Liturgia – Virgen María del Pilar

BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA DEL PILAR, fiesta

Misa de la fiesta (blanco)

Misal: Antífonas y oraciones propias. Gloria. Prefacio propio. No se puede decir la Plegaria Eucarística IV.

Leccionario: Vol. IV

• 1Crón 15, 3-4. 15-16; 16, 1-2. Llevaron el Arca de Dios y la colocaron en el centro de la tienda que David le había preparado.
O bien: Hch 1, 12-14. Perseveraban unánimes en la oración, junto con María, la madre de Jesús.
• Sal 26. El Señor me ha coronado sobre la columna me ha exaltado.
• Lc 11, 27-28. Bienaventurado el vientre que te llevó.


Antífona de entrada          Cf. Sb 18, 3; Ex 13, 21-22
Les diste una columna de fuego, como guía para un viaje desconocido, para que pudieran caminar día y noche por el desierto.

Monición de entrada y acto penitencial
Se celebra hoy la fiesta de la bienaventurada Virgen María del Pilar. Según una venerada tradición, la Virgen María se manifestó en Zaragoza sobre una columna o pilar, signo visible de su presencia. María permanece en medio de nosotros como la columna que guiaba y sostenía día y noche al pueblo de Dios en el desierto.

Yo confieso…

Se dice Gloria.

Oración colecta
DIOS todopoderoso y eterno,
que en la gloriosa Madre de tu Hijo
has concedido un amparo celestial
a cuantos la invocan con la secular advocación del Pilar,
concédenos, por su intercesión, fortaleza en la fe,
seguridad en la esperanza y constancia en el amor.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Credo
Confesemos ahora nuestra fe en Cristo, la fe que María, columna que sostiene a la Iglesia, vivió intensamente.

Oración de los fieles
Por intercesión de María, la madre de nuestro Señor Jesucristo, celebrada en España y en Hispanoamérica bajo la advocación del Pilar, dirijamos hoy nuestra oración al Padre.

1.- Para que la Iglesia se sienta alegre y esperanzada al contemplar a María como columna luminosa que conduce a la salvación. Roguemos al Señor.

2.- Para que el amor a María siga siendo en nuestra historia fermento de fe e impulso para la evangelización. Roguemos al Señor.

3.- Para que la comunidad de pueblos hispánicos, que tienen en la Virgen del Pilar un motivo común de fe y de unidad, sienta la protección de esta madre y deposite en sus manos el presente y el futuro. Roguemos al Señor.

4.- Para que la presencia de María haga fecunda nuestra fe y operante nuestra solicitud hacia los necesitados, marginados, minusválidos, enfermos y todos los que sufren. Roguemos al Señor.

5.- Para que las imágenes de María sembradas en nuestra geografía hispana sean una continua invitación a hacer lo que Jesús nos diga. Roguemos al Señor.

Te damos gracias, Señor, por la presencia singular de María en nuestra tierra, que tantos frutos ha producido; y te pedimos que siga protegiendo a la Iglesia de España y de Hispanoamérica, y a todos y a cada uno de sus hijos y pueblos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
DIOS todopoderoso y eterno,
que hiciste brillar sobre nosotros la luz de la fe,
haz que los dones que ahora te presentamos
y las súplicas que te dirigimos
nos consigan, por intercesión de santa María del Pilar,
permanecer firmes en la fe y generosos en el amor.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio:
LA GLORIA DE LA VIRGEN
V/.   El Señor esté con vosotros. R/.

V/.   Levantemos el corazón. R/.

V/.   Demos gracias al Señor, nuestro Dios. R/.

EN verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno,
por todas las grandes maravillas
que has realizado en la Virgen, Madre de tu Hijo.

Ella, concebida sin pecado,
no fue contaminada por la corrupción del sepulcro;
pues, siendo intacta en su virginidad,
gloriosa en su descendencia
y triunfante en su asunción,
fue madre de Cristo,
esposo de la Iglesia, luz de las gentes,
esperanza de los fieles y gozo de todo nuestro pueblo.

Por eso, al celebrar ahora la solemnidad del Pilar,
te alabamos con los ángeles y los arcángeles,
y con todos los coros celestiales,
cantando sin cesar el himno de tu gloria:

Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios del Universo.
Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.
Hosanna en el cielo.
Bendito el que viene en nombre del Señor.
Hosanna en el cielo.

Antífona de comunión           Lc 1, 48
Me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí.

Oración después de la comunión
OH, Dios,
que de modo maravilloso
multiplicas tu presencia en medio de nosotros,
al darte gracias por este sacramento
con que nos has alimentado,
te rogamos nos concedas,
por intercesión de santa María del Pilar,
llegar a contemplarte eternamente en el cielo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición solemne
Dios, que en su providencia amorosa
quiso salvar al género humano
por el fruto bendito del seno de la Virgen María,
os colme de sus bendiciones.
R/ Amén

Que os acompañe siempre la protección de la Virgen,
por quien habéis recibido al Autor de la vida.
R/ Amén

Y a todos vosotros,
reunidos hoy para celebrar con devoción
esta solemnidad de Nuestra Señora la Virgen del Pilar,
el Señor os conceda la alegría del Espíritu
y los bienes de su reino. Amén.
R/ Amén