Liturgia – Lunes XIV de Tiempo Ordinario

LUNES XIV DEL TIEMPO ORDINARIO, feria

Misa de feria (verde)

Misal: Para la feria cualquier formulario permitido; Prefacio común

Leccionario: Vol. III-impar

  • Gén 28, 10-22a. Vio una escalinata apoyada, y ángeles de Dios subían y bajaban, y Dios hablaba.
  • Sal 90. Dios mío, confío en ti.
  • Mt 9, 18-26. Mi hija acaba de morir, pero ven tú y vivirá.

Antífona de entrada (Sal 47, 10-11)
Oh, Dios, meditamos tu misericordia en medio de tu templo; como tu nombre, oh, Dios, tu alabanza llega al confín de la tierra. Tu diestra está llena de justicia.

Monición de entrada y acción penitencial
Hermanos, comencemos la celebración de los sagrados misterios haciendo silencio en nuestro interior y pidámosle a Dios que perdone nuestros pecados y nos renueve con su gracia para que podamos celebrar dignamente esta Eucaristía.

• Tú, que sanas a los enfermos. Señor, ten piedad.
• Tú, que devuelves la vida a los muertos. Cristo, ten piedad.
• Tú, que eres nuestro Salvador. Señor, ten piedad.

Oración colecta
PROTEGE, Señor,
con amor continuo a tu familia, para que,
al apoyarse en la sola esperanza de tu gracia del cielo,
se sienta siempre fortalecida con tu protección.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Oremos, hermanos, al Dios y Padre de Jesucristo, médico de las almas y de los cuerpos, y pidámosle que tenga misericordia de nosotros.

1.- Por el Papa Francisco, por nuestro obispo, por todo el clero y el pueblo a ellos encomendados. Roguemos al Señor.

2.- Por las vocaciones al ministerio sacerdotal y a la vida religiosa en nuestra Iglesia particular. Roguemos al Señor.

3.- Por todos los gobernantes y sus ministros, encargados de velar por el bien común. Roguemos al Señor.

4.- Por los navegantes, por los que están de viaje, por los cautivos y los encarcelados. Roguemos al Señor.

5.- Por todos nosotros, reunidos en este lugar en la fe, devoción, amor y temor de Dios. Roguemos al Señor.

Dios todopoderoso y eterno, refugio en toda clase de peligro, a quien nos dirigimos en nuestra angustia; te pedimos con fe que mires compasivamente nuestra aflicción; líbranos de la epidemia que estamos padeciendo, concede descanso eterno a los que han muerto, consuela a los que lloran, sana a los enfermos, da paz a los moribundos, fuerza a los trabajadores sanitarios, sabiduría a nuestros gobernantes y valentía para llegar a todos con amor glorificando juntos tu santo nombre. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
ACEPTA, Señor,
este sacrificio de reconciliación y alabanza
y concédenos que, purificados por su eficacia,
te ofrezcamos el obsequio agradable de nuestro corazón.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión          Cf. Sal 144, 15
Los ojos de todos te están aguardando, Señor; tú les das la comida a su tiempo.

Oración después de la comunión
OH, Dios,
que has querido hacernos partícipes
de un mismo pan y de un mismo cáliz,
concédenos vivir de tal modo que,
unidos en Cristo,
fructifiquemos con gozo para la salvación del mundo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.