Meditación – Lunes VI de Pascua

Hoy es lunes VI de Pascua.

La lectura de hoy es del evangelio de Juan (Jn 15, 26—16, 4):

En aquel tiempo, Jesús habló así a sus discípulos: «Cuando venga el Paráclito, que yo os enviaré desde el Padre, el Espíritu de la verdad, que procede del Padre, Él dará testimonio de mí. Pero también vosotros daréis testimonio, porque estáis conmigo desde el principio. Os he dicho esto para que no os escandalicéis. Os expulsarán de las sinagogas. E incluso llegará la hora en que todo el que os mate piense que da culto a Dios. Y esto lo harán porque no han conocido ni al Padre ni a mí. Os he dicho esto para que, cuando llegue la hora, os acordéis de que ya os lo había dicho».

Hoy, el Evangelio es casi tan actual como en los años del evangelista san Juan. Ser cristiano entonces no estaba de moda, como tampoco lo está ahora: es vivir a contracorriente. ¡Lo ha sido siempre! (incluso en épocas en que “todo el mundo” era cristiano). 

El cristiano es, si vive según Jesucristo, un testimonio de lo que Dios tiene previsto para todos los hombres. Esto no gustará a muchos, como Jesús mismo no gustó a algunos y fue llevado a la muerte. Los motivos del rechazo serán variados, pero hemos de tener presente que en ocasiones nuestro testimonio será tomado como una acusación. San Juan no esconde la realidad de las cosas ni la substancia de la vida cristiana: la lucha. Una lucha que es para todos. 

—Dios-Espíritu Santo, Tú «luchas» con nosotros. Tú eres quien nos da las fuerzas. Tú eres el Protector, quien nos libra de los peligros. ¡Contigo al lado nada hemos de temer!

Rev. D. Jordi POU i Sabater