Liturgia – Miércoles V de Tiempo Ordinario

MIÉRCOLES DE LA V SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO, feria

Misa de la feria (verde)

Misal: cualquier formulario permitido. Prefacio común.

Leccionario: Vol. III-par

  • 1Re 10, 1-10. La reina de Saba percibió la sabiduría de Salomón.
  • Sal 36. La boca del justo expone la sabiduría.
  • Mc 7, 14-23. Lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre.

Antífona de entrada Sal 6, 3-4
Misericordia, Señor, que desfallezco, cura, Señor, mis huesos dislocados. Tengo el alma en delirio.

Monición de entrada y acto penitencial
En esta eucaristía, nos hacemos eco del grito de dolor de todos los enfermos y pedimos al Señor, varón de dolores, que les dé esperanza consuelo, paciencia, y que les haga comprender la gran eficacia redentora de sus sufrimientos, unidos a los de Cristo en su pasión.

• Tú que eres nuestro consuelo y nuestra esperanza. Señor, ten piedad.
• Tú que eres nuestra fortaleza y nuestra paz. Cristo, ten piedad.
• Tú que eres nuestra vida para siempre. Señor, ten piedad.

Oración colecta
OH, Dios,
tú quisiste que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades
para manifestar el valor de la enfermedad y la paciencia humana;
escucha benévolo nuestras plegarias por los hermanos enfermos,
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor,
la aflicción o la enfermedad, la gracia de sentirse elegidos
entre aquellos que tu Hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a Cristo en su pasión para la redención del mundo.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Oremos, ahora, esperanzadamente por nosotros y por todos los hombres.

1.- Para que en la vida de todos haya más amor. Roguemos al Señor.

2.- Para que en todas las regiones del mundo haya más paz. Roguemos al Señor.

3.- Para que en las relaciones entre los hombres haya más justicia y más solidaridad. Roguemos al Señor.

4.- Para que exista un reparto más justo de la riqueza. Roguemos al Señor.

5.- Para que los que sufren enfermedad o soledad encuentren fuerza y esperanza. Roguemos al Señor.

6.- Para que Jesucristo sea conocido y amado en todas partes. Roguemos al Señor.

Ven, Señor Jesús. Ven en medio de nosotros y renuévanos. Condúcenos, a nosotros y a todos los hombres, hacia tu reino. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Oración sobre las ofrendas
OH, Dios,
bajo cuya providencia transcurre cada instante de la vida,
recibe las súplicas y oblaciones que te ofrecemos
implorando tu misericordia a favor de los hermanos enfermos,
y así, quienes tememos por su enfermedad,
nos alegremos de su salud.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión          Col 1, 24
Completo en mi carne lo que falta a los padecimientos de Cristo, a favor de su cuerpo que es la Iglesia.

Oración después de la comunión
OH, Dios,
singular protector en la enfermedad humana,
muestra el poder de tu auxilio con tus siervos enfermos,
para que, aliviados con el auxilio de tu misericordia,
merezcan presentarse sanos en tu santa Iglesia.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Anuncio publicitario