Liturgia – San Bernardo

SAN BERNARDO, abad y doctor de la Iglesia, memoria obligatoria

Misa de la memoria (blanco)

Misal: Antífonas y oraciones propias. Prefacio común o de la memoria.

Leccionario: Vol. III-impar

  • Rut 1, 1. 3-6. 14b-16. 22. Noemí volvió de la región de Moab junto con Rut y llegaron a Belén.
  • Sal 145. Alaba, alma mía, al Señor.
  • Mt 22, 34-40. Amarás al Señor tu Dios, y a tu prójimo como a ti mismo.

Antífona de entrada
El Señor colmó a san Bernardo de espíritu de inteligencia: él sirvió al pueblo de Dios con abundante doctrina.

Monición de entrada y acto penitencial
Hermanos, comencemos la celebración de la Eucaristía, en la que recordaremos la memoria de san Bernardo, abad, conscientes de que no siempre la luz de Jesucristo brilla en nuestra vida. Por eso ahora nos ponemos ante Él con toda nuestra debilidad, pero también con nuestra humilde confianza, pidiendo su perdón y su gracia.

Yo confieso…

Oración colecta
OH, Dios,
tu hiciste del abad san Bernardo,
inflamado por el celo de tu casa,
una lámpara ardiente y luminosa en tu Iglesia,
concédenos, por su intercesión,
participar de su ferviente espíritu
y caminar siempre como hijos de la luz.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Oremos, hermanos, por todos los hombres al Dios y Padre de misericordia, origen y fundamento de todo bien.

1.- Para que conceda a la Iglesia el don del Espíritu Santo. Roguemos al Señor.

2.- Para que nos conceda vocaciones sacerdotales. Roguemos al Señor.

3.- Para que conceda a todo el mundo la justicia y la paz. Roguemos al Señor.

4.- Para que libre al mundo entero del hambre, del paro y de la guerra. Roguemos al Señor.

5.- Para que Dios conserve y aumente nuestra vitalidad y el fervor, a ejemplo de san Bernardo, y aleje de nosotros toda tibieza y mediocridad. Roguemos al Señor.

Padre del cielo, escucha nuestra súplica y danos un corazón capaz de amarte a ti y de amar a los hermanos según el Espíritu de tu Hijo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
TE ofrecemos, Señor,
este sacramento de unidad y paz
en la memoria del abad san Bernardo,
que, brillante por su palabra y por sus obras,
defendió con firmeza la concordia y el orden en tu Iglesia.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión          Cf. Jn 15, 9
Como el Padre me ha amado, así os he amado yo, dice el Señor; permaneced en mi amor.

Oración después de la comunión
EL alimento que hemos recibido, Señor,
en la celebración de san Bernardo,
produzca en nosotros su fruto,
para que, instruidos por su doctrina
y confortados por su ejemplo,
nos dejemos arrebatar por el amor de tu Verbo encarnado.
Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.