino desde Jafa a Cesarea y cuando llega a casa de Cornelio tiene lugar la escena que hoy leemos.

Indico algunos detalles interesantes:

1) «Está claro que Dios no hace distinciones»; para él lo importante no es la raza sino la conducta del que lo respeta y practica la justicia.

2) La venida del Espíritu Santo sobre este grupo de paganos produce los mismos frutos que en los apóstoles el día de Pentecostés: hablan lenguas extrañas y proclaman la grandeza de Dios.

3) El Espíritu Santo viene sobre ellos antes de recibir el bautismo. No se puede decir de forma más clara que «el Espíritu sopla donde quiere y cuando quiere».   

La conducta de Pedro provocó gran escándalo en los sectores más conservadores de la comunidad de Jerusalén y debió subir a la capital a justificar su conducta. Pero este episodio deja claro que, para Dios, los paganos no son seres impuros. Él ama a todos los hombres sin distinción. Con ello se justifica el apostolado posterior entre los paganos.

Un Padre que da su Hijo a los pecadores (2ª lectura)

La carta de Juan justifica el mandato de amarnos mutuamente diciendo que «Dios es amor» y cómo nos lo ha demostrado.

Cuando yo era niño, el catecismo de Ripalda, a la pregunta de quién es Dios nos enseñaba a responder: «Un señor infinitamente bueno, sabio y poderoso, principio y fin de todas las cosas». El autor de la carta no necesita tantas palabras. Se limita a decir: «Dios es amor». Y ese amor lo manifiesta enviando a su hijo «como víctima de propiciación por nuestros pecados».

La «víctima de propiciación» era el animal que se ofrecía para impetrar el perdón. El Día de la Expiación (yom kippur), el Sumo Sacerdote ofrecía un macho cabrío por los pecados del pueblo. En otras ocasiones se ofrecían cabras y novillos con el mismo fin. Pero esas víctimas carecían de valor definitivo. La humanidad se encontraba en una especie de círculo cerrado del que no podía escapar. Entonces Dios nos proporciona la única víctima decisiva: su propio hijo.

Y esto lo hace cuando todavía éramos pecadores. No espera a que nos convirtamos y seamos buenos para enviarnos a su Hijo. Si la primera lectura decía que Dios no hace distinción entre judíos y paganos, la segunda dice que no hace distinción entre santos y pecadores.

En vez de amar a Dios, amar a los hermanos (evangelio)

En la segunda lectura el protagonismo ha sido de Dios. En el evangelio, el protagonista principal es Jesús, que demuestra su amor hasta el punto de dar la vida por nosotros, llamarnos amigos suyos, elegirnos y enviarnos. (¡Cuánta gente desearía poder decir que es amigo o amiga de un personaje famoso, que ha sido elegido por él para llevar a cabo una misión!).

Lo que Jesús exige a cambio de esta amistad es muy curioso. Cuando era estudiante en el Pontificio Instituto Bíblico le escuché este comentario al P. Lyonnet: «Fijaos en lo que dice la 1ª carta de Juan: “Si tanto nos ha amado Dios…” Nosotros habríamos añadido: “también nosotros debemos amar a Dios”. Sin embargo, lo que dice Juan es: “Si tanto nos ha amado Dios, debemos amarnos unos a otros”».

Algo parecido ocurre en el evangelio de hoy. «Éste es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado.» Jesús podría haber dicho: «Amadme como yo os he amado». Pero no piensa en él, piensa en nosotros. Es fácil engañarse diciendo o pensando que amamos a Jesús, porque no puede demostrarse ni negarse. Lo difícil es amar al prójimo.

José Luis Sicre

Cornelio, el que abrió una puerta de la Iglesia

1.- Cuando uno visita Cesarea Maritima, en el actual Israel, se decepciona al principio. Después cierra los ojos, escucha en su interior el relato que leemos en la primera lectura de la misa de hoy y se emociona y hasta agradece que todo sean piedras resecas, desnudas, desmontadas. Pedro, el cascarrabias, el de las llaves, el que sería más tarde obispo de Roma y roca cimiento de la iglesia de Cristo, se desplazó desde Joppe, movido por un impulso del Espíritu, que si no hubiera sido por Él no lo hubiera hecho, hasta esta prestigiosa población de la costa mediterránea, puerto de mar, lugar de guarnición militar y ejercicio de la potestad de dominio del imperio de la ciudad de Roma.

