Liturgia – Lunes de la Octava de Pascua

LUNES DE LA OCTAVA DE PASCUA

Misa del lunes de la Octava (blanco)

Misal: Antífonas y oraciones propias. Gloria. Sin Credo. Prefacio Pascual I «en este día», embolismos propios en las Plegarias Eucarísticas. No se puede decir la Plegaria Eucarística IV. Despedida con doble «Aleluya».

Leccionario: Vol. II

  • Hch 2, 14. 22-23. A este Jesús lo resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos.
  • Sal 15.Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti.
  • Secuencia (opcional). Ofrezcan los cristianos.
  • Mt 28, 8-15.Comunicad a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán.

Antífona de entrada
El Señor ha resucitado de entre los muertos, como lo había dicho; alegrémonos y regocijémonos todos, porque reina para siempre. Aleluya.

Monición de entrada y acto penitencial
Pedro, en la noche de la Pasión, había rehusado confesar que conocía a Jesús. Ahora no puede parar de proclamar que Jesús ha resucitado. María Magdalena y María, la madre de Santiago,  se apresuran a decirles a los apóstoles que Jesús está vivo y resucitado. — Todas las lecturas de hoy se centran en dar testimonio de la resurrección. Pedro la proclama como la clave de su fe: El Jesús que había sido ejecutado ha resucitado realmente, y ellos, los discípulos, son testigos de este hecho y de esa persona. María Magdalena y su compañera reciben el mensaje de los ángeles en la tumba –que Cristo ha resucitado. Después ellas mismas encuentran a Jesús y de él mismo reciben instrucciones para que comuniquen la Buena Noticia a los demás discípulos, ya que ahora ellas mismas son testigos de que Cristo está vivo y resucitado. — ¡Los testigos de hoy somos nosotros! ¿Lo somos de verdad?

• Tú, que has resucitado, venciendo los dolores de la muerte. Señor, ten piedad.
• Tú, que nos enseñas senderos de vida. Cristo, ten piedad.
• Tú, que nos saciarás de gozo con tu rostro. Señor, ten piedad.

Se dice Gloria
En este día de gozo y de gloria, recitemos el himno de alabanza, invocando a Jesucristo, nuestro mediador, sentado a la derecha del Padre.

Oración colecta
SEÑOR Dios, que haces crecer a tu Iglesia,
dándole siempre nuevos hijos,
concede a tus siervos
vivir el sacramento que recibieron con fe.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
El Señor Jesús, resucitado, vive para siempre e intercede por nosotros ante el Padre.

1.- Para que el Señor Jesús, que despertó del sueño de la muerte, avive hoy la fe, la esperanza y la caridad de su Iglesia. Roguemos al Señor.

2. – Para que el Señor Jesús, resucitado lleno de vida, levante los ánimos de todos los que sufren y se sienten postrados y abatidos. Roguemos al Señor.

3.- Para que el Señor Jesús confirme la nueva vida de los que han sido bautizados en la noche de Pascua. Roguemos al Señor.

4.- Para que el Señor Jesús, sentado a la derecha del Padre, nos reúna un día a todos nosotros en su reino glorioso. Roguemos al Señor.

Escúchanos, Dios todopoderoso, y atiende las súplicas que por nosotros te presenta tu Hijo Jesucristo, Señor nuestro, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Oración sobre las ofrendas
RECIBE propicio, Señor,
las ofrendas de tu pueblo,
para que, renovado por la confesión de tu nombre
y por el bautismo,
alcance la eterna bienaventuranza.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio pascual I

Antífona de comunión          Rom 6, 9
Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más; la muerte ya no tiene dominio sobre él. Aleluya.

Oración después de la comunión
TE pedimos, Señor,
que la gracia del Misterio pascual
colme totalmente nuestro espíritu,
para que hagas dignos de tus dones
a quienes concediste entrar
en el camino de la salvación eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición solemne
QUE os bendiga Dios todopoderoso

en la solemnidad pascual que hoy celebramos
y, compasivo, os defienda de toda asechanza del pecado.
R/. Amén.

El que os ha renovado para la vida eterna,
en la resurrección de su Unigénito,
os colme con el premio de la inmortalidad.
R/. Amén.

Y quienes, terminados los días de la pasión del Señor,
habéis participado en los gozos de la fiesta de Pascua,
podáis llegar, por su gracia, con espíritu exultante
a aquellas fiestas que se celebran con alegría eterna.
R/. Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo † y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros.
R/. Amén.

Despedida
Hermanos, anunciad a todos la alegría del Señor resucitado. Podéis ir en paz, aleluya, aleluya.