Meditación – Sábado I de Tiempo Ordinario

Hoy es sábado I de Tiempo Ordinario.

La lectura de hoy es del evangelio de Marcos (Mc 2, 13-17):

En aquel tiempo, Jesús salió de nuevo a la orilla del mar; toda la gente acudía a él y les enseñaba. Al pasar vio a Leví, el de Alfeo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dice: «Sígueme». Se levantó y lo siguió. Sucedió que, mientras estaba él sentado a la mesa en casa de Leví, muchos publicanos y pecadores se sentaban con Jesús y sus discípulos, pues eran muchos los que lo seguían. Los escribas de los fariseos, al ver que comía con pecadores y publicanos, decían a sus discípulos: «¿Por qué come con publicanos y pecadores?» Jesús lo oyó y les dijo: «No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores».

La palabra que resuena nuevamente en nuestro corazón es un imperativo… Jesús nos dice «Sigueme». Ya lo hemos escuchado en este año. Jesús desea que seamos mejores cristianos, mejores creyentes… «cristiano» significa seguidor de Cristo. En este evangelio se nos habla de un aspecto del seguimiento que consiste en no considerarnos justos ni sanos, porque nuestra realidad es pecadora. Eso no significa tirarnos a la lona, ni decir «que pobres somos», sino que habla de la realidad. Pertenecemos al género humano, y como género le hemo dado la espalda ya con Adán y Eva cuando el pecado ingresó. Dios encerró a todos en el pecado, para poder tener de todo misericordia. En este año estamos invitados a darnos cuenta de nuestra condición, porque ahí está el lugar de nuestra salvación. Lo dice muy bellamente Pedro Crisólogo, un gran santo doctor de la iglesia: «“¡Come con los publicanos y pecadores!” Pero, ¿quién es pecador sino el que rechaza verse como tal? Dejar de reconocerse pecador ¿no es hundirse más en su propio pecado y, para decir verdad, identificarse con Él? Y ¿quién es el injusto sino aquel que se cree justo?…» y continúa el Santo, animando al que se cree justo: » Vamos, fariseo, confiesa tu pecado y podrás venir a la mesa de Cristo». ¡Qué belleza! «Feliz culpa que nos mereció tan grande Redentor». Solamente quienes se hacen como niños y reconocen que son pecadores, sólo estos pueden sentarse en la mesa de Jesús porque Él no vino para los justos sino para los pecadores, por ende para todos porque todos somos pecadores. Que podamos vivir este año con la conciencia clara de que necesitamos de Dios, que no nos autojustificamos, sino que precisamos de nuestro redentor para vivir en plenitud y abundancia como Él ha querido para todos nosotros.

P. Fernando Goicochea SDB

Anuncio publicitario

Liturgia – Sábado I de Tiempo Ordinario

SÁBADO DE LA I SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO o SANTA MARÍA EN SÁBADO, memoria libre

Misa de sábado (verde) o de la memoria (blanco).

Misal: Para el sábado cualquier formulario permitido / para la memoria del común de la bienaventurada Virgen María o de las «Misas de la Virgen María», o de un domingo del Tiempo Ordinario; Prefacio común o de la memoria.

Leccionario: Vol. III-par

  • 1Sam 9, 1-4. 17-19; 10, 1a. Ese es el hombre de quien habló el Señor; Saúl gobernará a su pueblo.
  • Sal 20. Señor, el rey se alegra por tu fuerza.
  • Mc 2, 13-17. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores.

O bien: Cf. vol. IV, o bien cf. Leccionario de las «Misas de la Virgen María».


Antífona de entrada             Cf. Jn 10, 14-15
Yo soy el Buen Pastor que conozco a las ovejas y las mías me conocen, dice el Señor; igual que el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas.

Monición de entrada y acto penitencial
Hermanos, al celebrar hoy la memoria de la Santísima Virgen María, que llevó en su seno al Autor del universo, Jesucristo, y permanece virgen para siempre, comencemos la celebración de los sagrados misterios reconociendo todo lo que hay de muerte y de mal en nosotros, y pidiendo perdón a Dios por nuestros pecados.

            Yo confieso…

Oración colecta
TE pedimos, Señor,
que nosotros, tus siervos,
gocemos siempre de salud de alma y cuerpo,
y por la gloriosa intercesión de Santa María,
siempre Virgen, líbranos de las tristezas de este mundo
y concédenos las alegrías del cielo.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Presentemos con fe nuestras peticiones a Dios Padre, que nos llama a seguir a su Hijo Jesucristo

1.- Por el Papa Francisco, por nuestro obispo, por todo el clero y el pueblo a ellos encomendados. Roguemos al Señor.

2.- Por las vocaciones sacerdotales, a la vida religiosa y al laicado cristiano. Roguemos al Señor.

3.- Por todos los gobernantes y sus ministros, encargados de velar por el bien común. Roguemos al Señor.

4.- Por los navegantes, por los que están de viaje, por los cautivos y los encarcelados. Roguemos al Señor.

5.- Por todos nosotros, reunidos en este lugar en la fe, devoción, amor y temor de Dios. Roguemos al Señor.

