Liturgia – Día VI dentro de la Octava de Navidad

DÍA VI DENTRO DE LA OCTAVA DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR

Misa del día VI dentro de la Octava (blanco)

Misal: Antífonas y oraciones propias. Gloria. Prefacio de Navidad, embolismos propios de la Octava en las Plegarias Eucarísticas. No se puede decir la Plegaria Eucarística IV.

Leccionario: Vol. II

  • 1Jn 2, 12-17. El que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.
  • Sal 95.Alégrese el cielo, goce la tierra.
  • Lc 2, 36-40.Hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén.

Antífona de entrada Cf. Sab 18, 14-15
Cuando un silencio apacible envolvía todo y la noche llegaba a la mitad de su carrera, tu Palabra omnipotente, Señor, se lanzó desde el cielo, desde el trono real.

Monición de entrada y acto penitencial
Hermanos, sed bienvenidos a la celebración eucarística del sexo día de la Octava de Navidad, en el que las lecturas nos siguen mostrando detalles de la infancia de Jesús. Con la alegría navideña en nuestros corazones, comencemos aclamando la gloria y el poder de su nombre y pidámosle humildemente perdón por todos nuestros pecados.

• Tú que eres Dios de Dios, y Luz de Luz. Señor, ten piedad.
• Tú que por nosotros y por nuestra salvación bajaste del cielo. Cristo, ten piedad.
• Tú que por obra del Espíritu Santo te encarnaste de María. Señor, ten piedad.

Se dice Gloria

Oración colecta
CONCÉDENOS, Dios todopoderoso,
que el renovado nacimiento de tu Unigénito encarnado
libere a quienes nos domina la antigua servidumbre del pecado.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Oremos, hermanos, por este nuevo nacimiento de tu Hijo en nuestra carne líbranos del yugo con que nos domina la antigua servidumbre del pecado.

1.- Por la Iglesia, para que se dilate por el mundo y arraigue en los pueblos, y en ella se congreguen los hombres de toda lengua y nación. Roguemos al Señor.

2.- Para que el Rey de reyes dirija la mente y la voluntad de los gobernantes, para que procuren la justicia y trabajen por la libertad y la paz de las naciones. Roguemos al Señor.

3.- Para que Dios dé la fortaleza de los frágiles, levante a los decaídos, proteja a los que están en peligro, consuele a los que se sienten decepcionados o desesperados y robustezca la confianza de los perseguidos. Roguemos al Señor.

4.- Para que Dios nos dé la fuerza y el coraje a toda esta comunidad reunida hoy, para llevar la Buena Nueva de salvación a todos aquellos que aún no han recibido su mensaje. Roguemos al Señor.

Oh Dios, Padre todopoderoso, que inspiraste a Ana a reconocer a tu Hijo alabarlo como el Salvador que ha traído la libertad y la vida a su pueblo; escucha nuestras oraciones y haz que nosotros también reconozcamos y acojamos a Jesús en nuestra vida y, con Él y como Él, crezcamos cada día en sabiduría y en gracia. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
RECIBE, Señor, con bondad
las ofrendas de tu pueblo,
para que cuanto creemos por la fe
lo alcancemos por el sacramento celestial.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio de Navidad

Antífona de comunión   Jn 1, 16
De su plenitud todos hemos recibido gracia tras gracias.

Oración después de la comunión
OH, Dios,
que llegas hasta nosotros
al participar en tu sacramento,
realiza en nuestros corazones el efecto de su poder,
para que, al recibirlo, nos haga dignos del don que nos haces.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición solemne
Dios, bondad infinita, que disipó las tinieblas del mundo con la encarnación de su Hijo y con su nacimiento glorioso iluminó esta noche santa aleje de vosotros las tinieblas del pecado y alumbre vuestros corazones con la luz de la gracia.

• Quien encomendó al ángel anunciar a los pastores la gran alegría del nacimiento del Salvador os llene de gozo y os haga también a vosotros mensajeros del Evangelio.

• Quien por la encarnación de su Hijo reconcilió lo humano y lo divino os conceda la paz a vosotros, amados de Dios, y un día os admita entre los miembros de la Iglesia del cielo.

• Y la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo † y Espíritu Santo, descienda sobre vosotros y os acompañe siempre.

Despedida
Llevemos a todos la Buena Noticia: “Hoy os ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor”. Podéis ir en paz.