Liturgia – Natividad de la Virgen María

NATIVIDAD DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA, fiesta

Misa de la fiesta (blanco)

Misal: Antífonas y oraciones propias. Gloria. Prefacio I de la Bienaventurada Virgen María (en la Natividad). No se puede decir la Plegaria Eucarística IV.

Leccionario: Vol. IV

  • Miq 5, 1-4a. Dé a luz la que debe dar a luz.

O bien: Rom 8, 28-30. A los que Dios había conocido de antemano los predestinó.

  • Sal 12. Desbordo de gozo con el Señor.
  • Mt 1, 1-16. 18-23. La criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo.

Antífona de entrada
Celebremos con alegría el Nacimiento de la bienaventurada Virgen María: de ella salió el Sol de justicia, Cristo, nuestro Dios.

Monición de entrada
Celebramos hoy la fiesta del nacimiento de la Virgen María, hija del pueblo judío: hija de David e hija de Abrahán; de la cual nació el sol de justicia, Cristo, nuestro Dios. Ella es el último peldaño que nos conduce hacia la vida nueva que Dios quiere darnos.
Esta fiesta de María es la propia de muchas advocaciones y santuarios que la piedad y la devoción del pueblo cristiano ha ido dedicando a través de los siglos a la Madre de Jesús, que también es Madre y protectora nuestra.

Pongámonos, pues, en presencia de Dios al comenzar la Eucaristía y, por la intercesión de Santa María, la Virgen, refugio de pecadores, pidámosle perdón por nuestras faltas y pecados.

Yo confieso…

Se dice Gloria.

Oración colecta
CONCEDE, Señor, a tus servidores
el don de la gracia del cielo,
para que, cuantos hemos recibido las primicias de la salvación
por la Maternidad de la Virgen María,
consigamos aumento de paz en la fiesta de su Nacimiento.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Al celebrar, hermanos, el nacimiento de aquella de la cual nació Cristo, el Sol de justicia, presentamos nuestras oraciones al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo.

1.- Para que la Iglesia entera sea, como María, madre cercana y acogedora para todo el mundo. Roguemos al Señor.

2.- Para que el Espíritu Santo ilumine a todos los que siente la voz de Dios que los llama a seguirlo, les dé valentía y entusiasmo y, como María, se fíen de sus planes. Roguemos al Señor.

3.- Para que los gobernantes de todos los pueblos de la tierra trabajen incansablemente por la paz y la justicia, y por el crecimiento del espíritu generoso y solidario. Roguemos al Señor.

4.- Para que el Padre del cielo, que supuso que el nacimiento de María anunciase la alegría al mundo entero, se compadezca de los que lloran y ven este mundo como un valle de lágrimas. Roguemos al Señor.

5.- Para que todos nosotros, ayudados por la intercesión poderosa de María, Virgen fiel, perseveremos en el bien hasta la muerte. Roguemos al Señor.

Escucha, Dios de bondad, las oraciones de tu pueblo y accede a nuestras peticiones, ya que las ponemos bajo la protección de la Madre de tu Hijo, Jesucristo el Señor, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Oración sobre las ofrendas
SEA nuestro socorro, Señor,
la humanidad de tu Unigénito,
y el que al nacer de la Virgen
no menoscabó la integridad de su Madre,
sino que la santificó,
nos libre del peso de nuestros pecados
y vuelva nuestra ofrenda aceptable para ti.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
     O bien:
AL celebrar con gozo
el nacimiento de santa María Virgen,
te presentamos, Señor, nuestros dones
y te suplicamos que nos auxilie la humanidad de tu Hijo,
que se dignó encarnarse de la misma Virgen.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I de la bienaventurada Virgen María: en la Natividad o II-V.

Antífona de comunión          Is 7, 14; Mt 1, 21
Mirad: la Virgen da a luz un Hijo que salvará a su pueblo de sus pecados.

Oración después de la comunión
QUE se alegre tu Iglesia, Señor,
fortalecida con los santos sacramentos,
y se goce en el nacimiento de santa María Virgen,
que fue para todo el mundo esperanza y aurora de salvación.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición solemne
Dios, que por su bondad quiso redimir al género humano
mediante la maternidad de la Virgen María,
derrame sobre vosotros una abundante bendición.
R/. Amén.

Que experimentemos siempre y en todas partes
la protección de la Virgen María,
por quien recibieron al autor de la vida.
R/. Amén.

Y todos vosotros,
reunidos para celebrar con amor esta fiesta en su honor,
recibamos los dones de la alegría espiritual
y los premios eternos.
R/. Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso,
del Padre, del Hijo + y del Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros y permanezca para siempre.
R/. Amén.