Liturgia – Domingo XVIII de Tiempo Ordinario

XVIII DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO

Misa del Domingo (verde)

Misal: Antífonas y oraciones propias. Gloria, Credo. Prefacio dominical.

Leccionario: Vol. I (B)

  • Éx 16, 2-4. 12-15. Haré llover pan del cielo para vosotros.
  • Sal 77. El Señor les dio pan del cielo.
  • Ef 4, 17. 20-24. Revestíos de la nueva condición humana creada a imagen de Dios.
  • Jn 6, 24-35. El que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí no tendrá sed.

Antífona de entrada          Sal 69, 2. 6
Dios mío, ven en mi auxilio; Señor, date prisa en socorrerme. Que tú eres mi auxilio y mi liberación. Señor, no tardes.

Monición de entrada
Nos reunimos en asamblea para celebrar la Eucaristía. El motivo de esta celebración no es tanto el cum­plimiento de un precepto cuanto la necesidad que cada uno de nosotros sentimos por alimentar nuestro espíritu y nues­tro encuentro con el Señor.

Dispongámonos con fe a recibir el Pan de la Vida

Acto penitencial
Conscientes, pues, de nuestra debilidad, y necesitados de la misericordia divina, reconozcamos humildemente nuestros pecados.

• Porque para muchos la misa dominical todavía es más un precepto que una necesidad sentida interiormente. Señor, ten piedad.
• Porque no valoramos debidamente el sacramento eucarís­tico que tú nos has dejado. Cristo, ten piedad.
• Porque no prolongamos la eucaristía con el compromiso concreto diario. Señor, ten piedad.

Gloria

Oración colecta
ATIENDE, Señor, a tus siervos
y derrama tu bondad imperecedera
sobre los que te suplican,
para que renueves lo que creaste
y conserves lo renovado
en estos que te alaban como autor y como guía.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Credo
Confesemos ahora nuestra fe, confesando la fe de toda la Iglesia.

Oración de los fieles
Oremos a Dios nuestro Padre. Oremos para que su vida y su amor lleguen a todos.

1.- Oremos para que todos los cristianos encontremos en Jesús el pan que alimenta nuestra vida y fortalece nuestra fe. Roguemos al Señor.

2.- Oremos para que en todo el mundo los cristianos sean respetados y en todos los países haya libertad religiosa. Roguemos al Señor.

3.- Oremos para que los sin techo y otros necesitados encuentren respuesta en las administraciones y la solidaridad de toda la ciudadanía. Roguemos al Señor.

4.- Oremos para que todo el mundo pueda gozar de unos días de descanso para rehacer las fuerzas de cara al nuevo curso. Roguemos al Señor.

5.- Oremos para que todos los que nos hemos congregado hoy en esta Eucaristía vivamos como comunidad hermanada en el amor del Señor. Roguemos al Señor.

Escucha, Padre, las oraciones que te hemos presentado con fe. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
TE pedimos, Señor,
que, en tu bondad, santifiques estos dones,
aceptes la ofrenda de este sacrificio espiritual
y nos transformes en oblación perenne.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión          Cf. Sab 17, 20
Señor, nos diste el pan del cielo, lleno de toda delicia y grato a cualquier gusto.

O bien:          Cf. Jn 6, 35
Yo soy el pan de vida. El que viene a mí no tendrá hambre y el que cree en mí no tendrá sed jamás, dice el Señor.

Oración después de la comunión
A quienes has renovado con el don del cielo,
acompáñalos siempre con tu auxilio, Señor,
y, ya que no cesas de reconfortarlos,
haz que sean dignos de la redención eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición solemne
El Dios de la paz,

que resucitó de entre los muertos al gran pastor de las ovejas,
nuestro Señor Jesús, os haga perfectos en todo bien,
en virtud de la sangre de la alianza eterna,
para que cumpláis su voluntad,
realizando en vosotros lo que es de su agrado.

Y la bendición de Dios todopoderoso
Padre, † Hijo y Espíritu Santo,
descienda sobre todos vosotros.
R./ Amén.