Meditación – San Juan Evangelista

Hoy celebramos la fiesta de san Juan Evangelista.

La lectura de hoy es del evangelio de Juan (Jn 20, 2-8):

El primer día de la semana, María Magdalena fue corriendo a Simón Pedro y a donde estaba el otro discípulo a quien Jesús quería y les dice: «Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto». Salieron Pedro y el otro discípulo, y se encaminaron al sepulcro. Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió por delante más rápido que Pedro, y llegó primero al sepulcro. Se inclinó y vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llega también Simón Pedro siguiéndole, entra en el sepulcro y ve las vendas en el suelo, y el sudario que cubrió su cabeza, no junto a las vendas, sino plegado en un lugar aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado el primero al sepulcro; vio y creyó.

Hoy celebramos a otro miembro del Colegio Apostólico: Juan, hijo de Zebedeo, y hermano de Santiago. Su nombre, típicamente hebreo, significa «el Señor ha dado su gracia». Estaba arreglando las redes a orillas del lago de Tiberíades, cuando Jesús le llamó. Juan forma siempre parte del grupo restringido que Jesucristo lleva consigo en determinadas ocasiones. Autor del cuarto Evangelio, de tres Cartas y del Apocalipsis.

En la Iglesia de Jerusalén fue una de las «columnas». Según la tradición, Juan es «el discípulo predilecto» que coloca la cabeza sobre el pecho del Maestro durante la Última Cena, se encuentra a los pies de la Cruz junto a la Madre de Jesús y es testigo tanto de la tumba vacía como de la presencia del Resucitado. La Iglesia Oriental le llama simplemente «el Teólogo» (el que habla de lo divino en términos accesibles).

—Un tema característico de Juan es el amor. Él no hace un tratado abstracto porque el verdadero amor, por su naturaleza, siempre hace referencia directa a personas reales.

REDACCIÓN evangeli.net

Liturgia – San Juan evangelista

VIERNES. SAN JUAN, apóstol y evangelista, fiesta

Misa de la fiesta (blanco)

Misal: Antífonas y oraciones propias. Gloria. Prefacio de Navidad, embolismos propios de la Octava en las Plegarias Eucarísticas. Conveniente Plegaria Eucarística I. No se puede decir la Plegaria Eucarística IV.

Leccionario: Vol. IV

  • 1Jn 1, 1-4. Eso que hemos visto y oído os lo anunciamos.
  • Sal 96.Alegraos, justos, con el señor.
  • Jn 20, 1a. 2-8.El otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro.

Antífona de entrada
Este es Juan, que durante la cena reclinó su cabeza en el pecho del Señor: apóstol bienaventurado, a quien fueron revelados los secretos divinos y difundió la palabra de vida por toda la tierra.

Monición de entrada y acto penitencial
Hoy se celebra la fiesta de san Juan, apóstol y evangelista, hijo de Zebedeo, que junto con su hermano Santiago y con Pedro fue testigo de la transfiguración y de la pasión del Señor, y al pie de la cruz recibió de él a María como madre. En su Evangelio y en otros escritos se muestra como teólogo y apóstol que nos anuncia lo que oyó, lo que sus ojos vieron y sus manos palparon, para que nuestra alegría sea completa.

Comencemos la celebración de la Eucaristía reconociendo que nuestra fe y nuestras obras no siempre van unidas, que a menudo cometemos fallos en la vida y que nuestro apostolado cristiano deja mucho que desear. Por eso, con humildad y sencillez, pedimos perdón a Dios por nuestros pecados.

• Verbo eterno del Padre, por quien todo ha venido a la existencia. Señor, ten piedad.
• Luz verdadera, que has venido al mundo y a quien el mundo no recibió. Cristo, ten piedad.
• Hijo de Dios, que hecho carne, has acampado entre nosotros. Señor, ten piedad.

Se dice Gloria

Oración colecta
OH, Dios, que por medio del apóstol san Juan
nos has revelado las misteriosas profundidades de tu Verbo,
concédenos comprender con inteligencia y amor
lo que él ha hecho resonar en nuestros oídos admirablemente.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
El evangelista san Juan contempló al Señor Jesús en la palabra hecha carne. Por su intercesión, elevemos al Padre nuestra oración.

1.- Por la Iglesia, para que viva siempre mejor el mandato del amor, recordando y testimoniando por el evangelista san Juan. Roguemos al Señor.

2.- Por todos los que anuncian el Evangelio a través de la predicación, la catequesis y los distintos medios de comunicación social, para que puedan hacerlo en todo momento con la sabiduría y profundidad del apóstol san Juan. Roguemos al Señor.

3.- Por todos los que sufren en el cuerpo y en el espíritu, para que sean fortalecidos por la asistencia maternal de la Virgen María, confiada por Cristo en la cruz a su discípulo amado. Roguemos al Señor.

4.- Por todos nosotros, para que, por la intercesión de san Juan, unamos la intimidad en la oración al ardor apostólico en el servicio a Dios y a los hermanos. Roguemos al Señor.

Padre de bondad, tu Hijo, que quiso acampar entre nosotros, te presenta hoy las súplicas de tu Iglesia. Acógelas en tu misericordia. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
SANTIFICA, Señor, los dones que hemos presentado
para que, al participar de esta cena,
nos abramos al misterio del Verbo eterno
que revelaste a tu apóstol san Juan
en la misma fuente.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio de Navidad

Antífona de comunión   Jn 1, 14. 16
El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros; de su plenitud todos hemos recibido.

Oración después de la comunión
DIOS todopoderoso,
te pedimos, por el misterio que hemos celebrado,
que el Verbo hecho carne,
a quien anunció el apóstol san Juan,
habite siempre entre nosotros.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición solemne
D
IOS, bondad infinita,
que disipó las tinieblas del mundo
con la encarnación de su Hijo
y con su nacimiento glorioso
iluminó este día santo
aleje de vosotros las tinieblas del pecado
y alumbre vuestros corazones con la luz de la gracia.
R/. Amén.

Quien encomendó al ángel anunciar a los pastores
la gran alegría del nacimiento del Salvador
os llene de gozo
y os haga también a vosotros mensajeros del Evangelio.
R/. Amén.

Quien por la encarnación de su Hijo
reconcilió lo humano y lo divino
os conceda la paz a vosotros, amados de Dios,
y un día os admita entre los miembros de la Iglesia del cielo.
R/. Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo ✠ y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros y os acompañe siempre.
R/. Amén.

Despedida
Llevemos a todos la Buena Noticia: “Hoy os ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor”. Podéis ir en paz.