Comentario – Sábado XXIV de Tiempo Ordinario

(Lc 8, 4-15)

En la época de Jesús los maestros usaban muchos ejemplos tomados de la agricultura, de los animales, de la vida en la naturaleza, y no hay mejor ejemplo que el de la tierra y la semilla para ejemplificar lo que sucede cuando la Palabra de Dios intenta penetrar en nuestros corazones. Es una Palabra que no penetra ni hace su obra por la fuerza.

Porque a veces nosotros somos como el borde de un camino, donde la semilla es arrebatada enseguida por los pájaros. Ni siquiera nos detenemos a escuchar a Dios. Otras veces somos como el terreno pedregoso, con poca profundidad. Allí puede entrar la Palabra de Dios, pero la persona no quiere tener problemas, prefiere llevar una vida tranquila, no quiere entregar nada por la Palabra, y entonces no la deja crecer. Otras veces somos como las espinas, porque permitimos que la Palabra crezca y comience a cambiar nuestras vidas, pero luego no le dedicamos ni tiempo ni espacio en nuestro interior, porque nos dejamos agobiar por muchas cosas, todo nos distrae y nos seduce, y todo nos parece urgente. Jesús nos invita a ser tierra buena, blanda y generosa, abierta y dócil, para que la Palabra de Dios pueda transformarnos de verdad y llevarnos a un nivel de vida más alto, a una vida que valga la pena, a las cosas realmente importantes.

Pero si nuestro corazón ni siquiera tiene el deseo de recibir la Palabra, tendremos que comenzar pidiendo al Espíritu Santo que despierte ese deseo. El deseo va rompiendo el corazón impenetrable para que por algún resquicio pueda entrar la semilla de la Palabra y producir su fruto. Sólo hace falta una tierra deseosa, dispuesta a recibirla en su profundidad. Y la oración alimenta el deseo, pero a su vez, cuando el deseo comienza a brotar, se convierte en una relación continua con Dios que permite que la Palabra escuchada siga creciendo y llegue a producir frutos. Y así, atrayéndola con nuestro deseo, la Palabra de Dios hace su obra.

Oración:

“Espíritu Santo, infunde en mi corazón el deseo de la Palabra; rompe en mil pedazos mi tierra dura, mi autosuficiencia, mi desconfianza, mi indiferencia, y conviérteme en una tierra abierta, deseosa, bien dispuesta”.

VÍCTOR M. FERNÁNDEZ
El Evangelio de cada día