Liturgia – Viernes II de Adviento

VIERNES DE LA II SEMANA DE ADVIENTO, feria

Misa de feria (morado)

Misal: Antífonas y oraciones propias. Prefacio I o III de Adviento

Leccionario: Vol. II

  • Is 48, 17-19. Si hubieras atendido a mis mandatos.
  • Sal 1.El que te sigue, Señor, tendrá la luz de la vida.
  • Mt 11, 16-19.No escuchan ni a Juan ni al Hijo del hombre.

Antífona de entrada
El Señor vendrá con esplendor a visitar a su pueblo con la paz y comunicarle la vida eterna.

Monición de entrada y acto penitencial
“¡Ojalá hubieran prestado atención a lo que les dije!”, se queja el Señor por medio del profeta, porque Dios quiere nuestro bien. Jesús también se queja de que hay gente que se comporta de modo infantil, cuando Juan Bautista predica arrepentimiento y conversión en preparación para la venida del Mesías: Son como niñas que se niegan a bailar cuando la flauta toca melodías alegres, o como muchachos que rechazan llorar cuando la gente está llorando. El Señor está en medio de nosotros y pide que nos comprometamos seriamente para poder guiar a nuestro mundo hacia la vida, la justicia y la felicidad. ¿Para qué vale nuestra fe, si no la practicamos?

Yo confieso…

Oración colecta
DIOS todopoderoso,
concede a tu pueblo esperar vigilante la venida de tu Unigénito,
para que nos apresuremos a salir a su encuentro
con las lámparas encendidas,
como nos enseñó nuestro Salvador.
Él, que vive y reina contigo.

Oración de los fieles
Oremos al Señor, nuestro Dios, que tiene paciencia con nosotros.

1.- Para que la Iglesia sea, en medio del mundo, la luz que guía a los hombres por el camino de Cristo. Roguemos al Señor.

2.- Para que los corazones de todos se abran a la verdad de Cristo. Roguemos al Señor.

3.- Para que los que gobiernan los pueblos sean guiados en todo momento por la sabiduría de Dios. Roguemos al Señor.

4.- Para que todos nosotros, en este Adviento, sepamos meditar la Palabra del Señor y demos así frutos de buenas obras. Roguemos al Señor.

Guíanos tú, Señor, Dios nuestro, para que salgamos al encuentro de tu Hijo Jesucristo, nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
QUE los ruegos y ofrendas de nuestra pobreza
te conmuevan, Señor,
y al vernos desvalidos y sin méritos propios
acude, compasivo, en nuestra ayuda.
Por Jesucristo nuestro Señor.

Prefacio I o III de Adviento

Antífona de comunión Flp 3, 20-21
Aguardamos un Salvador: el Señor Jesucristo. Él transformará nuestro cuerpo humilde, según el modelo de su cuerpo glorioso.

Oración después de la comunión
SACIADOS con el alimento espiritual
te pedimos, Señor,
que, por la participación en este sacramento,
nos enseñes a sopesar con sabiduría los bienes de la tierra
y amar intensamente los del cielo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.