Meditación – Miércoles VI de Pascua

Hoy es miércoles VI de Pascua.

La lectura de hoy es del evangelio de Juan (Jn 16, 12-15):

En aquel tiempo, Jesús habló así a sus discípulos: «Mucho tengo todavía que deciros, pero ahora no podéis con ello. Cuando venga Él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa; pues no hablará por su cuenta, sino que hablará lo que oiga, y os anunciará lo que ha de venir. Él me dará gloria, porque recibirá de lo mío y os lo anunciará a vosotros. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso he dicho: Recibirá de lo mío y os lo anunciará a vosotros».

Hoy —en este breve texto de san Juan— Jesús aparece, básicamente, como Maestro. Su preocupación máxima es «decirnos cosas». Cosas que salvan y que, de diversos modos, fueron pre-dichas en el Antiguo Testamento. Pero tiene que dosificar su transmisión porque «ahora no podéis con ello». A veces no son verdades fácilmente digeribles. El Espíritu de la verdad «os guiará hacia la verdad completa».

La acumulación de las «cosas» que nos dice Jesús constituye el depósito de la fe. Creer es, primariamente, conocer. La Iglesia nos invita a «razonar», a profundizar lo que nos «dice» Jesucristo. Si no hay «razonamiento» que la profundice, si no hay una buena información religiosa permanente, la fe se convierte en «discusiones de café».

—No se me había ocurrido, Señor, que mi misa dominical es escuchar cosas que Tú me «dices». ¿No sería hora, Señor, de colocar, en un sitio de honor de mi casa el «Catecismo de la Iglesia Católica»? Para leerlo, claro. ¡Para estudiarlo!

Rev. D. Àngel CALDAS i Bosch