¿Qué me quiere decir hoy Jesús?

Profesión de fe de Pedro – Marcos 8, 27-38

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se dirigieron a las aldeas de Cesarea de Filipo; por el camino preguntó a sus discípulos: – ¿Quién dice la gente que soy yo? Ellos le contestaron: – Unos, Juan Bautista; otros, Elías, y otros, uno de los profetas. El les preguntó: – Y vosotros, ¿quién decís que soy? Pedro le contestó: – Tú eres el Mesías. El les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y empezó a instruirlos: – El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, tiene que ser condenado por los senadores, sumos sacerdotes y letrados, ser ejecutado y resucitar a los tres días. Se lo explicaba con toda cclaridad. Entonces Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo. Jesús se volvió, y de cara a los discípulos increpo a Pedro: – ¡Quítate de mi vista, Satanás! Tú piensas como los hombres, no como Dios. Después llamó a la gente y a sus discípulos y les dijo: – El que quiera venirse conmigo que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Mirad, el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por el Evangelio, la salvará

Explicación

En algunas ocasiones, como la del evangelio de hoy, Jesús advierte a sus seguidores, que él no va a ser un rey con poder, con privilegios, ni territorio. Pedro no le hacía caso y quería cambiar los planes a Jesús por lo que se llevó una reprimenda enorme.

Evangelio dialogado

Te ofrecemos una versión del Evangelio del domingo en forma de diálogo, que puede utilizarse para una lectura dramatizada.

NARRADOR: En aquel tiempo se dirigía Jesús con sus discípulos hacia los pueblos de Cesarea de Filipo, y por el camino hizo esta pregunta a sus discípulos:

JESÚS: «¿Quién dicen los hombres que soy yo?»
NIÑO 1: Maestro, la gente no se aclara…: unos dicen que eres Juan el Bautista…
NIÑO 2: Y no sólo eso…: otros dicen que eres Elías y para colmo, otros dicen que eres uno de los profetas…
NARRADOR: Él se quedó mirándoles y les pregunta:
JESÚS: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?»
NARRADOR: Pedro le contesta:
PEDRO: Tú eres el Mesías.
JESÚS: Os prohíbo terminantemente a todos que se lo digáis a la gente. No se lo tenéis que decir a nadie.
NARRADOR: Y empezó a enseñarles, diciéndoles:
JESÚS: El Hijo del Hombre tiene que padecer mucho, tiene que ser condenado por los senadores, sumos sacerdotes y letrados, ser ejecutado y resucitar a los tres días.
NARRADOR: Todo se lo explicaba con suma claridad. Entonces Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo:
PEDRO: Maestro, ¿pero de qué nos estás hablando?…, ¿se te ha ido la cabeza? ¿a qué muerte te refieres?
NARRADOR: Jesús se volvió, y de cara a los discípulos increpó a Pedro y le dijo:
JESÚS: ¡Quítate de mi vista Satanás! ¡Tú piensas como los hombres, no como Dios!
NARRADOR: Después llamó a la gente y a sus discípulos y les dice:
JESÚS: El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga.
NIÑO 1: Maestro y ¿qué significa negarse a sí mismo y cargar con tu cruz?
JESÚS: Mirad, el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por el Evangelio, la salvará.

Fr. Emilio Díez Ordóñez y Fr. Javier Espinosa Fernández