Liturgia – Domingo XXI de Tiempo Ordinario

XXI DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO

Misa del Domingo (verde)

Misal: Antífonas y oraciones propias. Gloria, Credo. Prefacio dominical.

Leccionario: Vol. I (B)

  • Jos 24, 1-2a. 15-17. 18b. Serviremos al Señor, ¡porque él es nuestro Dios!
  • Sal 33. Gustad y ved qué bueno es el Señor.
  • Ef 5, 21-32. Es este un gran misterio: y yo lo refiero a Cristo y a la Iglesia.
  • MJn 6, 60-69. ¿A quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna.

Antífona de entrada          Sal 85, 1-3
Inclina tu oído, Señor, escúchame. Salva a tu siervo que confía en ti. Piedad de mí, Señor, que a ti te estoy llamando todo el día.

Monición de entrada
Nos reunimos como cada domingo, convocados por el Señor Jesús. Él mismo nos alimentará con el pan de la Palabra y con su Cuerpo entregado por nosotros.

Dispongámonos, pues, a vivir con intensidad este encuentro entre nosotros y con el Señor, poniéndonos ante su presencia, y pidiéndole perdón por tantas veces que nos desviamos del estilo de vida del Evangelio.

Acto penitencial
Dispongámonos, pues, a vivir con intensidad este encuentro entre nosotros y con el Señor, poniéndonos ante su presencia, y pidiéndole perdón por tantas veces que nos desviamos del estilo de vida del Evangelio.

• Tú, que eres el Mesías, el Hijo del Dios vivo. Señor, ten piedad.
• Tú, que tienes palabras de vida eterna. Cristo, ten piedad.
• Tú, que sabes que te queremos. Señor, ten piedad.

Gloria

Oración colecta
OH, Dios,
que unes los corazones de tus fieles en un mismo deseo,
concede a tu pueblo amar lo que prescribes
y esperar lo que prometes,
para que, en medio de las vicisitudes del mundo,
nuestros ánimos se afirmen allí
donde están los gozos verdaderos.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Credo
Como Pedro y como los apóstoles, manifestamos ahora nosotros nuestra fe en Jesús, el Hijo de Dios, que nos enseña el camino hacia el Reino.

Oración de los fieles
Dirijamos nuestras súplicas a Dios Padre, que está siempre cerca de los atribulados, con la confianza de alcanzar lo que le pedimos.

1.- Por la Iglesia; para que sirviendo fielmente al Señor anuncie a todos que Jesucristo es el Santo consagrado por Dios. Roguemos al Señor.

2.- Por las vocaciones sacerdotales; para que siempre haya en nuestra diócesis el número suficiente de sacerdotes que anuncien la Buena Noticia de Jesús. Roguemos al Señor.

3.- Por los legisladores; para que procuren siempre la defensa de la familia, fundamentada en el amor y en el respeto mutuo. Roguemos al Señor.

4.- Por los que vacilan en su fe; para que iluminados por la luz del Espíritu, descubran que sólo Jesucristo tiene palabras de vida eterna. Roguemos al Señor,

5.- Por nosotros; para que siendo sumisos unos a otros con respeto cristiano, no vacilemos en nuestro seguimiento de Jesús.. Roguemos al Señor.

Dios de nuestra salvación, que en Cristo, tu palabra eterna, nos da la plena revelación de tu amor; escucha nuestras súplicas y conduce con la luz del Espíritu Santo a esta santa asamblea de tu pueblo, para que ninguna palabra humananos aleje de que tu única fuente de verdad y vida. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
SEÑOR, que adquiriste para ti un pueblo de adopción
con el sacrificio de una vez para siempre,
concédenos propicio
los dones de la unidad y de la paz en tu Iglesia.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión          Cf. Sal 103, 13. 14-15
La tierra se sacia de tu acción fecunda, Señor, para sacar pan de los campos y vino que alegre el corazón del hombre.
     O bien:          Cf. Jn 6, 54
El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día, dice el Señor.

Oración después de la comunión
TE pedimos, Señor,
que realices plenamente en nosotros
el auxilio de tu misericordia,
y haz que seamos tales y actuemos de tal modo
que en todo podamos agradarte.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición solemne
Jesucristo, el Señor, y Dios, nuestro Padre,
que nos ha amado tanto
y nos ha dado el consuelo de una gran esperanza,
os afiance internamente
y os dé fuerza para toda clase de palabras
y de obras buenas

R./ Amén.