2.- En este lugar se realizaron dos prodigios. En primer lugar el testarudo Pedro, pescador de Galilea, fiel al Jesús judío, abrió el legado del Maestro a una gente que no era de los suyos, a una familia extranjera, militar de profesión. Decir esto nos deja ahora indiferentes, pero era una maniobra arriesgada y mal vista entre los suyos. El legado del Mesías creían ellos que estaba exclusivamente reservado al Pueblo Escogido, a los descendientes de Abraham y de Jacob. Pero se atrevió a predicarles, se arriesgó a ver en ellos unos posibles discípulos y tuvo éxito. Este simple episodio nos debe hacer reflexionar y preguntarnos si nosotros, dejándonos mover por el Espíritu que reside en nosotros con la Gracia, tenemos esta misma actitud hacia los emigrantes que llegan, que nos atrevemos a ayudar tal vez, pero que los miramos con suficiencia y recelo, los creemos incapaces de llegar a ser cristianos. Pedro se convirtió y a consecuencia de ello, cuando lo explicó en Jerusalén, se convirtió un poco también aquella comunidad incipiente. El manojito de Gracia que somos ahora los cristianos, debemos saber desprendernos de todo lo nuestro, como la crisálida pierde la seda de su capullo, para que podamos elaborar los más finos tejidos. Aceptar algunas de sus costumbres, comunicarles la riqueza espiritual que es la redención de Cristo, que también murió por ellos, debe ser un deber irrenunciable.

El segundo prodigio tuvo como protagonista a Dios mismo. En lenguaje de hoy en día diríamos que aquella gente, Cornelio y compañía, todavía no se habían bautizado y, sin consultarlo a nadie, recibieron la Confirmación. Lo que explico no pretende ser demagogia. Creo que si nos hemos enterado, si la Biblia narra lo que pasó en Cesarea, es para que nos demos cuenta de la importancia que tiene el Espíritu Santo. Pedro lo percibió en seguida y esta vez sin preceder ninguna bronca, cosa que si se la había echado a los judíos de Jerusalén, se apresuró a administrarles el bautismo. Parece que lo que hizo fue inocente, pero no es así. Al llegar a Jerusalén le esperaba la correspondiente reprimenda de los de la capital, pero supo explicarse bien y aceptaron que también los gentiles estaban llamados a ser de los suyos, a ser cristianos. Fue una suerte, pues, de aquello que él hizo en Cesarea empezó a derivarse el que nosotros podamos hoy ser cristianos.

3.- Pasamos a la lectura evangélica. Todo el mundo se atreve a hablar de amor y comprobamos que abundan las riñas, las envidias y los divorcios. Hay cosas que están destinadas a perecer rápidamente, como el trigo que hecho pan y comido tierno, es cuando mas bueno está. O un contrato de alquiler que un día se acaba, o la adquisición de un vehículo, que se gasta y hay que cambiar por otro. El amor no, cuando uno ama apasionadamente no imagina que este amor pueda tener límites, ni de intensidad, ni de duración. La experiencia, al revés, nos evidencia que los amores duran poco. ¿Cómo conseguir lo que nuestro corazón ansía y nuestro Dios reclama? Jesús poco antes de morir quiso desvelarnos el secreto. La posibilidad es que nuestro amor lo vivamos a la manera de Dios, unidos a Dios, protegidos por Dios. Aprender a hacerlo es difícil, es tarea de toda la vida. Los místicos son los especialistas de este oficio, el más sublime.

Por este motivo los místicos son siempre escritores de actualidad.