Oh Dios, cuyo Hijo no ha venido a llamar a los justos, sino a los pecadores, escucha nuestras plegarias y compadécete de nosotros, que ponemos en Ti nuestra confianza. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
SEÑOR,
que adquiriste para ti un pueblo de adopción
con el sacrificio de una vez para siempre,
concédenos propicio los dones de la unidad y de la paz en tu Iglesia.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión          Cf. 1Cor 10, 17
Porque el pan es uno, nosotros, siendo muchos, formamos un solo cuerpo, pues todos participamos del mismo pan y del mismo cáliz.

Oración después de la comunión
AL recibir estos sacramentos del cielo,
imploramos de tu misericordia, Señor,
que cuantos nos alegramos
en la memoria de la bienaventurada Virgen María,
consigamos colaborar, a imitación suya,
en el misterio de nuestra redención.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Martirologio 15 de enero

ELOGIOS DEL 15 DE ENERO

 

En la ciudad de Anagni, en la región italiana del Lacio,santa Secundina, virgen y mártir. (s. inc.)

2. En Constantinopla, hoy Estambul, en Turquía, san Juan Calibita, de quien se cuenta que durante un tiempo vivió en un rincón de la casa paterna, y después en una choza (kalyba), completamente dado a la contemplación, pasando desapercibido incluso ante sus propios padres, que después de su muerte solo le reconocieron por un ejemplar del Evangelio, adornado en oro, que ellos mismos le habían regalado.(s. V)

3*. En el monasterio de Clúain Creedla, en Hibernia, actual Irlanda, santa Ita, virgen y fundadora de este mismo cenobio. (570)

4. En la ciudad de Rieti, en la Sabina, hoy la región italiana del Lacio, conmemoración de san Probo, obispo, elogiado por el papa san Gregorio Magno.(c. 570)

5. En Glanfeuil, junto al río Loira, en el territorio de Angers, en la Galia, hoy Francia, san Mauro, abad. (s. VI/VII)

6*. En la región de Rodez, también en la Galia, santa Tarsicia, virgen y mártir. (s. VI/VII)

7*. En la aldea de Hamme, en Brabante, actual Holanda, san Ableberto o Emeberto, obispo de Cambrai. (c. 645)

8*. En la ciudad de Chartres, en el territorio de Neustria, actualmente hoy Francia, san Malardo, obispo. (c. 650)

9*. En Val de Non, en la actual región italiana de Trentino, san Romedio, anacoreta, quien, después de entregar a la Iglesia todos sus bienes, llevó vida penitente en el lugar que aún lleva su nombre. (c. s. VIII)

10. En Lyon, ciudad de la Galia, hoy Francia, muerte de san Bonito, obispode Clermont-Ferrand. Era prefecto de Marsella en el momento de ser elevado al episcopado para ocupar el lugar de su hermano san Avito, pero diez años más tarde renunció a la sede, se retiró al monasterio de Manglieu y, después de peregrinar a Roma, al regreso murió en Lyon. (c. 710)

11*. En Armo, cerca de Reggio Calabria, en Italia, san Arsenio, eremita, célebre por su espíritu de oración y por su austeridad. (904)

12*. En Saint-Gilles-les-Boucheries, en la región de Provenza, en la actual Francia, beato Pedro de Castalnau, presbítero y mártir, que, habiendo ingresado en el monasterio cisterciense de Fontfroide, fue encargado por el papa Inocencio III para que anunciara en aquella región la paz e instruyera sobre la verdadera fe, pero murió herido por una lanza de algunos herejes. (1208)

13*. En Città della Pieve, en Umbría, en Italia, beato Jacobo, llamado “Limosnero”, que se mostró buen abogado de pobres y oprimidos. (c. s. XIII)

14*. En el territorio de Gualdo Tadino, también en Umbría, beato Ángel, eremita. (1325)

15. En la ciudad de Fu’an, en la provincia de Fujian, en China, san Francisco Fernández de Capillas, presbítero de la Orden de Predicadores y mártir, el cual anunció el nombre de Cristo primero en las Islas Filipinas y después en Fujian, donde durante la persecución bajo los tártaros fue encarcelado por largo tiempo y finalmente decapitado.(1648)

16*. En la aldea de Steyl, en Holanda, san Arnoldo Janssen, presbítero, quien, para difundir la fe en las misiones, fundó la Sociedad del Verbo Divino. (1909)

17*. En Berlín, en Alemania, beato Nicolás Gross, padre de familia y mártir, que, dedicado a las cuestiones sociales, se enfrentó con un régimen contrario a la dignidad humana y a la religión. Por no querer actuar en contra de los preceptos de Dios, fue encarcelado y ahorcado, y obtuvo, así, su participación en la victoria de Cristo. (1945)

– Beato Lazzaro Devasahayam Pillai (1712- Aral Kurusadi, India 1752). Laico, padre de familia y mártir, por haberse convertido al cristianismo.

– Beatos Valentín Palencia Marquina y compañeros* (Suances, Cantabria, España, 1937). Sacerdote diocesano, director, capellán y profesor del «Patronato de San José para la enseñanza y educación de niños pobres» y cuatro de los muchachos del colegio asesinados por odio a la fe.

* Donato Rodríguez García, Germán García García, Zacarías Cuesta Campo, Emilio Huidobro Corrales.