Liturgia – Lunes XXII de Tiempo Ordinario

LUNES DE LA XXII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO, feria

Misa de feria (verde)

Misal: Cualquier formulario permitido . Prefacio común.

Leccionario: Vol. III-impar

  • 1Tes 4, 13-18. Dios llevará con él, por medio de Jesús, a los que han muerto.
  • Sal 95. El Señor llega a regir la tierra.
  • Lc 4, 16-30. Me ha enviado a evangelizar a los pobres… Ningún profeta es aceptado en su pueblo.

Antífona de entrada          Sal 83, 10-11
Fíjate, oh, Dios, escudo nuestro; mira el rostro de tu Ungido, porque vale más un día en tus atrios que mil en mi casa.

Monición de entrada y acto penitencial
Hermanos, comencemos la celebración de los sagrados misterios guardando silencio en nuestro corazón, y poniendo nuestra vida en manos de Dios, pidiéndole humildemente perdón por nuestros pecados.

• Tú, que eres compasivo y misericordioso. Señor, ten piedad.
• Tú, que has pasado por la vida haciendo el bien. Cristo, ten piedad.
• Tú, que quieres la salvación de todos. Señor, ten piedad.

Oración colecta
MUÉSTRATE propicio con tus siervos, Señor,
y multiplica compasivo los dones de tu gracia sobre ellos,
para que, encendidos de fe, esperanza y caridad,
perseveren siempre, con observancia atenta,
en tus mandatos.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Como pueblo convocado por el Señor presentemos ahora nuestras súplicas a Dios Padre, que nos ha enviado a su Hijo Jesucristo.

1.- Para que Dios proteja y guíe a su Santa Iglesia. Roguemos al Señor.

2.- Para que muchos jóvenes descubran la voz del Maestro que los llama. Roguemos al Señor.

3.- Para que dé a los gobernantes el sentido de la justicia, de la libertad y de la paz. Roguemos al Señor.

4.- Para que crezca entre todos los ciudadanos el sentido de la solidaridad. Roguemos al Señor.

5.- Para que acoja siempre nuestra oración suplicante. Roguemos al Señor.

Oh Padre, que has enviado a Cristo a proclamar la buena noticia a los pobres de tu reino; escucha nuestras oraciones y haz que tu palabra nos haga instrumento de liberación y de salvación . Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
ACEPTA Señor, nuestras ofrendas
en las que vas a realizar un admirable intercambio,
para que, al ofrecerte lo que tú nos diste,
merezcamos recibirte a ti mismo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión          Sal 129, 7
Del Señor viene la misericordia, la redención copiosa.

Oración después de la comunión
ASISTE, Señor,
a tu pueblo y haz que pasemos
del antiguo pecado a la vida nueva
a los que hemos sido alimentados
con los sacramentos del cielo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.