Pedrojosé Ynaraja

Amigos fuertes de Dios

Hay palabras que, por mucho que se explique su significado, hace falta vivirlas para entenderlas. Y una de esas palabras es “amigo”. La definición de amigo es “una persona con quien se tiene una relación de afecto desinteresado, que nace y se fortalece con el trato”, pero sabemos que esta definición, por muy correcta que sea, no contiene todo lo que es y supone ser amigo de alguien, porque la amistad está hecha de múltiples sentimientos, palabras, silencios, experiencias… que, en su conjunto, nos hacen tener la certeza de que alguien es nuestro amigo y de que nosotros somos amigos de alguien. Y por eso entendemos perfectamente lo que dice el libro del Eclesiástico 6, 14: Un amigo fiel es un refugio seguro, y quien lo encuentra ha encontrado un tesoro.

Llegando ya al último tramo del tiempo pascual, el Evangelio de hoy nos ha traído un tesoro: la amistad de Jesús: Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer.

Jesús Resucitado nos llama amigos, Él ha dado el primer paso de esa amistad: No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido. Y, además nos ha demostrado que es nuestro amigo: Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Él dio su vida en la Cruz por nosotros.

Pero la amistad, para ser verdadera, debe ser recíproca, hay que corresponder a ella. De ahí que Santa Teresa de Jesús decía: “cuando los tiempos son recios, son necesarios amigos fuertes de Dios” (Vida 15, 5). Sus tiempos eran “recios”, como lo es nuestro tiempo, con profundos cambios, dificultades, incertidumbres… pero, por eso mismo, los tiempos recios son también tiempos de oportunidades, y ahora tenemos la oportunidad de ser amigos fuertes de Dios.

Y, puesto que la amistad nace y se fortalece con el trato, para ser amigos fuertes de Dios nos hace falta tratar con Él: primero con la oración, que también en palabras de Santa Teresa es “tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos que nos ama”. (Vida 8, 5) Tratar de amistad, es decir, abrir de verdad nuestro corazón ante Él, manifestarle con confianza nuestra pequeñez, nuestros miedos, nuestras angustias, nuestras esperanzas… como hacemos con nuestros amigos.
Y junto con la oración, la Eucaristía, la presencia real de Cristo, porque la Eucaristía hace posible que permanezcamos en su amor, como Él nos ha dicho, y que podamos dar fruto.

Porque la frase completa de Santa Teresa de Jesús es: “cuando los tiempos son recios, son necesarios amigos fuertes de Dios para sostener a los flojos”. La amistad con el Señor no es algo intimista, cerrado entre Él y yo, sino que se proyecta en los demás, sobre todo en los más débiles, en quienes más lo necesitan. Por eso también ha dicho Jesús: Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que yo os mando. Es un tesoro que Jesús sea nuestro amigo, y por eso conlleva un compromiso por nuestra parte para hacer crecer y madurar esa amistad, haciendo lo que Él nos manda: que os améis unos a otros.

La amistad con el Señor, que nos ama y acoge a cada uno con nuestras cualidades y defectos, nos mueve a amar y acoger a los otros del mismo modo, y así también ellos podrán conocer a Dios, porque como decía el apóstol San Juan en la 2ª lectura: amémonos unos a otros, ya que el amor es de Dios, y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios… porque Dios es amor. Procurando cumplir el mandamiento del amor va fortaleciéndose nuestra amistad con Dios y, a la vez, estaremos aportando nuestro testimonio de fe y esperanza en estos tiempos recios.

Un amigo fiel es un refugio seguro, y quien lo encuentra ha encontrado un tesoro. Pensemos hoy en nuestros amigos: ¿Cómo se ha ido gestando esa amistad? ¿Qué hago para cuidarla? ¿Qué me aportan, y qué les aporto yo a ellos? ¿Puedo decir que soy amigo de Jesús? ¿Cómo cuido su amistad, es para mí un tesoro? ¿Qué hago para que sea “fuerte”? ¿Trato de amistad con Él en la oración, la Eucaristía me hace permanecer unido a Él? ¿Hago lo que me manda? ¿Cómo amo a los demás?

Es verdad que, en estos tiempos tan recios, se necesitan amigos fuertes de Dios. El camino para llegar a serlo, como ocurre con las amistades humanas, pasa por el encuentro personal con Cristo, un encuentro que cambia nuestro corazón y que abre un horizonte nuevo a nuestra existencia.