Lectio Divina – Inmaculada Virgen María

Hágase en mí según tu palabra

AMBIENTACIÓN

La liturgia nos presente un precioso cuadro a contraluz, es decir, un claro-oscuro. La luz de María sobre el fondo oscuro del primer pecado de nuestros primeros padres. El pecado no fue el comer una manzana. El pecado fue que Adán quiso comer del árbol de la ciencia del bien y del mal, es decir, el árbol prohibido por Dios. Sólo Dios conoce el misterio del bien y del mal. Ellos no aceptaron su rol de criaturas, y quisieron ser como Dios. Dijeron NO A DIOS. Es el pecado del hombre de nuestro tiempo. Se ha hecho Dios. Con la técnica, el desarrollo, la ciencia…se ha erigido Dios. Nadie debe estar por encima del hombre. En cambio, María es la mujer del SI. Un sí total, sonoro, rotundo. Una vida totalmente orientada hacia Él. En gozosa dependencia de Él, en actitud reverencial: como una sierva que sirve a su Señor.

LECTURAS DEL DÍA

1ª lectura: Gen. 3,9-15.20.     2ª lectura: Ro.15,4-9

EVANGELIO

Lucas 1,26-38

En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María.El ángel, entrando en su presencia, dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.» Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.» Y María dijo al ángel: «¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?» El ángel le contestó: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.»

 María contestó: «Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.» Y la dejó el ángel.

REFLEXIÓN

El decir NO a Dios trae consecuencias:

1.- Hombre perdido. Adán, ¿dónde estás?  Sin Dios el hombre se esfuma, no es nada. Puro barro al no tener ese soplo divino. “Ninguna época supo menos de este hombre y en ninguna época este hombre estuvo tan perdido” (Heidegger).

  • Hombre que es capaz de llegar a la luna y preparar viaje a Marte, pero que no pisa tierra. Esta tierra, nuestro planeta, lo está ensuciando, deteriorando, maltratando… ¿quedará planeta para las generaciones futuras? ¿Será habitable? Mares y ríos contaminados, bosques talados…
  • Hombre que todos los días hace muchos trasplantes de corazón, pero que no es capaz de trasplantar amor, cariño, paz, concordia.
  • Hombre que sabe mucho de todo y no se sabe a sí mismo. “He ahí que me he constituido problema para mí mismo” (San Agustín)

Se está perdiendo ese hombre “misterio”, eso que tiene el hombre y que está por encima del hombre, es decir, la trascendencia.

Frente a ese hombre perdido, está María, la mujer centrada en Dios y, desde Dios en los demás. Bien orientada, gravitando sobre Dios, sin salirse nunca de su curso, deshaciendo entuertos… “desatando nudos”.

2.- Hombre desnudo. Nunca hemos tenido tantas cosas, tantos trastos: televisores, frigoríficos, cámaras de fotos, Internet, etc. Cada adolescente lleva su móvil, su aparato de música… Mucho ruido por fuera pero poco silencio por dentro.  Y nunca tan vacíos de valores. Nunca la vida ha valido tan poco. Los suicidios están a la orden del día. Y no cualquier tipo de suicidios sino el de aquellos que quieren ser famosos a la hora de su muerte llevándose indiscriminadamente a muchas personas por delante. Hombre desnudo en la Biblia significa “angustia vital”. Es la que se vive cuando se pierde el sentido de la vida. Cuando ya no hay valores por dentro que sostienen la existencia. Caen como sacos vacíos… Y miedo ante la muerte. Angustia viene de angosto. Y así es el final: todo esfuerzo, trabajo, lucha…queda en una estrecha sepultura.

María es “la llena”. Llena de gracia. Llena de Dios. Todo en ella suena a plenitud. Como está llena de Dios, todo lo que hace tiene el marchamo de lo bien hecho, de lo acabado, de lo perfecto. Va contra unas vidas a medio hacer, a medio llenar de sentido…

“LLENA de gracia te llamo porque la gracia te llena; si más te pudiera dar, mucha más gracia te diera”. García Lorca, en versos desbordados de elogios a la Madre de Dios.

El hombre quiere esconderse. ¿Pero dónde? ¿Dónde te irás que Dios no esté?… Miedo a la vida…

María recibe este mensaje: No tengas miedo… Dios te mira con mucho agrado…

3.- Hombre insolidario. Adán estaba solo en medio del cosmos. Nadie le arrancaba de su soledad. A Dios le dio pena y le hizo el precioso regalo de la mujer. Cuando le vio de frente, exclamó: Esto sí, esto es carne de mi carne y hueso de mis huesos… ¡Cuántos piropos! Y, al pecar, comienza a acusarla: “Esta que me diste por compañera, me ha engañado” Ya entran en el matrimonio las primeras desavenencias, los primeros conflictos: acusa, le echa la culpa….

María, la mujer solidaria. Acaba de saber que es la Madre de Dios. Pero esto no se le sube a la cabeza… Sigue siendo la misma. La sirviente, la esclava… la que sólo sirve para servir… Y se va a servir a su anciana prima Isabel que la necesita… Y después servirá a los reyes, a los pastores y a todo el mundo… Y sigue… desde el cielo… ¿Quién de nosotros, cuando nos hemos visto mal, no hemos acudido a Ella y hemos sentido su apoyo, su presencia?

María, la que nos orienta en la vida, la que llena de sentido nuestra existencia, la que se solidariza con nosotros y nos enseña a compartir.

¡Qué cuadro tan bello!

PREGUNTAS

1.- ¿Alguna vez tengo la sensación de estar perdido?  ¿Cuáles son los síntomas?  ¿Busco apoyo en Dios?

2.- ¿Hay momentos en mi vida en que me siento “hueco por dentro? ¿A qué se debe? ¿Me gustaría salir de esa situación?  ¿Cómo?

3.- ¿Me gusta ayudar a los demás? ¿En qué ocasiones lo hago?  ¿Podría hacer algo más?

Este evangelio en verso, suena así:

La historia de Adán y Eva
refleja nuestro destino:
Todos los hombres nacemos
en pecado concebidos…
Pero, en su gran compasión,
Dios nuestro Padre y Amigo,
nos envió un Salvador
en la persona de su Hijo.
Nació de una Madre Virgen,
llena de gracia y cariño,
INMACULADA, sin mancha,
con la inocencia de un niño.
Una madre sin pecado,
perla y tesoro escondido,
que contestó con un “SI”
al mensajero divino.
Esclava de su Palabra,
libre de todo egoísmo,
hizo de su vida entera
un regalo y un servicio.
Es para todos nosotros,
Estrella de peregrinos,
Vida, Esperanza y Dulzura,
nuestro amparo y nuestro auxilio.
Al celebrar, hoy, su Fiesta,
con fe viva, le pedimos
que nos lleve de su mano,
mientras vamos de camino.

(Versos de José Javier Pérez Benedí)