Liturgia – Jueves XXIX de Tiempo Ordinario

JUEVES DE LA XXIX SEMANA DE TIEMPO ORDINARIO, feria

Misa de la feria (verde)

Misal: Para la feria cualquier formulario permitido. Prefacio común

Leccionario: Vol. III-impar.

  • Rom 6, 19-23. Ahora estáis liberados del pecado y hechos esclavos de Dios.
  • Sal 1. Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor.
  • Lc 12, 49-53. No he venido a traer paz, sino división.

Antífona de entrada          Cf. Jn 14, 26; 16, 13
Cuando venga el Espíritu de la verdad, os enseñará toda la verdad, dice el Señor.

Monición de entrada y acto penitencial
Hermanos, al comenzar la celebración de la Eucaristía, pongámonos en presencia de Jesucristo, nuestro Sumo y eterno Sacerdote, y reconozcamos todo aquello que nos aleja de la voluntad de Dios, pidiéndole, con sinceridad y humildad, perdón por nuestros pecados.

• Señor Jesús, sacerdote eterno. Señor, ten piedad.
• Señor Jesús, sacerdote de la Nueva Alianza. Cristo, ten piedad.
• Señor Jesús, sacerdote, Víctima y Altar. Señor, ten piedad.

Oración colecta
OH, Dios,
que para gloria de tu nombre y salvación del género humano
quisiste constituir a Cristo único sumo y eterno Sacerdote,
te suplicamos que el pueblo,
adquirido para ti con su sangre, consiga,
por la participación en este memorial,
la fuerza de su cruz y Resurrección.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Reunidos en la unidad, hermanos, para recordar los beneficios de nuestro Dios, pidámosle que inspire.

1.- Por el papa N., por nuestro obispo N., por todo el clero y el pueblo a ellos encomendado. Roguemos al Señor.

2.- Por todos los gobernantes y sus ministros, encargados de velar por el bien común. Roguemos al Señor.

3.- Por los navegantes, por los que están de viaje, por los cautivos y por los encarcelados. Roguemos al Señor.

4.- Por todos nosotros, reunidos en este lugar santo en la fe, devoción, amor y temor de Dios. Roguemos al Señor.

Que te sean gratos, Señor, los deseos de tu Iglesia suplicante, para que tu misericordia nos conceda lo que no podemos esperar por nuestros méritos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
MIRA complacido, Señor,
el sacrificio espiritual que se ofrece en tu altar
con el sincero deseo de servirte,
y concede un espíritu firme a tus siervos,
para que su fe y humildad hagan agradable para ti esta oblación.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión          Jn 15, 26; 16, 14
El Espíritu, que procede del Padre, me glorificará, dice el Señor.

Oración después de la comunión
LA participación en este sacrificio
que tu Hijo nos ha mandado ofrecer en conmemoración suya,
nos convierta, Señor,
en ofrenda perpetua para ti juntamente con Él.
Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.