Liturgia – San Jerónimo

SAN JERÓNIMO, presbítero y doctor de la Iglesia, memoria obligatoria

Misa de la memoria (blanco)

Misal: Antífonas y oraciones propias. Prefacio común o de la memoria.

Leccionario: Vol. III-impar

  • Neh 8, 1-4a. 5-6. 7b-12. Esdras abrió el libro de la Ley, y bendijo al Señor, y todo el pueblo respondió: «Amén, amén».
  • Sal 18. Los mandatos del Señor son rectos y alegran el corazón.
  • Lc 10, 1-12. Descansará sobre ellos vuestra paz.

Antífona de entrada          Cf. Sal 1, 2-3
Dichoso el hombre que medita la ley del Señor día y noche, dará fruto en su sazón.

Monición de entrada y acto penitencial
Se celebra hoy la memoria de san Jerónimo, presbítero y doctor de la Iglesia, el cual, nacido en Dalmacia, estudio en Roma y recibió el bautismo. Después se entregó a la vida ascética en Oriente, donde se ordenó de presbítero. Vuelto a Roma, fue secretario del papa Dámaso, quien le encomendó la tarea de traducir al latín, entonces la lengua del pueblo, las Sagradas Escrituras. Por su profundo conocimiento de la Palabra de Dios y sus comentarios bíblicos y espirituales, mereció ser llamado doctor de la Iglesia. Murió el año 420 en Belén, donde se había retirado los últimos años de su vida.

Yo confieso…

Oración colecta
OH, Dios,
que concediste al presbítero san Jerónimo
un amor suave y vivo a la Sagrada Escritura,
haz que tu pueblo
se alimente de tu palabra con mayor abundancia
y encuentre en ella la fuente de la vida.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Oremos ahora a Dios Padre, dueño de la mies, pidiéndole que no deje de enviar trabajadores a su mies.

1.- Por la Iglesia, pueblo de Dios, por todos sus pastores y fieles. Roguemos al Señor.

2.- Por las vocaciones sacerdotales, religiosas y al laicado cristiano. Roguemos al Señor.

3.- Por nuestra patria y por los gobernantes de todas las naciones. Roguemos al Señor.

4.- Por los ancianos, los enfermos y los que se encuentran solos. Roguemos al Señor.

5.- Por nosotros y por los que no han podido venir a esta celebración. Roguemos al Señor.

Señor y Dios nuestro, que has querido hacernos discípulos de tu Hijo para anunciar el evangelio a todo el mundo; escucha nuestras oraciones y no permitas que ningún pueblo se cierre a tu mensaje de salvación. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
CONCÉDENOS, Señor,
que, después de meditar tu palabra
a ejemplo de san Jerónimo,
nos dispongamos a ofrecer con mayor fervor a tu gloria
el sacrificio de salvación.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión           Cf. Jer 15, 16
Si encontraba tus palabras, Señor Dios, las devoraba: tus palabras me servían de gozo, eran la alegría de mi corazón.

Oración después de la comunión
SEÑOR, que los sacramentos que hemos recibido
muevan el corazón de tus fieles,
gozosos por la celebración de san Jerónimo,
para que, atentos a las enseñanzas divinas,
comprendan lo que deben seguir
y, siguiéndolo, alcancen la vida eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.